La calabaza

La calabaza cuida tu salud: no decores con ella, cómetela

Rica en agua y fibra y con bajo aporte calórico, la calabaza es ideal en los casos de sobrepeso y problemas digestivos

Los alimentos que te ayudan a superar el otoño

Actualizado:

La calabaza , que tradicionalmente se usa como elemento decorativo en Halloween, no es una verdura sino un fruto que contiene betacaroteno, un componente antioxidante. Pertenece a la familia de las cucurbitáceas, que, según explica la especialista en nutrición y dietética  Montse Reus , incluye más de 850 especies diferentes y merece un lugar destacado en la cocina de otoño e invierno, tanto por la multitud de platos que permite preparar, como por su elevado valor nutritivo. 

La calabaza es rica en fibra (soluble, que produce un efecto saciante y laxante), hidratos de carbono y potasio. Tal como destaca la dietista-nutricionista  Sara Jiménez , su componente mayoritario es el agua, por lo que la cantidad de calorías que aporta es muy baja. Contiene además calciomagnesiovitamina A, C, E y betacaroteno, este último es el responsable su color anaranjado, y es un antioxidante que ayuda a eliminar radicales libres previniendo el envejecimiento celular. Tiene gran importancia en la dieta porque es un precursor de la vitamina A (también provitamina A). Y su contenido en Vitamina C ayuda, como revela la nutricionista, a la absorción del hierro, además de ser un excelente antioxidante. Según la Fundación Española de Nutrición , la calabaza «destaca por su carácter digerible, pues entre sus componentes predomina el agua y carece de grasas y glúcidos».

Es saciante y con pocas calorías

Tiene un poder muy saciante, lo que hará, en opinión de Sara Jiménez, que estemos más tiempo sin pensar en picar otros alimentos de baja calidad nutricional. Al ser rica en vitamina A, ayuda al correcto funcionamiento ocular y mejora la vista, además de favorecer el bronceado de la piel.

Tiene pocas calorías, lo que convierte a la calabaza en una opción aconsejable en la dietas hipocalóricas para adelgazar.

Al ser rica en fibra, ayuda al correcto tránsito intestinal y ayuda a controlar la entrada de glucosa en sangre gracias.

Su contenido en potasio ayuda a la actividad muscular y hace que sea cardiosaludable. Resulta interesante para las personas con hipertensión, ya que ayuda a controlarla. Sin embargo, la experta aclara que todas estas propiedades carecen de sentido si no acompañamos nuestro día a día con una buena alimentación en general y practicamos ejercicio físico.

Prevención frente al cáncer

Tal como explica Montse Reus citando  estudios científico , uno de los compuestos de la calabaza, la cucurbitacina y la albímina 2S, ha demostrado que es efectiva (ensayos de laboratorio) contra el crecimiento de células cancerígenas. 

Ideas para conservar la calabaza

Las calabazas de invierno son más resistentes porque tienen menos cantidad de agua y una piel mucho más gruesa que les permite conservarse mejor, según explica Sara Jiménez, quien aconseja, como norma general, alejarlas tanto del frío extremo como del calor. A temperatura ambiente es lo ideal, en un lugar fresco y seco. “Nunca se deben lavar”. Es preferible lavarlas justo antes de cocinarlas o consumirlas», precisa.

Una vez cocinadas, se pueden congelar o almacenar en un «tupper» hermático en el frigorífico si se va a consumir pocos días. «No aconsejo congelarlas frescas porque después en el proceso de descongelación obtendremos una calabaza mucho más seca y áspera al paladar», comenta

Tipos de calabazas

Tipos de calabazas

 

Cultivar calabazas en un huerto urbano puede llegar a ser todo un mundo de experiencias y sobre todo divertido desde muchos aspectos. Si disponemos del espacio suficiente podemos cultivar diferentes tipos de calabazas, teniendo todas ellas en común solamente el nombre, ya que las características de sus frutos y su utilización pueden llegar a ser muy distintos.

¿Qué tienen en común las calabazas decorativas, las de asar, las de hacer purés, las de cabello de ángel, etc.? Pues lo que decimos… que todas son calabazas.

Así, podemos cultivar diferentes especies y tipos de modo que con sus frutos, además de preparar deliciosos platos con algunos de ellos, podamos sorprender a los más pequeños de la casa y ‘acercarles’ así el conocimiento de esta apasionante planta.

Tipos de calabazas para cultivo en España

De entrada, cuando hablamos de calabazas para cultivar en España lo hacemos asociando a él a un grupo de ellas que sólo se cultivan en invierno. A este grupo pertenecen principalmente las especies Cucurbita maxima DuchesneCucurbita moschata DuchesneCucurbita ficifolia Bouché y Cucurbita argyrosperma Huber.

Para profundizar un poco más en este concepto a continuación detallamos algunos aspectos de las mismas.

Calabaza Cucurbita maxima Duchesne

Calabaza Cucurbita maxima Duchesne

La calabaza Cucurbita maxima Duchesne cuenta con la variedad más cultivadas en el mundo actualmente: ‘Delica’. A ella le sigue por importancia de cultivo la variedad ‘Dulce de horno’, conocida por muchos con su nombre popular de ‘redonda de asar’.

También está la variedad ‘Turbante’ que por su característica de que su ovario sobresalga considerablemente del receptáculo sea muy utilizada en decoración y se le englobe por tanto dentro del mundo de las calabazas ornamentales.

Calabaza Cucurbita moschata Duchesne

Calabaza Cucurbita moschata Duchesne

Las variedades de calabaza Cucurbita moschata Duchesne más cultivadas en España son las de tipo Butternut, popularmente conocidas como ‘violín‘ o ‘cacahuete‘, o la ‘Muscat de Provence’. Sus frutos adquieren formas variables según la variedad y su color lo podemos clasificar de ‘apagado’.

Cucurbita ficifolia Bouché

Calabaza Cucurbita ficifolia Bouché

Sin duda uno de los nombres más conocidos son el de calabaza de ‘Cabello de Ángel’ o calabaza confitera y pertenece la calabaza Cucurbita ficifolia Bouché.

Con su pulpa y tras su cocinado se obtiene el dulce para elaborar un gran tipo de productos, sobre todo en repostería. El color exterior de sus frutos pueden ser tres según la variedad: blanco, verde oscuro o mezcla veteada de ambos. Su nombre científico ‘ficifolia’ deriva del latín por la forma de sus hojas que recuerdan a las de la higuera.

Cucurbita argyrosperma Huber

Calabaza Cucurbita argyrosperma Huber

La calabaza Cucurbita argyrosperma Huber es conocida también como Cucurbita mixta Pangalo y es originaria de Mesoamérica. De ella, sobre todo en México, se cultivan variedades como las llamadas ‘Pipián’ de las que se comen sus semillas molidas.

A nivel profesional, se están produciendo híbridos procedentes del cruce de Cucurbita maxima x Cucurbita moschata para utilizarlos como portainjertos en sandías y melón ya que les confiere a las plantas injertadas resistencia a diferentes especies de fusariosis vascular, virus del cribado del melón, colapso del melón y verticilosis.

Otros tipos de Calabaza

Dentro de las denominadas calabazas también se encuentran otras especies pero que no se engloban dentro del género Cucurbita sp., y como ejemplo podemos nombrar a:

Calabaza Sechium edule

Calabaza Sechium edule

La Calabaza Sechium edule o ‘Chayote’ como se le conoce popularmente es una hortaliza popular en México. Sus frutos de consumen hervidos en este país, mientras que en otros como Costa Rica consumen sus tallos tiernos y hojas para elaborar sopas.

En España se cultiva este fruto y podemos verlo en algunos lineales de supermercados comercializados bajo el nombre de chayota o patata china.

Calabaza Lagenaria siceraria

Calabaza Lagenaria siceraria

Si nombramos la calabaza Lagenaria siceraria habrá quien no sepa que se trata de la famosa ‘calabaza de peregrino’ o ‘calabaza de flores blancas’. Esta se puede consumir cuando su fruto es muy tierno, si bien su cultivo va destinado a elaborar utensilios cuando su fruto está totalmente seco, entre ellos recipientes como cazos, tazones, botellas, etc.

Calabaza Luffa cylindrica Roem

Calabaza Luffa cylindrica Roem

Si hablamos de esponjas vegetales no podemos olvidarnos de la calabaza Luffa cylindrica Roem. Es una gran esponja totalmente natural y 100% biodegradable, muy utilizada para el cuidado personal y exfoliación de la piel con buenos resultados dermatológicos.

Además del uso en el baño, también se utiliza como utensilio en cocina, en concreto como esponja para la limpieza de la vajilla (estropajo) por su delicadeza con determinadas piezas.

Como en otros casos, el fruto de la calabaza Luffa también se puede consumir cuando se encuentra en estado inmaduro.

  • 1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario