Como cultivar manzanilla

 Ficha cultivo manzanilla ecohortum

Por  - Aromáticas

MANZANILLA PARA LOS DOLORES

Un té de manzanilla y adiós a los dolores de tripa. No siempre es posible combinar belleza y salud pero es el caso de la manzanilla, que además de utilizarse en infusiones nos regala una hermosa flor anual que añade color a nuestro huerto en casa.

¡No hay excusas en la palestra! Menos aún cuando cultivar manzanilla es una tarea realmente sencilla.

HISTORIA

Nadie sabe a ciencia cierta sobre los orígenes de la manzanilla aunque está presente desde la antigüedad. Griegos, egipcios y romanos usaban esta hierba con fines medicinales para aliviar enfermedades del hígado y dolores intestinales.

La manzanilla es una planta aromática cuyo nombre científico es Matricaria recutita y pertenece a la familia Asteraceae. En la actualidad, es cutivada en gran parte de Europa y América.

LA SIEMBRA

A la hora de cultivar manzanilla, debes contar con un suelo bien drenado y rico en nutrientes aunque tolera los suelos arenosos, pobres y ácidos. Para esto último, puedes añadir compost. Además, crece mejor en climas con  temperaturas cálidas, floreciendo en verano y primavera.

Al comprar tus plantitas, verifica que estén frescas y que se vean saludables, evitando aquellas que puedan mostrar signos de plagas o enfermedades. Recuerda que deben presentar un follaje robusto y sin flores para que entonces dediquen toda su energía al desarrollo del sistema de raíces en lugar de a la floración. Con tus ejemplares en las manos, siémbralos en un suelo a pleno sol con un espacio de unos15 cm. entre una y otra planta ¡eso sí! evita sembrar muy profundo.

EL RIEGO

La manzanilla necesita tener un suelo bien húmedo por lo que se recomienda regar con frecuencia y agregar una capa de mantillo para conservar la humedad de la tierra. Eso sí, evita que la tierra se encharque. Por otra parte, no mojes las flores durante el riego para que no ennegrezcan.

PLAGAS Y ENFERMEDADES

Por fortuna cultivar manzanilla no supone un exceso de ataques por parte de plagas y enfermedades, de hecho es un cultivo que repele muchas de ellas. Aún así, en ocasiones puede ser invadida por:

  • Pulgones: son parásitos que atacan las hojas y los brotes. Provocan manchas y absorben la savia de las hojas.
  • Trips: un insecto que ataca a la planta y provoca manchas blancas en las hojas.

LA PODA

Para incentivar la floración, es necesario retirar las flores marchitas y recortar la planta de tanto en tanto. También hay que escardar o eliminar las malas hierbas.

LA COSECHA

Al cosechar debes saber que al cultivar manzanilla existen dos variedades de manzanilla: anuales (crece y vive sólo un año) y perennes (que crece y florece año tras año). En el primer caso, la recolección se realiza al final de la temporada o luego de que caiga la primera helada arrancando por completo todas las matas antes de que se vuelvan de color amarillo.

Si hablamos de las variedades perennes, hay que recortar las plantas hasta dejarlas de5 a8 cm. de altura. La cosecha se realiza cuando las flores están completamente abiertas, preferiblemente en días secos. Luego hay que dejarlas secar y almacenar  en recipientes de vidrio cerrados.

CUIDADOS IMPRESCINDIBLES

Estos datos te ayudarán a mejorar las condiciones del cultivo en tu huerto en casa:

– Abona tus ejemplares cada cuatro o seis semanas o bien agrega un fertilizante de liberación lenta al momento de la siembra.

–  Como mencionamos, hay dos variedades de manzanilla, anuales y perennes.  La variedad alemana (Matricaria recutita) es anual mientras que la romana (Anthemis nobilis) es perenne.

– Son las flores de la planta las que se utilizan para preparar tés.

– La manzanilla crece bien también entre adoquines y empedrados.

¡Pon color y aroma en tu huerto en casa! Cultivar manzanilla llenará de primavera tu mesa de cultivo. ¡Anímate!

  • 1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario