RECETAS DE COCINA

Recetas de cocina con los vegetales que cultivamos

  • Tarta de miruéndanos

    eltrasgudelasgalletas.blogspot.com

    ¿Qué son los miruéndanos? Probablemente os estéis haciendo esa pregunta si no sois asturianos. Pues se trata de las fresas silvestres que podemos recoger en esta época. Aquí tenéis una foto


    Yo les tengo un cariño muy especial. Además de estar riquísimos, para mí estan ligados a uno de los mejores recuerdos de infancia. En los meses de verano, cuando mi padre volvía de segar y se encontraba miruéndanos, me traía siempre un montón de ellos insertados en una hierba. Ahora, él ya no está, pero los miruéndanos son una de las innumerables cosas que me hacen recordarle cada día.
     


    Nunca había hecho ningún postre con ellos, más que nada, porque son muy pequeñitos y tampoco abundan tanto. Así que para hacer esta tarta los he mezclado con otras dos frutas de temporada que tenía a mano en el pueblo: fresas y grosellas. Si no podéis encontrar miruéndanos, podeis hacerla con cualquier otro fruto rojo.



    La receta que he seguido es de Carolina, de Tomillo, laurel y otras cosas de comer, con algunas adaptaciones. Sin duda alguna, ella es la Reina de las tartas mousse. Supongo que todos la conocéis, pero si hay algún despistado-a, corred a hacerle una visita.

    Ingredientes:

    250 gramos de yogur (Saciactiv de Vitalínea natural)
    250 ml de nata para montar
    120 gramos de miruéndanos, 100 grs de fresas y 60 grs de grosellas negras
    100 grs de azúcar
    6 hojas de gelatina (10 grs)
    1/2 vaso de leche

    Para la cobertura: 200 grs de fresas, 1/2 vaso peueño de agua, 3 hojas de gelatina, 1 cucharada de azúcar

    Hidratamos las hojas de gelatina en una fuente con agua fría, dejandolas unos 5 minutos. Mientras, calentamos la leche sin que llegue a hervir. Añadimos las hojas de gelatina escurridas y removemos para que se disuelva bien. Dejamos enfriar.
    Lavamos los miruéndanos, las fresas y las grosellas y trituramos con la batidora.
    En una fuente ponemos los yogures, el azúcar y la fruta triturada. Añadimos la leche, y trituramos de nuevo con la batidora. Incorporamos la nata montada con movimientos envolventes hasta que se haya mezclado bien.
    Forramos un molde desmontable con papel film y vertemos la mezcla de la tarta. Yo no le he puesto ninguna base, porque me gusta más así, solo con mousse. Dejamos cuajar en la nevera como mínimo, cuatro horas, aunque es mejor dejarla toda la noche.   
     

    Para la cobertura, ponemos a hidratar la gelatina en agua fría. Calentamos el medio vasito de agua y añadimos la gelatina escurrida, mezclando bien. Trituramos las fresas, añadimos el azúcar  y el agua con gelatina. Removemos bien y la vertemos sobre la tarta dejandola caer con cuidado sobre una cuchara. Volvemos a meter en la nevera hasta que cuaje. Retiramos el aro del molde desmontable y el film y servimos bien fría.

  • Flores comestibles 7 Recetas sencillas para lucirte

    Ensalada opt 2

    ¡Cuántas veces hablamos de la belleza de las flores! Pero, ¿y de su sabor? En programas como Masterchef vemos a menudo cómo las flores comestibles dan el toque profesional a los platos. Probablemente pensarás que su utilización entraña alguna dificultad… ninguna, salvo unas precauciones básicas como ahora veremos.

    Lejos de ser tan innovador como pueda parecer,  a lo largo de la historia han sido muchas las culturas que cocinaban con flores. Pétalos de rosa y violeta en la época clásica; flor de loto, magnolia y jazmín en la cultura china; el crisantemo en la japonesa; la rosa y el naranjo en Oriente Medio; y el brócoli, el azafrán o la alcachofa en la nuestra propia. ¿Te he convencido?

    flores comestibles

    ANTES DE EMPEZAR

    ♣ Al igual que ocurre con las setas NUNCA debes comer algo sin estar seguro de que puedes hacerlo. En este caso, que una flor sea preciosa no la hace comestible. ¿Sabías que, por lo general, sólo se pueden comer los pétalos?

    ♣ Antes de consumir flores, aségurate de que no se han utilizado pesticidas u otros productos químicos en su cuidado. Una buena opción es que las cultives en casa. Al adquirir las semillas, infórmate bien cuáles son aquellas destinadas a uso culinario. Puedes hacerte una idea en esta Guía rápida de las flores comestibles. Siempre que pruebes algo nuevo hazlo en pequeñas cantidades a fin de minimizar los efectos de una posiblereacción alérgica.

    ♣ Escoge sólo las que estén en perfecto estado, desechando los pistilos y la base blanca de los pétalos. Lávalas bien y con cuidado. Para secarlas utiliza papel absorbente o cuélgalas por el tallo. Aunque lo ideal es consumirlas pronto, puedes conservarlas bien tapadas en la nevera durante unos días.

    flores comestibles

    Vía The view from great island

     

    7 RECETAS CON FLORES COMESTIBLES

    Aunque las siguientes recetas estén planteadas como si de un menú se tratase, lo ideal es que para una misma ocasión día te decidas por una o dos, pues lo contrario podría resultar excesivo.

    CUBITOS DE HIELO CON PENSAMIENTOS

    Comenzamos esta degustación floral enfriando nuestras bebidas con estos originales cubitos. En este caso se han utilizado pensamientos pero puedes elegir otras como jazmín o rosa.. ¡juega con las distintas combinaciones de colores! Recuerda quitar siempre estambres y pistilos.

    flores comestibles

    Vía Deflorescomestibles

    TOSTADITAS DE QUESO CREMA Y CAPUCHINAS

    Si quieres un aperitivo tan sencillo como vistoso, estas tostaditas de queso crema con capuchinas, eneldocebollino y menta son una magnífica idea. Evita la tentación de añadir algún ingrediente más, ya que esta mezcla es lo suficientemente olorosa. Menos es más.

    flores comestibles

    Vía Buttered side up

    TOSTAS DE AGUACATE CON PENSAMIENTOS

    Si prefieres un entrante más contundente prueba a combinar pan alemán, higos, aguacate y perejil. Lograrás un agradable efecto visual combinando estos ingredientes con flores moradas como pensamientos y violetas.

    flores comestibles

    Vía Kate loves Kale

    ENSALADA CON CALÉNDULA, GERANIO, MADRESELVA Y ROSA

    ¿Buscas un toque distinto para tu ensalada? Sobre una base muy sencilla de distintas lechugas y cebollafinamente cortada, distribuye las flores de geranio, madreselva, caléndula, capuchina, pensamiento y rosa. Muy primaveral.

    flores comestibles

    Vía The view from great island

    CREMA DE RÁBANOS Y YOGUR

    Una crema a base de patatas, rábanos y yogur da como resultado este romántico plato aderezado con florecitas en malva, azul y amarillo. Un toque muy elegante para una crema sencilla que puedas hacer sin más complicaciones.

    flores comestibles

    Vía Almond corner

    CRUJIENTE DE DIENTE DE LEÓN

    Otra manera de probar las flores comestibles es aventurándonos con distintas técnicas culinarias. En este plato, se ha rebozado el diente de león con harina de maíz y huevo. La harina va sazonada con pimienta, sal, orégano y tomillo. Para probarlo en cuanto pueda.
    flores comestibles

    Vía The daily spud

    TARTA DE QUESO CON MORAS, PENSAMIENTOS Y TAGETES

    Y para terminar con estas recetas de flores comestibles, una tarta impresionante, bonita y sabrosa. Además, de ser relativamente sencilla, tienes la receta en español para poder ponerla en práctica. Los tagetes son las flores amarillas también conocidas como claveles moros.

    flores comestibles

    Vía Deflorescomestibles

     ¿Qué te ha parecido el maravilloso mundo de las flores comestibles? Anímate a experimentar, ¡ya has visto qué sencillo es!

  • 17 ensaladas de invierno para adelgazar sin pasar hambre

     

    17 ensaladas de invierno para adelgazar sin pasar hambre

     

    • Microcinando: ¿podemos comer sano y rápido usando el microondas?

       

    “Ensalada” e “invierno” no son palabras que acostumbremos a colocar juntas. En esta temporada del año apetecen más los platos calientes y disponemos de una variedad menor de verduras –aunque de un tiempo a esta parte podemos encontrar casi de todo–, pero no por ello debemos renunciar a tomar un tipo de plato clave para una alimentación saludable.

    El secreto para elaborar una buena ensalada de invierno es el mismo que el de cualquier otra época del año: combinar verduras de temporada con un aporte de proteína, que nos permita diseñar un plato lo suficientemente saciante.

    Las nueve reglas de oro para hacer ensaladas perfectas (de las que no te canses nunca)

    En enero seguimos encontrando buenas lechugas (la escarola está en plena temporada), aparecen ya la alcachofa, las habas, las espinacas y los guisantes, y tenemos disponibles coles, brócolis y coliflores. No es temporada de judías verdes, de tomates o pimientos, pero también los encontramos en las fruterías y siempre podemos tirar de conservas. Y no podemos olvidar las frutas: las naranjas son nuestro mejor aliado, pero encontramos también peras, manzanas y las primeras fresas.

    En estas fechas apetecen especialmente las ensaladas templadas o de legumbresy, en general, todas aquellas un poco más contundentes. Aunque nuestra intención sea adelgazar, es difícil aguantar en invierno con una ensalada demasiado sencilla como plato único, por lo que apostamos por ensaladas con las que no te entre hambre en diez minutos. Estas son nuestras recomendaciones.

     

    1. Ensalada de brócoli y fruta con pollo a la parrilla

    Brocoli Pollo

    Enlace | Ensalada de brócoli y fruta con pollo a la parrilla

    2. Ensalada griega de espinacas, queso de cabra, naranja y pistachos

    Espinacas Naranja

    Enlace | Ensalada griega de espinacas, queso de cabra, naranja y pistachos

    3. Falso tabulé de coliflor

    Tabule

    Enlace | Falso tabulé de coliflor

    4. Ensalada de naranja y fresones

    Naranja Fresas

    Enlace | Ensalada de naranja y fresones

    5. Ensalada de alubias con berros, cherry y ventresca

    Berro Cherry Ventresca

    Enlace | Ensalada de alubias con berros, cherry y ventresca

    6. Ensalada de escarola y peras caramelizadas

    Escarola Peras

    Receta completa | Ensalada de escarola y peras caramelizadas

    7. Ensalada de garbanzos agridulce

    Garbanzos Agridulce

    Enlace | Ensalada de garbanzos agridulce

    8. Ensalada de naranjas "picás"

    Ensalada Nanranjas Picas

    Enlace | Ensalada de naranjas "picás"

    9. Ensalada de perdiz escabechada con granada y vinagreta de miel

    Perdiz

    Enlace | Ensalada de perdiz escabechada con granada y vinagreta de miel

    10. Ensalada de pollo asado con escarola y rúcula

    Pollo Rucula

    Enlace | Ensalada de pollo asado con escarola y granada. Receta saludable

    11. Ensalada de pera y avellanas

    Pera Avellanas

    12. Ensalada de espinacas y pollo con soja

    Pollo Soja

    Enlace | Ensalada de espinacas y pollo con soja

    13. Ensalada crujiente de lombarda con persimon y granada

    Lombarda

    Enlace | Ensalada crujiente de lombarda con persimon y granada

    14. Ensalada de pollo asado con frambuesas

    Pollo Asado Frambuesas

    Enlace | Ensalada de pollo asado con frambuesas

    15. Ensalada de escarola con vinagreta de miel

    Escarola

    Enlace | Ensalada otoñal de escarola con vinagreta de miel

    16. Ensalada templada de lentejas al cilantro con langostinos

    Lentejas Langostino

    Enlace | Ensalada templada de lentejas al cilantro con langostinos

    17. Ensalada de invierno con frutas secas, granada y naranja

    Ensalada Postre

    Enlace | Ensalada de invierno con frutas secas, granada y naranja

  •   15 recetas para incluir las espinacas en tu alimentación

    Aprovecha los múltiples beneficios de las espinacas, un verdadero súper alimento por sus proteínas, hierro, vitaminas y minerales

    Es una de las verduras que más beneficios aportan a tu organismo. Si no sueles comer espinacas, podrás empezar con alguna de estas 15 recetas variadas.

    arroz-verde-espinacas

    Arroz verde con espinacas

    Sigue probando tus habilidades en la cocina con este arroz verde cremoso con espinacas, un plato original con el que demostrar lo que sabes hacer. Y el secreto… En realidad es muy fácil de preparar.

    VER RECETA
    Rigatoni con espinacas

    Rigatoni con espinacas

    ¿Quién se resiste a un plato de pasta? Prueba a incluir en este momento de placer un poco de verduras para hacer tu dieta lo más equilibrada posible.

    VER RECETA

  • Fabes de Mayo a la asturiana(Habas de mayo)

    Fabes de mayo a la asturiana

    No sé cómo se llaman les fabes de Mayo en otros sitios así que os pongo la foto de la vaina y de la faba sin vaina.

    Fabes de mayo

    - 2 kgs. de fabes de mayo 
    - 2 patatas 
    - 100 grs. de jamón serrano en taquitos 
    - 1 diente de ajo 
    - pimentón 
    - 1 cucharada de vino blanco 
    - 1 cebolla 
    - 1 zanahoria grande o dos pequeñas 
    - huevo cocido (opcional)

    Se quitan las vainas a les fabes, se echan en agua hirviendo con sal y se tienen dos minutos desde que vuelve a hervir el agua. Se escurren y se reservan. Se pocha la cebolla picada con el ajo y antes de que empiece a dorarse se echa el jamón, les fabes, la zanahoria pelada y en rodajas finas y el pimentón, se revuelve y se le echa el vino y agua, que las cubra, se tapa y se cuece media hora. Se pelan las patatas, se cortan en cuadraditos y se echan en la cazuela, si es necesario, se echa un poco más de agua, se deja cocer 15 muntos más o hasta que las patatas estén tiernas. No tiene que quedar muy caldoso. Se rectifica de sal y se puede servir con huevo cocido en rodajas.

    Publicado por 

  • 101 recetas vegetarianas de Navidad (que todos los invitados querrán comer)

    Navidad 1

    Puede que esta Navidad os toque haceros cargo de alguna o varias de las comidas y cenas de las fiestas navideñas y entre los invitados haya algún vegetariano. O que los vegetarianos seáis vosotros y andéis en busca y captura de ideas para los menús navideños. Sea cual sea la situación en que os encontréis, hemos recopilado 101 recetas vegetarianas de Navidad para haceros la tarea mucho más fácil.

    En nuestras propuestas encontrarás muchas recetas en las que están presentes el huevo, la leche y otros alimentos derivados de los animales. Todas ellas sabrosas y deliciosas como las tradicionales recetas de Navidad. Tanto que nadie rechistará cuando se las pongas delante. Y es que estas 101 recetas vegetarianas de Navidad están a la altura de cualquier gran celebración. Vamos a verlas.

    Aperitivos

    Bombones de queso de cabra y sésamo caramelizado

    Bombones de queso de cabra y sésamo caramelizado

    Pakoras De Brocoli Calabacin Y CebollaPakoras de brócoli, calabacín y cebolla

    Entrantes

    Capuccino De Setas Y QuesoCapuccino de setas y queso

    Ensalada molecularEnsalada molecular

    Platos principales

    Wellington de verduras

    Wellington de verduras

    Risotto de ajo negro con peineta de Parmesano

    Risotto de ajo negro con peineta de Parmesano

    New York cheesecake

    New York cheesecake salado

    Recetas de guarnición

    Ensalada de quinoa, calabaza asada y granada

    Ensalada de quinoa, calabaza asada y granada

    Espárragos blancos en escabeche

    Espárragos blancos en escabeche

    Postres y dulces tradicionales navideños

    Vasitos de plátano y dulce de leche

    Mango caramelizado al ron con especias

    Mango caramelizado al ron con especias

  • ¿Qué es el té moruno y cómo se prepara?

    https://www.mocay.com/blog/te-moruno-que-es-como-se-prepara/

    Blog 5ene

    El té a la menta, también conocido como Té Moruno, es una de las bebidas más populares en los países del Magreb y principalmente en Marruecos. Y aunque en nuestro país es una bebida que asociamos al invierno y que tomamos cuando el frío acecha, lo cierto es que en estos países se toma bien caliente todo el año. ¿Estás listo para dejarte cautivar por la magia del desierto? 

    En los países del Magreb consideran que tomar bebidas calientes equipara nuestra temperatura corporal a la temperatura ambiente y por ello se nota menos el calor. Además, se le atribuyen propiedades digestivas, tonificantes y diuréticas.
    Además, el té es un símbolo de hospitalidad en la cultura árabe. Lo suele preparar el jefe de familia, o en su lugar el siguiente miembro en edad, para servir a sus invitados como muestra de cortesía.

    El té llegó al norte de África a mediados del siglo XIX de la mano de exportadores británicos y fue acogido de buen grado por los habitantes de Marruecos, país en el que hasta ese momento las bebidas más populares eran las infusiones de hierbabuena y absenta. Las hojas de té hacían estas bebidas menos amargas y eso gustó al paladar magrebí.

    ¿Quieres saber cómo prepararlo? Sus ingredientes son bien sencillos, pero la clave está en cómo utilizarlos. Toma buena nota del modo de preparación, todo un ritual, porque sólo siguiendo los pasos adecuados llegarás a preparar un té moruno de verdad.

    Cómo preparar té moruno: lo imprescindible

    Para preparar té moruno no pueden faltar en tu tetera los siguientes ingredientes:
    • 1 cucharadita de té verde gunpowder (por taza)
    • 1 manojo de hierbabuena fresca o menta piperita
    • 1 cucharadita de azúcar moreno también por cada taza
    • Agua

    Como decíamos, la preparación del té con menta o té moruno es todo un ritual:
    • En primer lugar, echa una cucharada de té en la tetera por cada taza que vayas a preparar.
    • A continuación, hierve unos 100 ml de agua en otro recipiente y cuando esté lista añádela a la tetera.
    • Deja reposar durante un par de minutos y pasado ese tiempo realiza movimientos circulares con la tetera. Esa agua se desecha y sólo se realiza este paso con el fin de limpiar las bolas de té. ¡No te deshagas del té, debe quedar en el interior de la tetera!
    • Pon de nuevo agua a hervir.
    • Ahora, sobre el té escurrido que tienes en la tetera, es el momento de añadir el azúcar; de nuevo una cucharadita por cada taza que vayas a preparar.
    El hecho de incorporarlo ahora y no al final, se debe a que, de esta manera, el azúcar pasa por una semi caramelización, que le da ese sabor tan característico a este tipo de té.
    • Vierte el agua que hayas hervido previamente y ponlo a fuego medio.
    • Espera a que vuelva a hervir y entonces introduce la hierbabuena, o menta, en la tetera.
    • Vuelve a calentar durante 2 ó 3 minutos más hasta que esté a punto de hervir de nuevo. Es importante que no llegue a hervir el agua con la hierbabuena (o menta según tu elección) en el interior ya que se puede oxidar y darle al té un toque amargo que puede no gustar a todos.
    • Aparta la tetera del fuego y deja reposar 3 minutos más.
    • Ya, por último, y para que los ingredientes se mezclen bien, escancia el contenido de la tetera en un recipiente y vuelve a verter el contendido en la tetera. Así hasta tres veces. Esto se conoce como el proceso de aireación y se realiza para que el té se oxigene y se potencie su sabor.

    Ahora sólo queda servirlo en los vasos adecuados, y conseguir trasladar a tus invitados a una jaima en mitad del desierto.


    Mientras se va consumiendo, las hojas del té continúan infusionándose, resultando cada té más fuerte que el anterior.

    Por eso hay un dicho popular Bereber que dice: “El primer té es suave como la vida, el segundo dulce como el amor y el tercero amargo como la muerte”.

    ¿Conocías el ritual del té moruno? ¿Te atreves a prepararlo en casa?

  • Bombones de Physalis

    Bombones madreat 2

    Igloo cooking
     
    De los bombones os cuento que se me ocurrieron al recibir unos estupendos moldes de Silikomart, uno de ellos de bombones y tener esta maravillosa fruta x mi cocina.
    Physalis, uvilla, alquequenje, aguaymanto, tomate silvestre o tomatillo (Physalis peruviana L.), es el fruto de un arbusto, la uchuva, con muchas y estupendas propiedades para la salud. Su característico sabor dulce y ácido es una maravilla.
     
    INGREDIENTES:
    - 1 tableta de chocolate negro (con mín. 72% de cacao)
    - Una cucharada de mantequilla
    - Physalis
     
    ELABORACIÓN:
    1. Ponemos las onzas de chocolate en un bol con la mantequilla y lo derretimos en el microondas a intervalos cortos de 30 en 30 segundos.

    2.  Rellenamos  nuestro molde para bombones, con el chocolate derretido y la fruta. Dejamos enfriar completamente en el frigo hasta que se solidifiquen. Desmontamos y a disfrutar.

    Bombones madreat 1

  • Chayotes rellenos de jamón y ¡gratinados!

    Chayoterelleno

    Lucía Mena

     Editor

    Cocina Delirante, sigue delirando con nosotros

    Si buscas una receta rápida, fácil y con un gran sabor prueba estos deliciosos chayotes rellenos de jamón y queso. Son perfectos para hacer que tus hijos coman verduras, les encantarán.

    Tiempo:  aprox.

    Porciones: 4 aprox.

    Ingredientes

     
    • 2 chayotes
    • 250 gramos de jamón
    • ½ pieza de cebolla blanca finamente picada
    • 2 dientes de ajo
    • 1 cucharadita de sal
    • ½ cucharadita de pimienta
    • 1 ½ taza de queso manchego
    • 2 cucharadas de aceite vegetal
    • 1 cucharada de mantequilla sin sal 

    Preparación

    1. CORTA los chayotes a la mitad y cuece con un poco de sal durante 15 o 20 minutos. Elimina el agua.
    2. RETIRA la pulpa; pícala finamente.
    3. SOFRÍE la cebolla y el ajo en un sartén con aceite y mantequilla.
    4. AÑADE la pulpa de los chayotes y el jamón; sazona con sal y pimienta. 
    5. RELLENA los chayotes y colócalos en un refractario para horno engrasado con mantequilla.
    6. AGREGA el queso sobre cada chayote y hornea a 180°C por 15 minutos o hasta que el queso se haya derretido. 

     

  • Como aromatizar un aceite de oliva

     

    Aceite Picante Para Pizzas

    Para preparar un aceite de oliva picante, es conveniente utilizar un buen aceite de oliva virgen extra y contar con unas frascas de vidrio esterilizadas tras una cocción en agua hirviendo. Yo en esta ocasión he utilizado un aceite de oliva de la variedad picual.

     

    Como la parte más picante de las guindillas, pimientas o ajíes es su interior, donde están las venas y las semillas, os recomiendo que abráis las guindillas cortándolas por la mitad. Al abrirlas, podéis aprovechar para retirar las semillas (o la mayoría de ellas)

    Siempre uso unos guantes de latex para hacer esta operación, y luego los tiro, porque si después de tocar las guindillas os tocáis los ojos, vais a llorar mucho. Como se puede ver en la fotografía, utilicé distintos tipos de guindillas de diferente potencia.

    Además, para la elaboración de estos frascos de aceite picante, podéis utilizar también hierbas aromáticas frescas que además de dar un toque precioso de color a vuestro aceite aromatizado, aportarán mucho sabor. Para este cometido os recomiendo que utilicéis albahaca o como hice yo en este frasco, salvia fresca.

    Aceite Aromatizado Picante Pasos

    Una vez introducidas las guindillas abiertas y las hierbas aromáticas en el frasco, rellenamos con aceite de oliva virgen extra y ponemos un tapón. Dejamos macerar unos 40 días, preferiblemente en sitio oscuro y ya tendremos listo un aceite de oliva picante, perfecto para condimentar unas tostadas, para arreglar un guiso que quedó falto de picante o para alegrar cualquier plato al que le vaya bien un toque picante.

    En especial, yo disfruto muchísimo utilizando este aceite picante para condimentar unas pizzas. Para ello, añado unas gotas sobre el tomate que pongo en la base y preparo la pizza normalmente. Después, una vez horneada, podemos llevar este frasco de aceite picante a la mesa y que cada uno lo use como si estuviera añadiendo Tabasco u otro condimento similar.

  • Fabada Asturiana

    Fabada asturiana

    Fabada asturiana

    https://www.productosasturianoscampoastur.com/blogs/11_fabada-asturiana.html

    La Fabada asturiana es el plato tradicional de la cocina asturiana elaborado con faba asturiana (en asturiano, fabes), embutidos como chorizo y morcilla asturiana y cerdo.

    Ingredientes para 8 personas:

    • 1 kilo de fabes
    • 4 morcillas
    • 4 chorizos
    • 500 gr de tocino salado
    • 300 gr de lacón salado
    • 1 sobre de azafrán en hebra
    • 1 cebolla pequeña
    • 1 chorro de aceite de oliva

    Elaboración:

    Se ponen a remojar la noche anterior les fabes junto con el lacón en agua fría.

    Al día siguiente se y se lavan les fabes y el lacón con agua fría. Se ponen les fabes en una olla lo suficientemente grande y encima se echan las morcillas, los chorizos, el tocino, el lacón y la cebolla pelada sin quitarle el culo. Se vierte un chorro de aceite, se cubre todo con agua y se ponen a fuego fuerte hasta que rompan a hervir.

    Una vez hierven se baja el fuego para que la cocción sea lenta y de vez en cuando se les echa un chorro de agua fría para que siempre estén cubiertas de agua y se mueve o marea la olla cogiéndola por las asas con cuidado de no romper las fabas, nunca remover los ingredientes con la cuchara.

    Cuando les fabes estén cocidas se prueban de sal y se saca la cebolla, se añade el azafrán, previamente rustido y desmenuzado y se menea la olla. Se dejan reposar y se sirven  bien calientes.

    NOTA: para que una faba esté bien cocida debe estar blanda y suave y no se tiene que notar la piel de la misma.

    Fotografía de este post:  "Fabada y compangu" de Flavio Lorenzo Sánchez

  • Ensalada de patatas violetas, rabanitos, mango y granada con salsa de yogur

     


    Esta ensalada de patatas violeta, rabanitos, mango y granada con salsa de yogur es una delicia para llenar de color y sabor las mesas de verano.

    Escrito por Ana Suso el 7/06/2018 a las 13:52

     

     

     

     

     

     

    Preparación: 40 min     Dificultad: fácil     Raciones: 2


    Un plato ligero, rico y colorido para los días de calor. Vamos a preparar una vistosa ensalada muy completa en la que combinaremos brotes de espinacas y rúcula con patatas violeta, rabanitos, aguacate y frutas como el mango y la granada.

    Prepararemos una salsa ligera de yogur a la que podemos añadir hierbas aromáticas picadas muy pequeñitas, como menta, cilantro, albahaca, eneldo, orégano o tomillo, por ejemplo. Como me gusta darle a las ensaladas un punto de contraste crujiente, también añadiremos a la salsa unos pistachos troceados, aunque puedes utilizar el fruto seco que más te guste, como almendras, nueces, avellanas, etc.

    Ingredientes para elaborar la ensalada de patatas violeta, rabanitos, mango y granada con salsa de yogur


    • Brotes de espinacas, un puñado (*)
    • Brotes de rúcula, un puñado (*)
    • Patatas violeta, 2
    • Rabanitos, 2
    • Mango, un tercio
    • Granada, un cuarto
    • Aguacate, un tercio
    • Zumo de limón, unas gotas (para evitar la oxidación del aguacate)

    (*) Puedes sustituir los brotes de espinaca y rúcula por cualquier otra variedad de lechuga de tu agrado

    Ingredientes para la salsa de yogur

    • Yogur natural no azucarado, 1
    • Aceite de oliva virgen extra, 4 cucharadas
    • Vinagre de jerez o de sidra, 2 cucharadas
    • Diente de ajo, medio o uno, al gusto
    • Zumo de limón, un chorrito (no demasiado)
    • Azúcar, media
    • Sal, al gusto
    • Pimienta, al gusto
    • Menta fresca, 4 ó 5 hojitas
    • Pistachos tostados, 15 ó 20, al gusto

    Elaboración de la ensalada de patatas violeta, rabanitos, mango y granada con salsa de yogur


    01: Cocemos las patatas violeta 

     

    Comenzamos cociendo las patatas y mientras tanto prepararemos el resto de ingredientes.

    Para cocer las patatas violeta, las lavamos bien porque las vamos a cocer con piel para que no pierdan su bonito color. Las ponemos en una cazuela con abundante agua fría y sal. Tapamos la cazuela y las cocemos como hacemos normalmente con las patatas blancas, durante unos 15 ó 20 minutos.

    Pasado este tiempo podemos comprobar si están cocidas pinchando con la punta de un cuchillo y si se desliza fácilmente es que están listas. Entonces, retiramos la cazuela del fuego y dejamos que se templen para poder pelarlas. Si tenemos prisa las podemos refrescar en agua fría para acelerar el enfriado, pero sin que se enfríen totalmente porque nos costaría más pelarlas. La verdad es que pelarlas es algo laborioso porque no tienen la piel lisa y tienen bastantes ojos.

    Como la forma de estas patatas es alargada y no son muy grandes las cortamos al bies en rodajas no muy anchas.


    02: Preparamos la salsa de yogur

     

     

    Podemos preparar la salsa utilizando un batidor de varillas o una batidora. También podemos verter todos los ingredientes en un bote con tapa y para emulsionar la salsa bastará con que agitemos enérgicamente, lograremos así un resultado uniforme. Esta es la opcion que he elegido hoy.

    Pelamos el diente de ajo y lo rallamos, prensamos o trituramos en el mortero con un poco de sal para únicamente notar el sabor del ajo pero sin encontrarnos trocitos. Reservamos. Si vamos a triturar la salsa con la batidora únicamente pelaremos el diente de ajo.

    Picamos finamente las hierbas aromáticas escogidas, en esta ocasión he añadido menta fresca. Reservamos. Si utilizamos la batidora tampoco es necesario este paso, lo añadiremos junto con el resto de ingredientes en el siguiente paso.

    En un bote (o en el vaso de la batidora), añadimos el yogur, el ajo, un chorrito de zumo de limón, el aceite, el vinagre, el azúcar, la sal y la pimienta. Según el método escogido, agitaremos con fuerza el bote o trituraremos los ingredientes con la batidora.

    Para darle un punto crujiente me gusta ponerle unos pocos frutos secos picados, en este caso he añadido unos cuantos pistachos cortados a cuchillo groseramente. Añadimos también la menta picada.


    03: Preparamos el resto de verduras y fruta de la ensalada. Montamos

     

     

    Lavamos las hojas de espinacas frescas y de rúcula y las centrifugamos con el centrifugador de ensaladas o las escurrimos bien. Es muy importante secarlas bien para que no nos quede una ensalada aguada.

    Lavamos los rabanitos y los cortamos en rodajas finitas; aportarán un contraste de color rojo- blanco muy bonito, además de su intenso sabor picante y refrescante.

    Pelamos y troceamos el mango en cubos no muy grandes. Te puede resultar útil este post sobre cómo cortar y pelar un mango.

    Desgranamos la granada. Te dejo también unas indicaciones muy útiles sobre cómo pelar y desgranar una granada.

    Pelamos los aguacates y los cortamos en tiras. Para que no se oxiden las tiras de aguacate mientras terminamos de montar la ensalada, las rociamos con zumo de limón. Pincha en este enlace para saber cómo pelar y cortar un aguacate para que te quede perfecto.

    Para emplatar la ensalada comenzamos poniendo una cama de brotes de espinacas y rúcula. Añadimos encima las rodajas de patatas violeta, disponemos sobre ellas las rodajas de rabanitos haciendo un círculo y colocamos en el centro los dados de mango y los granos de granada. Por último, añadimos las tiras de aguacate intercalándolas sobre las rodajas de rabanitos.


    04: Servimos la ensalada de patatas violeta, rabanitos, mango y granada con salsa de yogur

    Es recomendable añadir el aguacate cuando vayamos a servir la ensalada, porque aunque lo hayamos pintado con zumo de limón, tiende a oxidarse y oscurecerse.

    Añadimos sobre el conjunto unas gotas de la salsa de yogur y espolvoreamos por encima unos trocitos de pistachos tostados. Me gusta también añadir un hilo de aceite de oliva sobre las hojas verdes para darles un poco de brillo. Servimos el resto de la salsa en una salsera para que cada uno aliñe la ensalada a su gusto.

    Resultado


    Esta ensalada es un excelente primer plato y si lo acompañamos de una ración de pescado o carne a la plancha será un comida ligera perfecta, además de muy sabrosa.

    Si queremos convertir esta ensalada en plato único podemos añadirle algo de proteína como unas tiras de salmón o bacalao ahumado, unos langostinos cocidos o unos mejillones abiertos al vapor, por ejemplo. También podemos añadir unos trocitos de queso.

    En esta ensalada he utilizado patatas violeta o vitelotte y debo de confesar que el motivo inicial ha sido el estético, porque me encanta su color tan vistoso, con el que conseguimos un bonito contraste de colores. Su sabor es muy similar al de la patata tradicional, aunque quizá sea un poco más suave y con notas a frutos secos, en concreto a mí me recuerda al sabor de las nueces.

    Esta variedad de patata se distingue por tener una piel morada, casi negra con muchos ojos hundidos, y una carne de color violeta que puede variar en su tonalidad, e incluso mostrar tonos más azulados o jaspeados con tonos blanquecinos según la pieza.

    El segundo motivo para incluirlas en la receta han sido sus numerosas propiedades nutricionales. El color violeta de estas patatas, igual que en el caso de otras frutas y verduras de colores que van del rojo al morado (grosellas, arándanos, cebolla morada, por ejemplo) es debido a las antocianinas. Diversos estudios han mostrado que las antocianinas tienen efectos terapéuticos y son antioxidantes, es decir, reducen los radicales libres y con ello los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares y patologías neurológicas.

    Por tanto, ¡anímate a poner color en tu mesa!, tendrá mejor presencia y además tu salud te lo agradecerá.

     

  • ¿Un toque especial para tus tartas de zanahoria? ¡Con esta idea, seguro que triunfas!

     

    tarta-zanahoria

    BY HOLA.COM

    Te enseñamos a preparar paso a paso,un carrot cake absolutamente irresistible y con un punto diferente respecto a las recetas más  clásicas.

    No lo ocultamos. Las tartas de zanahoria son una de nuestras grandes debilidades reposteras. Y sabemos que también lo es para vosotros. Es por ello que ya os hemos desvelado un buen número de direcciones donde probar algunas de las mejores de España; os hemos ofrecido consejos de experto para obtener los mejores resultados a la hora de prepararlas; incluso hace solo unos días os mostrábamos el paso a paso para elaborar un auténtico carrot cake Made in USA

    Pues bien, como nunca nos cansamos de este postre, nuestra propuesta de hoy consiste en ofreceros una nueva receta para que endulcéis a los vuestros con una tarta de zanahoria, ‘aliñada’ en esta ocasión con un interesante sabor cítrico. Y es que, para su decoración, emplearemos tiras de naranja confitada. Si te animas a prepararla, toma primero buena nota de los ingredientes necesarios:

    250 g de zanahorias; 50 g de nueces peladas; 3 huevos; 150 g de harina; 1 c.s. de levadura en polvo; 1 c.s. de miel; 125 g de azúcar moreno; 1 c.c. de canela molida; sal; pieles de naranja confitada; azúcar glas para espolvorear.  Para la cobertura de merengue: 4 claras de huevo; 250 g de azúcar; zumo de limón.

    ELABORACIÓN

    La cobertura de merengue:
    Echar las claras de huevo en una ensaladera y batir con varillas eléctricas hasta que estén bien firmes. Incorporar el zumo de limón y el azúcar poco a poco, a lo largo de 10 minutos, mientras se continúa batiendo hasta obtener un compuesto uniforme.

    -Quitar las puntas a las zanahorias, pelarlas, lavarlas, secarlas y rallarlas.
    -Picar las nueces.
    -Precalentar el horno a 180ºC.
    -Engrasar con la mantequilla y espolvorear con harina el fondo y las paredes de un molde redondo desmontable de bordes altos de unos 22 cm de diámetro.
    -Echar en una ensaladera los huevos, el azúcar, la miel y la canela y batir con varillas hasta conseguir una crema uniforme.
    -Tamizar la harina con la levadura y la sal y añadir la mezcla a la ensaladera poco a poco mientras se continúa batiendo.
    -Incorporar la ralladura de zanahoria y las nueces picadas y mezclar hasta obtener una masa lo más homogénea posible.
    -Verterla en el molde, alisar la superficie con una espátula y meterla al horno a 180ºC entre 30 y 35 min, hasta que, al pincharla con una brocheta, ésta salga limpia.
    -Retirar la tarta del horno y quitar el molde.
    -Colocarla sobre una bandeja de horno, extender el merengue por la superficie y los bordes y volver a meterla en el horno, a 90ºC, durante 20 minutos con la puerta abierta.

    Presentación

    Retirar del horno la tarta, colocarla en una fuente redonda y dejar que se enfríe del todo. Decorarla con las pieles de naranja confitadas.

  • Lechuga de otras formas

    Cuatro formas de consumir la lechuga alternativas a la ensalada

    La lechuga es el vegetal estrella de nuestras mesas y una de las reinas de la alabada dieta mediterránea. A estas alturas todo el mundo sabe que esta verdura de la familia de las asteráceas es un dechado de virtudes nutricionales, pues es generosa en fibra, vitaminas A y C -consumir una ración conlleva el 15% de la ingesta diaria recomendada-, antioxidantes y minerales como el hierro, el calcio, el fósforo y el potasio. Además, tiene un escueto contenido calórico -aporta 17 kcal por cada 100 gramos- y posee un alto contenido hídrico, que la convierte en un excelente aliado de las dietas de pérdida de peso y las personas con retención de líquidos

    Rizada, beluga, romana, batavia, iceberg... La familia de este popular vegetal está formada por cientos de miembros, que habitualmente tendemos a consumir en las ensaladas. Como partícipe de combinados vegetales, además de ser muy saludable, proporciona muchas alegrías culinarias, pues casa a las mil maravillas con un sinfín de ingredientes. Sin embargo, la lechuga también se presta a preparaciones culinarias inéditas y muy ricas, que nos permiten aprovechar todo su potencial. Estas son algunas ideas.

    Rellena

    La lechuga rellena constituye una forma saludable y sabrosa de reinterpretar la clásica ensalada, haciéndola más apetecible para los pequeños de la casa o quienes no acaban de encontrarle el gusto. Las posibilidades son infinitas: de carne, marisco, vegetales... En este caso, proponemos una lechuga rellena de pescado.

    Ingredientes:

    • 8 hojas de lechuga
    • Vino blanco
    • 4 filetes de lenguado
    • 150 g de gambas peladas
    • 2 cucharadas de nata
    • Aceite de oliva, pimienta y sal

    Rehogamos las gambas con el vino blanco en una sartén con un chorro de aceite de oliva. Cuando el alcohol se haya evaporado, agregamos la nata, sazonamos con sal y pimienta, cocinamos durante unos minutos más hasta que la salsa haya adquirido el espesor adecuado y reservamos. A continuación, escaldamos las hojas de lechuga en agua hirviendo durante un minuto y luego las juntamos de dos en dos -una sobre otra-. Para terminar, colocamos un filete de lenguado sobre cada conjunto de hojas, salpimentamos, regamos con la salsa, lo cerramos en forma de paquete y, finalmente, lo cocemos al vapor durante quince minutos. Si queremos incrementar su gusto, podemos incluir un sofrito de ajo y mantequilla.

    Asada

    La lechuga también es susceptible de ser asada en la parrilla o en el horno, un modo de preparación que le confiere una textura jugosa y un toque crujiente. Lo habitual es usar los cogollos, puesto que tienen más consistencia. Como guarnición de carnes y pescados, como ingrediente de ensalada o como plato principal, la lechuga asada constituye una excelente opción para quienes siguen una dieta vegana o quieren comer sano.

    Lechuga a la parrilla con vinagreta de tomate

    Ingredientes:

    • 8 cogollos de lechuga

    Para la vinagreta:

    • 1 tomate maduro
    • 8 hojas de cebollino
    • Aceite de oliva, vinagre y sal

    En primer lugar, elaboramos la vinagreta. Para ello, mezclamos la pulpa del tomate con el cebollino picado, un chorro de aceite de oliva y sal; removemos bien hasta que quede emulsionada y reservamos. Después, lavamos los cogollos, los cortamos por la mitad y los asamos en la plancha a fuego moderado. Para terminar, los extendemos sobre una bandeja y los regamos con la vinagreta.

    Al wok

    Las elaboraciones al wok han acaparado un gran protagonismo en los últimos tiempos, en detrimento del salteado en las clásicas sartenes. La razón es que esta técnica, oriunda de China, permite elaborar platos más rápidamente, más saludables -no requiere demasiada grasa- y sumamente jugosos. Aunque podemos saltear la lechuga con un sinfín de ingredientes, también se puede cocinar en solitario y el resultado será igualmente sabroso.

    Cogollos de lechuga salteados con ajo

    Ingredientes:

    • 4 cogollos
    • 4 ajos
    • 1 cebolla
    • Aceite de oliva
    • Sal

    Lavamos y cortamos los cogollos por la mitad y reservamos. Luego, pochamos la cebolla cortada en juliana en un wok con una pizca de aceite de oliva. Cuando esté tierna, echamos los ajos, los cogollos, sazonamos con sal y cocinamos un par de minutos.

    Sopas y cremas

    De primer plato o como guarnición; frías o calientes. Las sopas y las cremas ocupan por derecho propio un hueco de honor tanto en los menús invernales, ayudándonos a entrar en calor, como en los estivales, pues aligeran y refrescan nuestro cuerpo. Además, son fáciles de hacer, nutritivas y saludables, y tienen una enorme versatilidad culinaria, admitiendo de buen grado innumerables ingredientes; también la lechuga. A modo de inspiración, proponemos esta receta.

    Sopa de lechuga y queso

    Ingredientes:

    • 2 lechugas
    • 2 cebollas
    • 50 g de queso
    • 1 patata
    • 1 esqueleto de pollo
    • Agua
    • Aceite de oliva, sal y perejil

    Cocemos el esqueleto del pollo con dos ramas de perejil en una cazuela con abundante agua durante diez minutos y reservamos. Luego, pochamos las cebollas en una sartén con aceite de oliva. Una vez hayan adquirido un tono transparente, incorporamos la patatatroceada en cuadraditos, la lechuga picada y cocinamos durante unos minutos más. Después, vertemos el caldo de pollo, sazonamos con sal y cocinamos durante otros quince minutos. Cuando esté lista, la trituramos con la batidora. A continuación, extendemos montoncitos de queso rallado en una bandeja y los horneamos a 180°C durante 8 o 9 minutos. Para terminar, servimos la sopa y sobre esta el crujiente de queso.

  • 50 recetas ricas para comer más verduras

     

    Os proponemos una lista con 50 recetas ricas de verduras que además son fáciles de hacer y se preparan en poco tiempo.

    Escrito por Mer Bonilla el 30/07/2015 a las 13:26

    Tengo que comer más verduras… ¿cuántas veces nos hemos hecho ese propósito y se ha quedado solo en eso porque no conseguimos acostumbrarnos a las verduras hervidas o al vapor? Es normal, si alguien se plantea comer más verduras es porque no le gustan demasiado y actualmente come menos de las que debería. Y por mucho esfuerzo que haga en llenarse el plato con lechuga o con espinacas hervidas, lo más habitual es acabar odiándolas aún más.

    Y es que ya sea para conseguir que los niños coman más verduras o para que los mayores incluyan más verduras en su día a día hay un requisito fundamental, que te guste lo que comes, porque si no podrás comerlo un día haciendo un esfuerzo, pero al siguiente que no cuenten contigo para repetir. Que el mejor planteamiento no es siempre el de “a partir de ahora dejo de comer de todo y como solo verduras”, la mayoría de las veces bastará con cambiar parte de las patatas, la pasta o el arroz por algunos vegetales que, creedme, en muchos casos conseguirán que las patatas, la pasta o el arroz estén mucho más ricos que solos. Y como prueba de que las verduras no solo se comen crudas o hervidas os he preparado una lista con 50 recetas ricas de verduras para que veáis que no es tan difícil conseguir que nos acaben gustando.

    50 recetas ricas de verduras que harán que lo verde te acabe gustando

    Es bueno empezar poco a poco, primero introduciéndolas como ingredientes adicionales de platos que ya nos gustan, haciéndolas formar parte de salsas, luego cocinándolas como ingrediente principal de guarniciones o finalmente como protagonistas absolutas de entrantes y aperitivos. ¿Os apuntáis?

    Recetas ricas de verduras: Sopas y Cremas

    Recetas ricas de verduras

    Desde una reconfortante sopa en invierno a una crema fresquita en verano, las verduras son grandes aliadas para preparar primeros platos fáciles, rápidos y sabrosos.

    Recetas ricas de verduras: Entrantes, aperitivos y guarniciones

    Recetas ricas de verduras

    Un picoteo saludable para la hora del aperitivo, una guarnición ligera para acompañar un plato de carne, un entrante rápido de preparar. Unas cuantas verduras, un poco de imaginación y puedes acabar con algo riquísimo en el plato.

    Recetas ricas de verduras: Platos principales

    Recetas ricas de verduras

    Y si lo tuyo no es complicarte la vida cocinando entrantes, guarniciones o picoteos, ahí van unas recetas fantásticas para poder comer de plato único.

    Y hasta aquí nuestras 50 recetas ricas para comer más verduras, pero esperamos con ansia que nos contéis cuáles son vuestras recetas de verduras infalibles para que todo el mundo quiera repetir.

  • Receta de tortitas de calabaza

    Torrijas de calabaza 655x368

    (Receta en parte modificada)

    Las tortitas de calabaza mezclan una serie de ingredientes tradicionales para crear un postre saludable muy original. Con esta receta encontraremos la forma de crear un dulce final de fiesta de lo más apetecible. La calabaza es un ingrediente de temporada que llega hasta nuestra mesa en infinidad de platos, cremas, sopas, bizcochos o estas tortitas nos ayudarán a conocer las mejores propiedades de este ingrediente. Acompañada de leche, huevos y azúcar, la calabaza tendrá los mejores aliados para convertirse en un imprescindible de cualquier mesa. Toma nota de este postre sencillo, original y saludable, seguro que lo prepararás en más de una ocasión.

    Ingredientes:

    • 250 gr de calabaza
    • 1 vaso de azúcar
    • Ralladura de la cáscara de 1 limón
    • 2 huevos
    • 250 gr de harina
    • 1 vaso de leche
    • Agua
    • Aceite de oliva
    • Azúcar con canela

    Cómo preparar tortitas de calabaza

    1. Empezamos esta receta pelando la calabaza. Saber cómo pelar una calabaza de forma fácil y rápida nos ayudará a perder el miedo a este primer paso, conseguiremos un resultado excelente en un tiempo récord.
    2. Troceamos la calabaza y la pondremos a cocer con un poco de agua unos 10 minutos. Para conseguir unas tortitas lo más tiernas posibles será importante este paso.Receta de torrijas de calabaza
    3. Cuando tengamos la calabaza cocida con la ayuda de un tenedor la vamos a aplastar hasta obtener una masa homogénea llena de color y de sabor.
    4. Esta pasta de calabaza será la base de las tortitas. Le añadiremos el azúcar. Si nos gustan un punto menos intensas, podemos no ponerle el vaso entero de azúcar, con medio estarán igual de buenas.
    5. Incorporamos la ralladura del limón que acabará de aromatizar el postre, antes de la llegada de los huevos. Los vamos poniendo sin dejar de remover.
    6. Acabaremos con los ingredientes líquidos con la llegada de la leche. A continuación, le ponemos la harina tamizada.
    7. Esta será la masa de las tortitas de calabaza perfecta. Con la ayuda de una cuchara le daremos una forma similar a cada tortita. A medida que las vamos creando las pondremos en el sartén pincelado con aceite.
    8. Como cualquier tortita su tiempo de cocción es poco, nos interesa que queden doradas por ambos lados.Receta de torrijas de calabaza
    9. A medida que las vayamos teniendo hechas las pondremos sobre papel absorbente. Eliminarán de esta manera el aceite sobrante.
    10. Para acabar con el plato perfecto, vamos a rebozar nuestras tortitas de calabaza por una mezcla de canela y azúcar. En caliente están espectaculares, con un buen vaso de café con leche tendremos una merienda de lujo.

  • 7 recetas con brócoli

    Siete recetas originales con brócoli, con un toque especial que hará que te enamores de este producto de temporada

    Siete recetas originales con brócoli, con un toque especial que hará que te enamores de este producto de temporada

     

    Nos gustan los recopilatorios de recetas con productos de temporada y esta semana hemos seleccionado siete recetas originales con brócoli, con un toque especial que hará que te enamores de este producto, si es que no lo estabas ya.

    A nadie le vamos a descubrir hoy las bondades del brócoli, una variedad de crucífera sana y sabrosa que ya es parte de nuestra dieta habitual. Antes conocido como brécol, el brócoli ha ido conquistando poco a poco nuestros hogares y ya lo cocinamos de forma frecuente en muchas recetas.

    EN DIRECTO AL PALADAR

    Ocho recetas con brócoli (que os harán cambiar de opinión sobre esta crucífera )

    Siete recetas originales con brócoli, con un toque especial que hará que te enamores de este producto de temporada

    Como ya hicimos con las recetas originales con setas la semana pasada y con las cremas de calabaza con un toque original la semana anterior, esta semana hemos querido buscar platos que tengan el brócoli como ingrediente principal o secundario, que por su técnica o por su peculiar elaboración, merezcan estar en este recopilatorio de recetas originales de brócoli con toque especial.

    1. Bubble and squeak

    1366 2000 2

    Tanto por el nombre como por su aspecto de tortilla española de patatas con color verde como por la técnica utilizada para su elaboración, esta receta de origen británico muy colorida es digna de encabezar nuestro recopilatorio de recetas de brócoli con un toque especial.

    • Ingredientes para 4 personas: Patata cocida, 300 g, Brócoli cocida, 150 g, Zanahoria cocida, 150 g, Aceite de oliva virgen extra, Sal, Pimienta negra molida
    • Elaboración: Esta elaboración admite de todo: coles, guisantes, judías verdes, etc. Lo importante es que la cantidad de patata la misma que la del resto de verduras juntas. Cumplido este requisito, total libertad para decidir qué verduras incluir. Yo he utilizado sobras y, por tanto, el brócoli, la zanahoria y la patata estaban ya cocidos en el momento de la elaboración del bubble and squeak, como manda la tradición en el Reino Unido. No obstante, esta receta se puede hacer con verduras frescas que habrá que cocer para la ocasión. Comenzamos picando groseramente las verduras con un buen cuchillo y las salpimentamos. Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén de unos 20 cm de diámetro y agregamos las verduras. Con ayuda de un tenedor, las machacamos al tiempo que las cocemos a fuego suave durante 15 minutos. Compactamos la mezcla, apretando con el tenedor, y la volteamos con ayuda de un plato, como si se tratara de una tortilla española, tras engrasar de nuevo la sartén con más aceite de oliva. Doramos el bubble and squeak por la nueva cara durante 15 minutos más. Servimos inmediatamente.

    Link | Receta de bubble and squeak

    2. Albóndigas de brócoli

    1366 2000 3

    En general, hacemos las albóndigas con productos cárnicos o con productos del mar. Sin embargo, estas originales albóndigas de brócoli tienen precisamente esta verdura como ingrediente principal y además se cocinan en el horno por lo que nos parecen originales y una buena forma de consumir este producto.

    • Ingredientes para 4 personas: Brócoli, 500 g, Pan molido, 200 g, Cebolla morada, 0.5, Huevos, 2, Ajo granulado, 10 g, Queso Gouda, 50 g Sal y Pimienta negra molida al gusto
    • Elaboración: Vamos a limpiar el brócoli, cortarle el tallo, separar las flores y ponemos por 5 minutos en una olla de agua hirviendo con sal. Al cabo de este tiempo le retiramos del agua y dejamos escurrir por unos minutos. Picamos finamente la cebolla, el perejil, el queso y el brócoli. Colocamos estos ingredientes en un cuenco en el que rompemos los dos huevos. Sazonamos con sal y pimienta al gusto y revolvemos bien todo con la ayuda de una espátula. Añadimos ahora el pan molido y volvemos a revolver bien todo. Engrasamos una bandeja para horno con aceite de oliva en spray. Con la mano vamos formando pequeñas bolas de la preparación de brócoli. Lo ideal es que estas bolitas tengan aproximadamente el tamaño de una pelota de pingpong, es decir unos 4 a 5 cm de diámetro. A medida que las formamos las colocamos sobre la bandeja. Horneamos, a 180ºC, por unos 30 a 35 minutos.

    Link | Receta de albóndigas de brócoli

    3. Bacalao con costra de brócoli

    1366 2000 4

    En esta receta de bacalao skrei confitado, hemos dado el toque especial al cubrir el lomo de pescado con brócoli rallado, formando una costra colorida y sabrosa que os recomendamos probar en vuestras casas.

    • Ingredientes para 4 personas: 4 Lomos de bacalao Skrei (400 g en total) Aceite de oliva virgen extra, 250 ml, Diente de ajo, 2, Brócoli 3 arbolitos.
    • Elaboración: Comenzamos la operación, poniendo un cazo con aceite de oliva virgen extra y confitando en él los ajos, con el fuego al mínimo durante unos 15 minutos. A continuación, sacamos los ajos y confitamos en el cazo los lomos de bacalao durante otros 10 minutos. Podéis hacerlo con lomos grandes o si lo preferís, podéis cortarlos en pequeños trozos rectangulares. Con un rallador o mejor con un microplane rallamos ligeramente los arbolitos de brócoli para obtener los granitos verdes con los que haremos la costra. Una vez confitados los lomos de bacalao, los sacamos a un plato y reservamos el aceite de oliva en el que los hemos confitado. Con una batidora de mano, hacemos una emulsión con el aceite de oliva donde los hemos confitado, que tendrá mucha de la gelatina que haya soltado el bacalao y añadimos el agua y jugos que haya soltado el bacalao en el plato. Batiendo unos dos o tres minutos conseguiremos una especie de pil pil espeso. Con un pincel pintamos ligeramente los lomos de bacalao con el pil pil en la zona de la piel, para que se adhiera el brócoli rallado para formar la costra verde, y lo servimos sobre una cucharada de la emulsión de aceite de oliva virgen extra extendida en el plato.

    Link | Receta de Bacalao con costra de brócoli

    4. Quiche de brócoli y queso de tetilla

    1366 2000 5

    Por su bonita presentación, y por la original mezcla cremosa del queso gallego con el punto crujiente del brócoli, esta quiche ha resultado irresistible y estupenda para incluir entre nuestras recetas favoritas con este producto de temporada.

    • Ingredientes para cuatro personas: 1 lámina de masa quebrada, 4 huevos, 200 g de nata líquida, 20 g de mostaza de Dijon, 1 brócoli, 150 g de queso Tetilla gallego, 50 g de queso Parmesano, nuez moscada al gusto, sal y pimienta.
    • Elaboración: Si queremos preparar la masa quebrada, podemos seguir esta receta. Si la usamos industrial nos ahorramos ese trabajo, pero no quedará tan buena. Cocemos durante cinco minutos el brócoli en una olla con abundante agua hirviendo y sal o al vapor. Retiramos y reservamos. Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 180 grados centígrados. Horneamos durante 20 minutos la masa en blanco, es decir colocándole un papel de hornear y rellenándola con unos garbanzos secos o arroz para evitar que hinche. En un bol mezclamos los ingredientes del relleno, excepto el queso tetilla. Batimos con varillas o una batidora y vertemos sobre la masa. Colocamos las flores de brócoli y el queso tetilla partido en trozos. Horneamos de nuevo durante 30 minutos.

    Enlace | Quiche de brócoli y queso de tetilla

    EN DIRECTO AL PALADAR

    Siete originales cremas de calabaza con un toque especial, para aprovechar un ingrediente que está en plena temporada

    5. Ensalada depurativa con aliño de tahini

    1366 2000 6

    Elegantemente servida en frascos, con un aliño sano como el tahíni de sésamo y por tener efectos depurativos según nos cuenta Carmen Tia Alia, esta ensalada con brócoli es perfecta para cuando nos apetece combatir los excesos en la alimentación.

    • Ingredientes: Brócoli medio, Espinaca fresca al gusto, Col lombarda al gusto, Zanahoria, 1, pepino medio, Avellanas, 10, Albahaca fresca, Menta fresca, 0.5 Aguacate, Aceite de oliva virgen extra (para el aliño) 30 ml, Vinagre de manzana (para el aliño), 60 ml, Zumo de limón (para el aliño), 15 ml, Tahini, 20 g, Miel, 15 g
    • Elaboración: Cortamos el brócoli en floretes de igual tamaño y troceamos el tronco en dados. Lavamos y hervimos en abundante agua con sal y una cucharadita de bicarbonato (que ayudará a que el color del brócoli se potencie) durante un par de minutos. Nos quedará al dente, si lo queremos más cocido lo dejamos más tiempo. Escurrimos bien el brócoli y lo secamos con papel absorbente. Dejamos que se enfríe y, mientras tanto, preparamos el resto de las verduras y hortalizas. Cortamos la lombarda en juliana, pelamos y rallamos la zanahoria, troceamos en dados el pepino, cortamos la albahaca y la menta en tiras finas y el aguacate en dados. Colocamos todos los ingredientes del aliño en un cuenco y los batimos hasta emulsionar. Montamos las ensaladas en tarros formando capas con los distintos ingredientes, dejando el aguacate y las avellanas troceadas para el final. Servimos con el aliño para que cada cual se sirva a su gusto.

    Link | Ensalada depurativa brócoli

    6. Lasaña de brócoli, nueces y ricota

    1366 2000

    Una lasaña es una buena forma de acostumbrar a la familia a tomar todo tipo de alimentos. En esta espectacular lasaña de brócoli con nueces y queso ricota, bajo las láminas de pasta y bechamel encontraremos jamón de York y brócoli para que nuestra familia vaya disfrutando de este gran ingrediente.

    • Ingredientes para cuatro personas: 100 g de jamón de York, 300 g de brócoli en ramilletes pequeños (sin el tronco), sal, 100 g de cebolla, 2 dientes de ajo, 30 g de aceite de oliiva virgen extra, 400 g de nata líquida para cocinar, 250 g de queso Ricotta, 70 g de queso Parmesano rallado, 50 g de nueces troceadas, 18 placas precocidas de lasaña, 100 g de queso Mozzarella rallado, pimienta negra molida y sal.
    • Elaboración: Precalentamos el horno a 180º. Picamos el jamón de York y lo reservamos. Hervimos el brócoli al vapor, si lo hacemos en Thermomix ponemos 250 g de agua en el vaso, ponemos el brócoli en el Varoma y programamos 10 min/Varoma/vel 1. Reservamos. Preparamos las placas de lasaña según las indicaciones del paquete. Picamos la cebolla y el ajo y las rehogamos en una sartén con el de aceite. En Thermomix, troceamos 2 seg/vel 5 y después sofreímos 5 min/120º/vel 1. Añadimos la nata, el queso ricotta, el parmesano rallado, las nueces, sal y pimienta. Removemos para que se integre todo. En Thermomix, 10 seg/giro inverso/vel 3. Vertemos 5 o 6 cucharadas de esta mezcla en una fuente refractaria de aproximadamente 20x30 cm. Colocamos 6 placas de lasaña y vertemos encima 1/3 de la mezcla. Encima repartimos la mitad del brócoli, desmenuzándolo con los dedos y la mitad del jamón picado. Tapamos con otras 6 placas de lasaña, bañamos con la mitad de la crema y encima repartimos el brócoli y el jamón restantes. Cubrimos con otras 6 placas de lasaña, bañamos con la crema restante y espolvoreamos con la mozarella rallada. Hornear 15 o 20 minutos y luego gratinar 5 minutos más a grill fuerte. Dejar reposar 2 o 3 minutos y servir.

    Enlace | Lasaña con brócoli, nueces y ricotta

    7. Arroz con brócoli, judías verdes y cerdo ibérico

    1366 2000 7

    Este arroz cocinado en paella es uno de los menos ortodoxos que hemos cocinado, pero sin duda uno de los más sabrosos. El motivo es la gran combinación que hacen los arbolitos de brócoli y las verduras con el arroz de cerdo ibérico. Ideal para un domingo en familia, no dejéis de probar esta receta.

    • Ingredientes para 4 personas: Arroz bomba 3 tazas de café, Caldo de verduras 8 tazas de café, Pluma de cerdo ibérico o presa ibérca 300 g, Brócoli 1/2 pieza, Judías verdes planas, 20, Puerro (medio), Pimiento verde italiano (medio), Salsa de tomate 4 cucharadas, Diente de ajo, 1, Azafrán,
    • Elaboración: Comenzamos cortando las tiras de pluma ibérica en taquitos. También puedes utilizar otras piezas de cerdo ibérico como presa o solomillo de cerdo. Sin necesidad de poner aceite en la paella, doramos la carne en tacos, retirándola cuando esté hecha. En la grasa que haya desprendido el cerdo ibérico, preparamos el sofrito de verduras. Para ello, picamos en trocitos pequeños el ajo, el puerro y el pimiento verde y cuando están blanditos, añadimos el tomate frito, mezclando bien. Agregamos el arroz removiendo hasta que cambie de color y quede nacarado, y entonces reincorporamos la carne. Una vez tenemos todo listo, añadimos el caldo de verdura o agua, subiendo el fuego hasta que entre en ebullición. Cocinamos este arroz en paella durante 5-7 minutos a fuego vivo. Bajamos el fuego al mínimo manteniendo una leve cocción, e incorporamos las judías verdes cortadas en trozos de unos 3 centímetros y tras otros 5 minutos añadimos los arbolitos de brócoli, repartiéndolos por la superficie del arroz. Después de otros cinco minutos, apagamos el fuego y tapamos el arroz, dejando que repose al menos diez minutos antes de llevar a la mesa, para que los vapores del arroz terminen de cocinar las verduras, dejándolas con un color intenso y una textura casi crujiente. Tened en cuenta que puede ser necesario añadir un poco más de agua o caldo dependiendo de la temperatura, el tipo de arroz que uséis, para que quede en su punto, como en cualquier otra receta de arroz en paella.

  • Espinacas a la catalana

    La receta más sencilla para una cena saludable

    1366 2000

     

    Hoy vamos a preparar un plato muy sano y sabroso ideal como receta ligera, fácil y rápida. Se trata de las espinacas a la catalana, la receta más sencilla para una cena saludable, que viene bien en esta época del año cuando nos lucimos más en traje de baño.

    Es una receta que combina los frutos secos y las pasas con las hojas verdes rehogadas en crudo, por lo que en menos de 20 minutos podemos tenerlo listo para llevar a la mesa y sorprender a todos con este delicioso plato lleno de contrastes de sabores y texturas, con ese dulce, salado, crujiente y verde.

    Ingredientes

    Para 4 personas

    • Espinaca fresca500 g
    • Piñones50 g
    • Diente de ajo1
    • Uvas pasas sultanas50 g

    Cómo hacer espinacas a la catalana

    Dificultad: Fácil

    • Tiempo total20 m
    • Cocción20 m

    En una sartén con una cucharada de aceite de oliva, salteamos las hojas de espinacas hasta que pierdan toda el agua. Tardaremos unos 15 minutos en tenerlas a punto, viendo como pierden más de la mitad de su volumen en este paso.

    Reservamos las espinacas y en la misma sartén, tostamos los piñones. Cuando empiecen a tomar color, añadimos también las pasas y el diente de ajo muy picado. Salteamos un minuto y reincorporamos las espinacas reservadas.

    Mezclamos bien todos los ingredientes meneando la sartén y tras uno o dos minutos más para que todo esté bien caliente, pasamos el contenido de la sartén a una fuente y llevamos a la mesa inmediatamente.

    Espinacas Catalana Pakus Directo Paladar Pasos

    Con qué acompañar las espinacas a la catalana

    Las espinacas a la catalana son perfectas para usar como guarnición o como entrante y mucho mejores para tomar como plato único cuando queremos hacer una cena ligera y saludable. Puedes acompañarlas de un postre sencillo o un yogur y una pieza de fruta y no necesitarás más gracias a su efecto saciante.

  • 47 recetas con puerro que adorarás

     

    47 recetas con puerro que adorarás

     

     

    ¿Está el puerro un poco olvidado por vivir a la sombra de la cebolla? Es la sensación que me da al ver el poco protagonismo que consigue en las recetas de hoy en día, a pesar de sus muchísimas virtudes. Más suave y digestivo que ajos y cebollas, el puerro bien tratado tiene un sabor exquisito y además enriquece una gran variedad de platos con diferentes técnicas de cocinado.

    Muy utilizado en cremas y sopas, el puerro por sí mismo es una delicia que merece la pena reivindicar, sin olvidarnos de que la parte verde también se puede aprovechar. Si todavía no te habías enamorado del puerro, seguro que con estas recetas empezarás a mirar esta hortaliza con otros ojos.

    Cremas y sopas

    Crema de puerros o vichyssoise

    Hay dos recetas de cuchara en las que el puerro reina de verdad, la famosísima vichyssoise y la humilde pero sabrosa porrusalda o purrusalda. Pero tanto estos platos como otras cremas y sopas pueden dar mucho de sí con variaciones de todo tipo, y si os gusta el cuchareo, os encantará probar todas estas recetas.

    Personalmente me encanta tomar cremas de puerros todo el año, más rústicas en invierno como la crema de champiñones y puerros con jengibre, o más frescas con un toque de fruta, como en la receta de sopa fría con manzana y limón. La mayoría de estas preparaciones se pueden hacer más o menos espesas, enriqueciéndolas con lácteos o dejándolas ligeras y más aterciopeladas.

    Aperitivos, entrantes y tapeo

    Tortitas

    Si queréis incorporar al puerro en vuestros aperitivos solo tenéis que reinventar las recetas más clásicas, como las imbatibles croquetas en esta receta con relleno de puerro confitado. La misma idea se puede aplicar a la receta de croquetas que más os guste, ya sean de jamón, carne o pescado. Albóndigas, empanadillas, samosas o rollitos de masas admiten al puerro en todas sus formas.

    Guarniciones y primeros platos

    Puerros Gratinados

    Los platos en los que tenemos una base mayoritaria de verduras sirven para un roto y un descosido, o en el caso que nos ocupa, para guarniciones o primeros platos. Si son puerros muy frescos y tiernos podemos cortarlos en juliana fina y tomarlos crudos o blanqueados, también combinados con otros vegetales.

    Aunque en los meses fríos los puerros suelen ser más gruesos, y por tanto más jugosos si los cocinamos. Es el momento de prepararlos enteros, al horno, al vapor, a la brasa, salteados o en la plancha, con las salsas que más nos gusten. Por ejemplo, unos puerros en papillote que además se pueden hacer con Thermomix son sencillísimos. ¿Y por qué no aplicar la misma técnica de los calçots?

    Recetas con carne

    Fricase de Pollo

    En mi opinión, las mejores recetas para combinar el puerro con carnes y aves son los guisos y estofados. En compañía o no de cebolla y más verduras, también hace una buena pareja con la patata para ensalzar la salsa de un buen plato de pollo, cerdo o ternera, como en el estofado al estilo irlandés de la familia de The Corrs.

    Pero por supuesto que hay muchísimas más opciones para que los amantes de la carne disfruten de los puerros. Salteados, empanadas, ensaladas o incluso una pizza admite estos ingredientes juntos, como la sorprendente pizza de de pollo búfalo y puerro caramelizado.

    Recetas con pescado y marisco

    Salmón al papillote

    Recupero las alabanzas a la porrusalda con la versión que incluye bacalao entre sus ingredientes, un plato estupendo para disfrutar todo el año, ya que puede ser tan reconfortante como ligero si variamos la proporción de patata y puerro. Por ser mucho más suave que la cebolla, el puerro al dente o confitado acompaña muy bien los aromas marineros, sin matar el sabor propio del pescado.

    Aunque disponible todo el año, en los meses fríos el puerro está en su mejor momento y parece que apetece más cocinarlo; aprovechemos la temporada para reivindicar sus virtudes gastronómicas y su poder nutritivo. Es una hortaliza muy versátil, rica en vitaminas y minerales y con muy pocas calorías. ¿Qué más se le puede pedir?

  • Mermelada de frambuesas

    consaboracanela.blogspot.com

    La frambuesa es una fruta muy utilizada en cientos de recetas dulces o saladas. Se pueden consumir frescas, mezcladas con yogur, como ingrediente en helados, pasteles y en la preparación de jaleas, compotas, confituras y mermeladas, siendo, después de las fresas, la fruta blanda más popular en la elaboración de este tipo de productos.
    Según la variedad, maduran de forma escalonada durante los meses de verano y entrado el otoño, por lo que las podemos degustar durante los meses de julio, agosto, septiembre y octubre. A la hora de conservarlas se mantienen íntegras durante 2 o 3 días en la nevera. Pero si queremos conservarlas más tiempo lo ideal es congelarlas, ya que durante el proceso de congelación se mantienen intactas.
     

     

    Al ser una fruta muy perecedera, debe consumir lo más pronto posible después de comprarlas, a menos que tengas la suerte de una servidora y puedas comerlas directamente del frambueso, como hago cada vez que voy a casa de mi padre. No es recomendable lavarlas ya que absorben gran cantidad de agua y además de reblandecerse, pierden sabor. Solo se lavaran si están sucias, pero siempre de manera ràpida y delicada y justo antes de su consumo.
     

     

    Ingredientes:

    - 500 grs de frambuesas.
    - 400 grs de azúcar.
    - 1 cucharada colmada de zumo de limón.

     

     

    Preparación:

    - Comenzamos quitando los rabitos a las frambuesas y colocándolas en un bol con el azúcar y el zumo de limón.
    - Mezclamos un poquito y las dejamos macerar un par de horas.
    - Las volcamos en una olla y las llevamos al fuego vivo hasta que hiervan,
    - Removemos con una cuchara de madera y le bajamos el fuego, dejándolas cocer media hora.
    - Pasado ese tiempo , la retiramos del fuego y la dejamos templar 5 minutos. Seguidamente rellenamos los frascos con ella.
    - Los frascos y las tapas han de estar previamente esterilizados y bien secos.
    - Solo hay que hervirlos durante 20 minutos y luego colocarlos boca abajo para que sequen bien.
    - Cerramos los frascos, dejamos enfriar y llevamos a la nevera.
    - Lista para consumir.