RECETAS DE COCINA

Recetas de cocina con los vegetales que cultivamos

  • Sorbete de frambuesa y cava

    Ingredientes para el sorbete:

    • 400gr. de frambuesas congeladas
    • 200gr. de azúcar o edulcorante
    • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
    • 1 botella de cava
    • Unas hojas de menta o albahaca para decorar

    Elaboración de la receta

    1. Con ayuda de un procesador de alimentos o batidora trituramos las frambuesas junto con el azúcar y el jengibre hasta conseguir un puré homogéneo.
    2. Colamos este puré si os molesta encontraros alguna pepita en vuestro sorbete.
    3. Descorchamos la botella de cava bien fría y mezclamos con nuestro puré de frambuesas, ayundándonos de una cuchara o espátula mezclaremos hasta integrarlo todo.
    4. Servimos inmediatamente y decoramos con alguna frambuesa y una hojita de menta o hierbabuena, para dar un toque refrescante.

  • Lombarda con manzana,pasas y piñones

    Esta lombarda es perfecta para tomar tal cual a temperatura ambiente o caliente, sola o acompañada de unas patatas asadas, algún corte de cerdo –con unos medallones de solomillo a la plancha ya lo peta, igual que con lomo asado frío–, un pescado graso como la caballa o en un bocadillo con pan de centeno y un queso fundente (le puede ir muy bien el de tetilla, y si se le añade algo de cerdo ahumado se consigue una lujuria germanogalaica increible).

    Un acompañamiento que podría ser un pariente lejano y sin fermentar del chucrut –tiene un sabor mucho más sutil y carece de sus propiedades probióticas, pero su sabor y textura pueden hacer un apaño si tienes mono– que se puede tunear con ajo, bayas de enebro, semillas de cilantro, cardamomo o anís estrellado (sin pasarse con estas especias, que en exceso pueden ser muy invasivas).

    También es importante adaptar tanto la cantidad de vinagre como el punto de cocción al gusto del cocinero/comensal: a mí me encanta que la lombarda conserve un punto crujiente y habrá quien la prefiera casi compotada, y también la prefiero alegre de ácido mientras a otros les rechinen los dientes solo pensarlo. Ante la duda, prudencia: es mejor que te quede un punto más suave de lo que te gustaría que conseguir un plato que deje a tus invitados con la cara del Joker al primer bocado.

    Ingredientes

    Para 4/6 personas

    • 1/2 col lombarda (unos 600-750 g).
    • 2 cebollas
    • 2 manzanas tipo Gala
    • 1 vaso de vino blanco seco
    • 30 g de piñones
    • 60 g de pasas
    • 1 vaso de caldo o agua
    • Vinagre de manzana o vino blanco al gusto (entre 3 cucharadas y medio vaso)
    • Aceite de oliva
    • Sal
    • Pimienta

    Preparación

    1. Pelar las cebollas, cortarlas en tiras finas y sofreír en una olla más bien grande (la lombarda al principio abulta bastante) con 3 cucharadas de aceite de oliva y un poco de sal hasta que empiecen a dorarse. Poner las pasas a remojar en el vino.

    2. Mientras, quitar el tronco y las partes más leñosas de la lombarda y cortarla en tiras finas. Añadir a la olla y dar vueltas cinco minutos más. Hacer lo mismo con la manzana pelada y cortada a dados.

    3. Salpimentar, subir un poco el fuego y añadir el vinagre, removiendo hasta que se haya evaporado (como mucho un par de minutos). Añadir el vaso de agua o caldo, tapar y dejar cocinar a fuego lento entre 30 minutos y una hora, dependiendo de si se busca una textura más crujiente o suave.

    4. Sumar las pasas (pueden suprimirse si no gustan), el vino y los piñones previamente tostados en la sartén (sin aceite) y dejar cocer a fuego medio y destapado unos 5 minutos, hasta que parte del líquido de cocción se haya evaporado y quede una especia de salsita ligera. Servir caliente o a temperatura ambiente.

  • Mermelada otoñal de calabaza, naranja y canela

     

    Ingredientes

    500 g de calabaza pelada y sin pipas

    400 g de azúcar

    el zumo de 3 naranjas

    1 corteza de naranja

    2 palos de canela

    Cómo hacer mermelada de calabaza, naranja y canela

    Ponemos la calabaza pelada y troceada, el azúcar, el zumo de naranja, la corteza y los palos de canela en una olla. 

    Cocemos durante unos 45 mn a fuego medio-bajo (si al pinchar aún  le faltará un poco dejamos 5 minutos más), trituramos y envasamos en tarros desinfectados. 

    Cerramos muy bien los tarros y los ponemos boca abajo para que hagan el vacío. Si vamos a tardar en gastarlos, los hervimos en una olla durante 10 mn.

     

  • Berenjena frita con vinagreta de miel y mostaza

     

     

    Berenjena frita con vinagreta de miel y mostaza

    ¡Cómo me gusta la berenjena cocinada de esta forma! Y lo mejor de todo es que a los niños les chifla. También se puede elaborar con calabacín.

    Su preparación es muy sencilla y los resultados son espectaculares; así que, esta noche cenamos berenjena frita con vinagreta de miel y mostaza.

    INGREDIENTES para 2 ó 3 personas:

    -1 Berenjena grande

    -2 huevos, harina, sal

    -Aceite para freír

    -2 cucharadas de miel, 1 cda de vinagre, 1 cda de aceite, 1 cda de mostaza, sal y pimienta.

    ELABORACIÓN:

    Cortamos la berenjena en rodajas de 5 mm. La sumergimos en agua fría con un chorro de vinagre y un puñadito de sal, durante 20 minutos.

    Escurrimos bien de agua y salamos ligeramente.

    11071277_10206409820665996_2139496070_o

    Pasamos cada rodaja por harina y posteriormente por huevo batido.

    Freímos por tandas en aceite caliente, 1 minuto por cada lado o hasta que se doren.

    Retiramos a un plato con papel absorbente.

    11097224_10206410020510992_1227978959_o 11103652_10206410089112707_31954956_o

     

    Mientras, preparamos la vinagreta de miel y mostaza. ¡Es muy sencillo!

    En un cuenco, mezclamos la miel, la mostaza, el vinagre, el aceite, sal y pimienta.

    Regamos las berenjenas fritas con la vinagreta ¡y a disfrutar!

    11090806_10206410090632745_1240899258_o 11069819_10206410116313387_1578392465_o

    Espero que disfrutéis con esta sencilla receta y que nos veamos en la próxima entrada.

    Gracias, gourmets.

  • Base de pizza de coliflor (mitad de calorias)

    OCIO Y CULTURA | GASTRONOMÍA

    Esta base de pizza de coliflor tiene menos de la mitad  de calorías que una base de pizza tradicional. El ingrediente principal, la coliflor tiene solo 27 calorías por 100 gramo, frente a 275 calorías de la base de pizza elaborada con harina. ¿Te chiflan las pizzas pero apenas las pruebas? De esta pizza podrás comer sin remordimientos. Aquí  te contamos el paso a paso de la base de pizza de coliflor.

    La pizza convencional engorda mucho porque lleva ingredientes muy calóricos. La base es el primero. Una base convencional de unos 250 gramos tiene 275 calorías  por cada 100 gramos (más o menos). Esto supone al ser 250 gramos un total de 687,5 calorías. Sin embargo una base de 250 gramos elaborada con coliflor tiene solo 67,5 calorías de la coliflor (y un poco más por los huevos y resto de ingredientes pero no pasará de 110 calorías ). ¡La diferencia es notoria! Si aligeramos la base y el relleno no es excesivamente calórico (usa queso rallado ligero, rodajas de tomate natural etcétera), nuestra pizza quedará deliciosa y con muchísimas menos calorías que la pizza normal.

    Cómo hacer la base de pizza de coliflor

    Ingredientes

    • Coliflor cortada en floretes – 250 g
    • Queso mozzarella rallado – 60 g
    • Orégano – ½ cucharadita
    • Huevos – 2 unidades
    • Sal – al gusto

    Preparación

    1. Cortar la coliflor, más o menos entre media o ¼ según su tamaño. De nuevo cortar en floretes, preparar un recipiente con agua y sumergirlos. La coliflor al estar tan ‘apretada’ puede contener tierra y no es fácil de quitar. La tenemos a remojo unos minutos y luego volcamos los floretes en un colador. Los pasamos por debajo del grifo y escurrimos bien. Secar la coliflor con papel de cocina.
    2. Es importante que dejemos escurrir la coliflor y la sequemos bien para que el siguiente paso nos quede con la textura deseada. Parte la coliflor en trozos pequeños e introducir en una picadora o procesador de alimentos. Picar hasta lograr nos quede desmenuzada, con textura como ‘’de migas de pan’’.

    3. Introducir esta coliflor en un recipiente apto para  microondas tapar con papel film, le hacemos unos cuantos agujeros y programamos 8 minutos a máxima potencia. Terminado este tiempo dejamos que repose fuera del microondas hasta que pierda temperatura.
    4. En un paño fino de cocina (o un trozo de tela de sábana que ya no uses), introduce la coliflor en el centro. Envuelve y cierra el paño. Aprieta y retuerce para lograr que vaya saliendo el agua que aún contenga la coliflor. Cuando no te salga ya apenas abrimos de nuevo el paño, la textura ahora se parecerá más a migas de pan. Si no estuviera aguada al salir del microondas este paso  no sería  necesario.
    5. Precalentar el horno a 180 grados.
    6. En un recipiente combinamos los dos huevos batidos, el orégano, el queso mozzarella, un poco de sal y la coliflor. Trabaja la mezcla hasta lograr se integre.
    7. Colocar papel de hornear sobre la bandeja de horno o harina sobre bandeja de pizza  y volcar la masa de pizza de coliflor extender y aplanar con las manos o un rodillo. Hacer un círculo similar al tamaño de una pizza.
    8. Introducir la base de pizza en el horno (sin relleno) y hornear 10 minutos a 180 grados más dos de reposo. Este paso previo de  horneado sin relleno nos asegura una textura más crujiente.

    9. A continuación sacamos la base de pizza del horno y añadimos nuestro relleno de pizza (el que más te guste). Por ejemplo: dos cucharadas de tomate frito, queso rallado ligero, rodajas de tomate y un poco de albahaca. Sazonar con sal y pimienta la gusto. Volvemos a introducir en el horno otros 10m más o menos según los ingredientes con el fin de que queden hechos y derretido el queso, pero no se quemen. Estar al tanto y vigilar.

    ¿Te ha gustado la receta de base de pizza de coliflor?¿Te atreves a probarla?

  • Cómo hacer coliflor al ajillo paso a paso

    ¡Receta fácil y ligera, coliflor al ajillo! Para disfrutar sin remordimientos, ya que la coliflor es muy baja en calorías, (una 27 por ración de 100 gramos). La textura de esta hortaliza la hace tan versátil que incluso se pueden prepara bases de pizza con coliflor. Si eres vegano no te pierdas esta receta y si no lo eres también porque está deliciosa y además es fuente de ácido fólico, vitamina C y antioxidantes. En Periodista Digital te contamos el paso a paso de esta receta clásica y tan sabrosa.

    ¿Que vitaminas y otros nutrientes tiene la coliflor?

    La coliflor pertenece a la misma familia que el brócoli, las crucíferas verduras ricas en antioxidantes, y vitaminas y con poquísimas calorías. Aporta 0.90 gramos de grasa y hasta 2.5 gramos de proteínas. Las proteínas de origen vegetal tienen menos valor nutricional  que las de la carne, pero siguen siendo aportes saludables.

    La coliflor es muy rica en agua contiene casi un 90%, es por eso que es tan ligera. Aporta vitaminas por ejemplo: vitamina A (7 ug), vitamina, vitamina C (58 mg), vitaminas del grupo B como la vitamina B3 (1.27 mg), vitamina B9 o ácido fólico (72 mg), una alta cantidad. También vitamina B7 (1.5 ug). Si buscas alimentos ricos en hierro la coliflor tiene 84 mg de hierro por ración.

    El hierro es un mineral importante para el buen funcionamiento del cuerpo, todas nuestras células contienen hierro, ayuda a los glóbulos rojos a transporta oxígeno a los distintos órganos. Cuando existe deficiencia de hierro o anemia aumenta la predisposición a las infecciones y existe dificultad en mantener la temperatura corporal. Además del hierro la coliflor también tiene fósforo 52 mg y 296 mg de potasio. En el capítulo de los antioxidantes en la coliflor encontramos betacarotenos, rutina, ácido felúrico y la vitamina C que también tiene efecto antioxidante.

    Receta de coliflor al ajillo

    Ingredientes

    • Coliflor pequeña– 500 g
    • Dientes de ajo – 6 unidades
    • Pimentón dulce – 1 cucharadita
    • Pimienta -  una pizca
    • Vinagre blanco – un chorrito
    • Aceite de oliva virgen extra – 80 ml
    • Sal – al gusto

    Preparación

    1. Corta la coliflor en floretes, lávalos en un recipiente con una gotita de lejía. Deja reposar un  minuto y luego remueve. La coliflor por su forma tan prieta camufla bien pequeños rastros de tierra que luego son desagradables si te los encuentras mientras comes.

    2. El siguiente paso es más sencillo y rápido (unos 5 minutos) si usamos la olla a presión o olla rápida. Introduce la coliflor cubre con agua y programa la olla unos 5 minutos de tiempo. Si prefieres hacerlo en una cazuela es lo mismo pero tardarás unos 20 minutos.

    3. Mientras se va cociendo la coliflor, pelar y laminar los ajos. En una sartén con aceite de oliva sofreír los ajos durante un minuto aproximadamente.  Retira los ajos (pero no los tires) y deja reposar el aceite.

    4. En cuanto se pueda abrir la olla escurrir la coliflor, sazonar con sal y pimienta. Rehogar la coliflor en el mismo aceite de los ajos para que se vaya impregnado del sabor. 
    5. Apagar el fuego y agregar un chorrito de vinagre y pimentón, remover un poco los floretes de coliflor para que cojan color del aceite y el pimentón.

    6. Este plato se puede enriquecer añadiendo un huevo (opcional para los no veganos). Cuando tenemos la coliflor en la sartén se añade el huevo y dejamos que cuaje.

  • Crema fría de pepino y aguacate

     

    Tipo de receta: Entrantes, Cremas, Dieta

    Cocina: Española

    Autora: Rosa Ardá

    Preparación: 

    Cocinado: 

    Tiempo total: 

    Raciones: 4

    ¿Una receta en 5 minutos? Cocina esta crema de pepino fresca, es estupenda para servir en vasos de chupito como entrante o en tacita como primer plato.

    Ingredientes

    • 400 g de pepino sin semillas
    • 1 aguacate maduro (150-200g) solo la carne
    • 240 g de yogur desnatado -2 yogures-
    • El zumo de 1 limón
    • Sal y pimienta la gusto
    • Unas hojas de albahaca o menta o al gusto
    • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

    Instrucciones

    1. Pon en el vaso el pepino sin pepitas, la carne del aguacate y el resto de ingredientes y tritura 2 minutos en velocidad 5-10. Comprueba el punto de sal. Listo.
    2. *Me encanta para servir como entrante en vasitos altos de chupito. El toque de limón o lima ponlo a tu gusto. Sirve bien fresquita

  • 4 Formas de cortar verduras para hacer ZOODLES o espaguetis vegetales

    Con estos 4 métodos vas a aprender cómo hacer zoodles en un momento. Son geniales para preparar platos muy sanos de cara al buen tiempo.

    ¿Quién no ha oído hablar a estas alturas de los famosos zoodles? Seguro que todos vosotros ya los habéis visto o incluso probado,  y es que este plato tan de moda se está convirtiendo en todo un acierto si se quiere seguir una dieta sana y equilibrada. Nosotros os mostramos cómo hacer zoodles en su sentido más amplio.

    Es decir, cómo cortar los vegetales para que el resultado sea en forma de fideos, y cómo prepararlos para que queden perfectos.

    Qué son los zoodles

    Por si alguien todavía no sabe de qué hablamos, lo explicamos en un momento. Los zoodles son fideos de vegetales. Viene a ser más bien un trampantojo, porque en apariencia muchas veces los podríamos confundir con pasta real, pero no. Se trata de vegetales cortados en forma de espaguetis, lo que resulta mucho más saludable y, además, sin gluten.

    La palabra zoodles viene de la fusión entre zuchinni (de calabacín en italiano) ynoodles (de fideos en inglés). Pero también escucharéis hablar de este plato como fideos o espaguetis de vegetales. El calabacín es la verdura estrella con la que se elaboran los zoodles, aunque la zanahoria o la remolacha son opciones también muy acertadas.

    Cómo hacer zoodles, técnicas para cortar vegetales en forma de fideos

    1: Pelador normal

    Tallarines de calabacín, cómo hacer zoodles

     

    Con un pelador normal lo que conseguimos es cortar el calabacín u otras verdurasen forma de tallarines, más que en forma de fideos. El método es muy sencillo. Igual que lo utilizamos para pelar un vegetal, una vez que ya le hemos quitado la piel, seguimos ‘pelando’ la verdura, aunque en este caso no estamos pelando sino laminando, cortando el calabacín u otro vegetal en forma de tallarines.

    2: Pelador de verduras en juliana

    El pelador en juliana se diferencia del pelador normal en que no tiene dos láminas de cuchillas lisas, sino que una de sus cuchillas es dentada. Es un método muy apropiado porque los propios dientes de la cuchilla, además de laminar la verdura, lo van separando en finísimas tiras, formando así fideos muy delgados que parecen espaguetis.

    Twinzee PRO - Pelador dual de verduras en juliana con mango antideslizante, color negro y plateado width=

    3: Mandolina

    Si alguien quiere aprender cómo hacer zoodles, la mandolina es uno de los métodos más sencillos y efectivos. Solo tienes que poner la verdura, sobre la mandolina, habiendo colocado previamente la cuchilla adecuada para este tipo de corte. Después, pasas el vegetal tantas veces como sea necesario hasta acabar cortando el calabacín entero en finos espaguetis.

     

    4: Espiralizador de verduras

    espaguetis de calabacín con pesto, cómo hacer zoodles

    Existe un aparato estupendo, y bastante barato (los hay desde 10-12 euros) que te facilita mucho la tarea a la hora de elaborar los zoodles. Simplemente tienes que cortar la verdura en cuestión de forma que uno de los extremos quede plano, y fijar esta parte en el mecanismo. (Podéis mirar la foto para haceros mejor a la idea).

    Una vez que la verdura esté colocada, con una mano tienes que girar la manivela de forma manual, de manera que la verdura da vueltas, y con la otra mano vas empujando suavemente hacia delante, con lo que van saliendo los fideos perfectos. Para mí, es la forma más sencilla, rápida y eficaz si me preguntan cómo hacer zoodles.

    Aunque en realidad, como podréis comprobar, aparatos hay muchos. Más grandes, más pequeños, más compactos o más completos, todos los que os mostramos cumplen perfectamente la función de cortar vegetales en forma de espiral. 

    Cómo cocinar los zoodles

    Una vez que sabemos cómo hacer zoodles y que ya los tenemos hechos, procedemos a preparar un plato o receta con ellos. Puedes cocinarlos, o no, sirviéndolos en crudo. Vemos qué opciones tenemos.

    Salteados en la sartén

    Tallarines de calabacín, cómo hacer zoodles

    Una opción es saltear las verduras en forma de fideos un par de minutos en la sartén. Eso sí, no les eches sal o soltarán muchos agua, especialmente el calabacín, y la textura no quedará perfecta para consumirlos como si fueran espaguetis. Si quieres echarles sal, que sea después de saltearlos.

    Al vapor

    Si quieres reblandecerlos un poco, la mejor opción es cocinarlos al vapor durante un minuto, máximo dos. En este caso quizás la remolacha o las zanahoria lo requieran, y no tanto los calabacines, que tienen ya una textura bastante blandita de por sí.

    Crudos

    espaguetis de calabacín con pesto, cómo hacer zoodles

    Sin embargo, a mí me encantan los zoodles crudos. Sin saltear ni hacer al vapor, simplemente en crudo, con una buena salsa, son perfectos y sanísimos para consumir.

    ¿Has probado ya alguno de estos métodos? ¿Cuál es tu preferido? ¡Estamos deseando leer vuestras experiencias!

  • ¿Conoces todas las posibilidades que tiene el apio?

    Seguro que si has ido a un restaurante vegetariano en los últimos meses te habrán ofrecido una tempuracon apio o, si has pedido una ración de humus, estos tallos verdes estarían también entre la variedad de crudités con los que dippear en esta salsa que nos encanta. Y es que, ¿quién dijo que el apio debía limitarse a los caldos y purés? Sus posibilidades y beneficios son muchos así que, ¿por qué no comenzar a incluirlo como un habitual de tu dieta?

    ¿Sabes cómo limpiarlo? Se recomienda pelar cada una de las ramas para retirar las partes demasiado fibrosas y evitar hilos desagradables en la boca. Se cortan dependiendo de la receta que se vaya a elaborar.

    Modos de cocinarlo. El tallo y el pie se comen crudos en ensaladas de apio rallado con salsa de mayonesa con ajo y mostaza. Asimismo, se puede añadir en otras ensaladas pero con cuidado, ya que su sabor picante y ligeramente amargo y puede destacar en exceso sobre el resto de los ingredientes.

    888323 w660

    Si te decides por consumirlo en crudo, también puedes incorporarlo, como hemos dicho, a una tabla de crudités vegetales con los que dippear en hummus, salsa de yogur o guacamole.

    888327 w660

    Lo puedes incorporar como acompañamiento cortado en juliana sobre algunos de tus purés favoritos. Encaja a la perfección con la crema de zanahorias y la de calabacín. Nosotras también lo hemos probado como acompañante de la boloñesa que preparamos para nuestros zoodles (espaguetis vegetales) ¡Es una delicia!

    Su olor es penetrante, amargo y ácido a la vez, con una sensación de frescura anisada y, por ello, resulta ideal para sopas, potajes, fondos de carne, cocidos, etc. Se trata, en definitiva, de un sabor intenso que no convence a todo el mundo. Por eso, te proponemos que lo cocines, ya que conseguirás un sabor mucho más suave. También puedes utilizar las hojas como hierba aromática para acompañar algún plato.

    ¡Ah! Y que no se te olvide incorporarlo a alguno de tus zumos o smoothies detox, ya que tiene muchos beneficios y combina a la perfección con las espinacas o la manzana, entre otros frutos

     

    Nuestras apuestas seguras son:

    Como guarnición de carnes, aves, caza, pato, pescado
    Como puré mezclado con patatas con una pizca de nuez moscada
    Como crema con cáscara de naranja
    ​Asado en el horno y aliñado con salsa de soja
    En ensalada con una vinagreta de naranja
    Confitado con un poco de miel
    En caldo de carnes cocidas
    Salteado en un wok con tallarines

    ¿Te convence a ti también este vegetal?

  • Verduras sobre cremoso de calabaza

     

    La Verdad

    Crujiente de verano

    Verduras sobre cremoso de calabaza

    Verduras sobre cremoso de calabaza

     

     

    PACHI LARROSA

    Viernes, 3 agosto 2018, 23:06

      

    La calabaza es una hortaliza originaria de Asia Meridional, que al principio, se cultivaba para el aprovechamiento de sus semillas más que para ser consumida como hortaliza, entre otras razones porque aquellas calabazas no tenían el sabor dulce de las variedades actuales. Pero no fue hasta el siglo XV cuando los españoles la introdujeron en Europa, donde se propagó en mayor medida por los países de clima más cálido. Y así, rodando rodando, acabó en Totana. Más o menos. Bueno, vamos al lío.

     

    Ingredientes

    250 gr de judías verdes.
    1 calabacín.
    zanahorias.
    pencas (de acelga morada).
    1 manojo de trigueros.
    Aceite de oliva.
    Sal.
    Pimienta negra.
    Nuez moscada.
     
    Para la crema de calabaza
    :
    200 gr de calabaza.
    puerro.
    zanahorias.
    dientes de ajo.
    guindilla roja o un chile.
    Caldo de ave o de verduras.

    Empecemos por la crema. Pelamos la calabaza y las zanahorias y las cortamos en trozos, picamos el puerro entero, una vez bien limpio, así como la guindilla y los ajos. Lo ponemos todo a pochar a fuego fuerte en una cazuela con un chorro de aceite. Cuando empiecen a dorarse las verduras y a pegarse el fondo, cubrimos del caldo, salpimentamos, añadimos un poco de nuez moscada rallada y dejamos cocer 25 minutos.

    Quitamos las hebras a las judías y a las pencas y pelamos las zanahorias. Las cortamos en bastoncitos y las cocemos cada una en su agua, con un poco de sal y dejándolas al dente. Colamos y reservamos. Salteamos las judías en una sartén con unos taquitos de jamón.

    Aparte, pasamos también por la sartén los trigueros y el calabacín cortado en bastoncitos. Todo a fuego medio-fuerte. Trituramos bien para hacer la crema de calabaza algo espesa y la emulsionamos con un poco de aceite. Ponemos un poco de crema en la base de los platos y encima ponemos las verduras. Un hilito de aceite y listo.

  • Salmorejo de remolacha y pistachos.

    Salmorejo de remolacha

    El “Salmorejo de remolacha y pistachos” es una versión más de las tantas que circulan, a mí personalmente me gusta mucho y del color no os voy a decir nada porque ya véis lo precioso que queda.

    Las sopas frías son ideales en primavera y verano, tanto nos sirven para un entrante como para una cena ligera. Resultan además muy rápidas de hacer y permiten hacer bastante cantidad para tener un primer plato hecho durante 2 o 3 días.

    Casi no tiene ni receta de lo fácil que es, pero os voy a contar como la hago yo.

    4 personas

    Frabisa: Frabisa

    Cocina: Mediterránea

    Ingredientes

    • 400 g de remolacha cocida
    • 1 cucharadita de ajo asado (receta aquí) o un diente de ajo
    • 60 g de miga de pan remojada en agua
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Vinagre de Jerez
    • Sal
    • Pimienta negra de molinillo
    • Para decorar
    • 100 g de queso fresco, queso feta, queso de cabra o requesón
    • 40 g de pistachos picaditos
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Albahaca.

    Instrucciones

    1. Pon todos los ingredientes de esta sopa fría en el vaso de tu batidora y tritura.
    2. Guarda en el frigorífico hasta el momento de servir y asegúrate que está bien fresca.
    3. Decora con los ingredientes detallados "para decorar" según ves o a tu gusto.

  • Limonada de pepino

    Esta limonada de pepino es la forma más original de refrescarte este verano

    Ya sabéis que soy un fanático del pepino y que me encanta utilizarlo en mil y un recetas, pero hoy he descubierto una forma ideal para incorporarlo a la lista de bebidas refrescantes. Esta limonada de pepino es la forma más original de refrescarte este verano y además es riquísima.

    Si ayer os enseñaba la receta de limonada turca con un ligero toque amargo al incorporar la cáscara del limón en su elaboración, hoy he recuperado esta receta de limonada con pepino que además me trae el recuerdo de mi abuela, que en los días de calor, cortaba los extremos del pepino y me los apoyaba en la frente, donde quedaban pegados refrescando un montón.

    Ingredientes

    Para 4 personas

    • Limón: 6
    • Pepino: 1
    • Azúcar: 200 gr
    • Agua: 1 L

    Cómo hacer limonada de pepino

    Dificultad: Fácil

    • Tiempo total: 15 m
    • Elaboración: 10 m
    • Cocción: 5 m
    • Reposo: 20 m

    Para hacer esta limonada de pepino, comenzamos exprimiendo los limones y reservando el jugo. Por otro lado, con la mandolina, cortamos unas rodajas de pepino muy finas que usaremos para decorar los vasos cuando sirvamos nuestra bebida.

    Para endulzar nuestro brebaje, preparamos un almíbar disolviendo el azúcar en un vaso de agua y llevándolo a ebullición, mientras removemos bien, durante cinco minutos. Así obtenemos un producto azucarado en el que los granos de azúcar no se precipitarán en el fondo de la jarra. Dejamos enfriar el almíbar.

    Con un rallador, rallamos el resto del pepino, colocándolos después en un colador fino donde los apretamos para obtener su zumo. Si tenéis una licuadora, también podéis exprimir así el pepino y después colarlo bien, sobre todo si vais a hacer más cantidad.

    En una jarra, mezclamos el zumo de los limones, el del pepino y el almíbar, completando con agua hasta llegar a un litro y medio aproximadamente. Añadimos hielo y servimos en jarras individuales decoradas con dos o tres rodajitas de pepino.

    Con qué acompañar la limonada de pepino

    Esta bebida refrescante, la limonada de pepino resulta perfecta para acompañar un aperitivo al que le vayan bien los toques cítricos. Puedes ofrecerla como bebida con unos gambones en salsa de ostras o sacarla en reuniones en torno a las brasas o barbacoas antes de que salgan los primeros platos. Por otra parte, no os imagináis lo rico que queda un Gin-Lemon usando esta limonada con toque de pepino. ¡¡Ahí lo dejo!!

  • La ensaladilla rusa

    Ensaladilla rusa: seis errores que te la pueden arruinar. 

    Toma nota si quieres una ensaladilla perfecta. La mayonesa es una de las claves

    AMP

    Es una tapa de las más clásicas, pero también un plato o acompañamiento muy recurrente en verano: una buenaensaladilla rusa, un plato frío cuyos ingredientes principales son tan sencillos como la patata, el huevo y la mayonesa.

    Pero no siempre nos queda bien. Unaensaladilla aguada o con poco sabor puede estropear una comida de verano. Hemos consultado los secretos de algunos establecimientos míticos que sirven ensaladilla para saber qué errores debes evitar.

     

    1. Usar una mala patata

    Patatas
    Patatas (ROGER LLEIXA / Roger Lleixà)
     

    La calidad de la patata es primordial para que la ensaladilla rusa quede buena, es su ingrediente base. Pero como en tantos temas, para gustos, colores. “La mejor es la monalisa. Con ella no te equivocas y seguro que la puedes encontrar en todas partes”, dice Carles Abellán, alma, entre otros, del Tapas 24 barcelonés.

    “Nosotros siempre usamos la patata lo más nueva posible y que no esté tocada”, apunta Juanjo López, cocinero y propietario de La Tasquita de Enfrente, un clásico madrileño. En el Uvedoble de Málaga, ganador del Campeonato de Málaga de ensaladilla rusa, el propietario y jefe de cocina Willie Orellana asegura que la mejor es “la ágata, una patata que cremosa y dulzona que da una textura agradable al conjunto y que no absorbe demasiada mayonesa”.

    2. Que quede aguada

    Para evitar que la ensaladilla quede aguada hay algunos trucos. El primero de ellos es cocer la patata (y zanahoria, si se le pone) con piel, pelarla cuando está todavía tibia, y a continuación cortarla en trocitos pequeños. De esta manera, la hortaliza no coge agua. Así lo hacen en muchos establecimientos.

    En otros, como La Tasquita madrileña, prefieren cocer las patatas una vez cortadas, pero apuntan que es muy importante el escurrido. “Lo cocemos cortado porque así el tiempo de cocción de los ingredientes (patata y zanahoria), es similar. Luego hay que escurrirlo todo bien, antes de añadir el resto de elementos”.

    3. Una mayonesa mala o aburrida. 

    Para conseguir una buena ensaladilla, debes hacer la mayonesa en casa. Es tan sencillo como poner un huevo (si es ecológico o del número 1, mejor) en el vaso de la minipimer, añadir aceite de oliva virgen, sal y vinagre o limón, poner la batidora en el fondo de todo, y batir a la máxima potencia, en un inicio sin mover el brazo batidor, luego levantándolo poco a poco. Pero si le das un toque de sabor, mejor que mejor.

    En el Uvedoble malagueño hacen un fondo concentrado con cabezas de gambas que incorporan a la salsa, dándole potencia. En el Tapas 24, en cambio, consiguen ese añadido de fuerza añadiendo a la mayonesa una pequeñísima parte de ajo, el aceite del atún y un par de cucharadas de agua de las aceitunas. Son trucos que pueden mejorar mucho tu ensaladilla.

    3. Añadir la mayonesa en frío

    A menudo añadimos la mayonesa en frío, pero es un error: la salsa queda poco integrada en el plato. Para evitarlo hay un truco que usan muchos cocineros, que es agregar la mayonesa a las hortalizas cuando todavía están templadas. “Es muy importante porque así se introduce de forma más amorosa en la patata y en el plato, la mezcla no queda tan bien si se hace en frío”, dice Abellán. Lo mismo apunta Juanjo López desde Madrid.

    4. Hacerla de un día para otro..

    En esto coinciden todos los expertos: hay que hacer la ensaladilla el mismo día que se va a consumir. Además de no jugárnosla con la salsa mayonesa –que en verano puede causar alguna que otra intoxicación por el huevo crudo que lleva-, los sabores serán mejores. Hay que descartar cualquier ensaladilla expuesta desde el día anterior en un bar, o en las que veamos partes verdosas u oscuras en la yema de huevo.

    5. ... o comerla demasiado fría

    Además, desde La Tasquita de enfrenten recomiendan comerla sin enfriar, pero preparada al momento: “Cuando la patata ya ha bajado de temperatura después de la cocción, se aliña, se mezclan los ingredientes y ya está”. ¿Por qué sin frío? “El frío camufla sabores y genera toques metálicos”, dicen.

    Aquí podemos apuntar que hay que ser cautelosos con la temperatura, para no exponernos a una intoxicación. Podemos añadir la mayonesa con los ingredientes tibios, pero si no la vamos a comer de inmediato, la refrigeraremos y la sacaremos de la nevera con tiempo para que pierda un poco de frío.

    6. Hacerla siempre igual

    No explorar sus miles de versiones es un error. ¿Patata, huevo, atún y mayonesa? Pues esa sería la base, pero le puedes dar muchos matices a tu ensaladilla, poniendo un poco de imaginación. Desde los clásicospepinillos, aceitunas o anchoas hasta los más arriesgados langostinos, salpicón de carabinero, mojama o huevas de trucha, opciones que figuran entre la treintena de propuestas de La Tasquita de Enfrente. Una buena lasca de ventresca coronando una ración de ensaladilla siempre se agradecerá.

  • Sopa de pepino

    Sopa de pepino

    Se puede tomar como aperitivo, primer plato o durante el día

    AMP
    Receta de Sopa de pepino

    Ahora que es temporada de pepinos os proponemos esta receta de absoluto verano. Una sopa refrescante para sobrellevar el calor, gracias a la gran cantidad de agua que su ingrediente principal nos aporta. Una receta versátil que se puede tomar como aperitivo, primer plato o incluso para hidratarnos durante el día.

    Ingredientes

    >2 pepinos.

    >1 zanahoria.

    >2 ramilletes de canónigos.

    >1 vaso de agua.

    >Vinagre de manzana.

    >Sal.

    >Aceite.

    >Pimienta.

    Paso a paso

    1.Cortar pepinos por la mitad, salar un poco y dejar reposar 20 minutos para que pierdan el amargor. Lavarlos.

    2.Colocarlos en un vaso batidor con un chorro de aceite de oliva, un vaso de agua, un poco de vinagre, sal y pimienta.

    3.Triturarlo todo hasta que quede una sopa fina. Pasar la sopa por un colador.

    4.Servir la sopa con un poco de zanahoria rallada, unas hojas de canónigo y un chorrito de aceite de oliva.

  • Cómo congelar verduras correctamente

    Verduras congeladas

    Has de tener mucho cuidado porque la mayoría de ellas NO pueden congelarse directamente, y tendremos que escaldarlas, hervirlas o guisarlas antes de ser congeladas.

    VERDURAS APTAS PARA SU CONGELACIÓN

     

    • Acelgas y espinacas: Tienes dos opciones, coge las verduras crudas, escáldalas durante dos minutos o cuécelas. En ambos casos después congélalas. (max. 1 año).
    • Berenjenas: Las cortamos por la mitad, posteriormente las escaldamos dos minutos, secamos y guardamos. También puedes congelarlas una vez cocidas. (max. 1 año).
    • Brócoli: Puedes congelarlo crudo, deberás escaldarlo durante 3 minutos. Si lo congelas cocido podrás guardarlo sólo o incluso con salsas (max. 1 año).
    • Coliflor: Se puede guardar en crudo, directamente en cogollos (max .6 meses).
    • Perejil: Lávalo, quita los tronquitos y mételos en bolsas. (max. 6 meses).
    • Cebolla: Pícala y embólsala. También podrás guardarla rehogada o en salsa. (max. 6 meses).
    • Para el resto de verduras, tendrás que cocerlas entre dos y cinco minutos, a continuación mételas en agua helada y escúrrelas muy bien.
    • Sí quieres hacer un rico puré, que lleve por ejemplo zanahoriasjudías, patatas, apio, calabacín, etc, tendrás que cocinarlo previamente y una vez frío, guárdalo en un tupper y ya podrás congelarlo.

    RECOMENDACIONES

    • Guárdarlas en un recipiente apto o simplemente mételas en una bolsa de congelar.
    • Te sugiero que pongas en el envasado la fecha de la congelación.
    • NUNCA debes congelar verduras con un alto contenido en agua como el apiopepinopatatas y lechuga porque al someterlas a muy bajas temperaturas hace que se agrieten y pierdan su textura, convirtiéndose en hielo en tu congelador.
    • Tu congelador se convertirá en un gran aliado en tu vida diaria. Te permitirá organizar las comidas semanalmente y tendrás siempre algo listo para ser descongelado y servido en minutos.

    Ya has aprendido a congelar verduras en casa sin perder sus propiedades, ahora sólo te queda disfrutar de tu tiempo.

  • Crema de Calendula (remedio natural para la piel)

    Dscn4462 768x657

     

    La caléndula es una planta que cultivamos en nuestro huerto, también los petalos de sus flores son comestibles, y también tiene propiedades terapéuticas para tratar trastornos digestivos, gastritis y malas digestiones.

    Pero la caléndula sobre todo es conocida y empleada por sus cualidades protectoras cutáneas, antiinflamatorias, antisépticas y cicatrizantes, lo que la hace muy apropiada para tratar trastornos de la piel.

    Para hacer crema de caléndula en casa el procedimiento es bastante sencillo.Esta es la receta.

    CREMA DE CALENDULA

    Ingredientes:

    Aceite de oliva ó de almendras

    Caléndula  seca  

    Cera virgen de abeja

    crema de calendula

    Cantidades: 

    Respecto a las cantidades, una cosa importante, para una cantidad de 750 gr. de aceite hay que utilizar 50 gr. de cera.    En función de esta proporción podeis adaptarla a la cantidad que vosotros hagais.

    Respecto a la cantidad de caléndula, la proporción habitual es de : 1/3 del volumen de plantas y 2/3 de aceite.

    Con estas cantidades la receta sale perfecta de textura.

    Procedimiento:

    Paso 1:   Poner a macerar en aceite las flores de caléndula, pueden ser secas ó frescas.   Dejarlas macerar al sol durante 40 días y 40 noches.

    ¿Como lo podeis hacer?   Llenando un bote hasta un tercio con flores secas, y luego rellenando con aceite de oliva.

    crema de calendula

    Paso 2:   A los 40 días hay que colar el aceite.   Se puede utilizar un colador ó también utilizar una gasa que colocamos en la boca del recipiente.

    ¿Como lo podéis hacer? :  Lo colais en un recipiente sobre una balanza, porque tenemos que saber la cantidad de aceite que tenemos, para poder calcular la cantidad de cera de abeja que necesitaremos para hacer la mezcla.  

    DSCN3598

     

    Y escurrimos bien el aceite que queda entre las flores de la caléndula.   No hay que desperdiciar nada.

    Paso 3:   Poner el aceite en un recipiente para calentarlo al baño maria.   Es muy importante que el aceite no se caliente en exceso.

    crema de calendula

    Paso 4:   Una vez que el aceite está caliente, le añadimos la cera virgen de abeja, y removemos.

    Paso 5:    Cuando la cera está disuelta volcamos rápidamente sobre los tarros que vayamos a utilizar.   Este paso hay que hacerlo rápido porque la crema se empieza a endurecer enseguida.

    crema de calendula
     

    Paso 6:   Dejar enfriar.  Y al cabo de un rato ya teneis vuestra crema lista para utilizar.

    crema de calendula

    Rápido y sencillo, ¿ a que si?

    Una última recomendación, todos los botes que vayais a utilizar tanto para hacer el oleomacerado como para poner la crema, acordaros de esterilizarlos antes de utilizarlos.  Es importante para evitar el desarrollo de bacterias.

  • Pote de Nabos

    Receta del auténtico pote de nabos de la Cofradía de Amigos de los Nabos

     

    pote de nabos

    El auténtico pote de nabos preparado al estilo tradicional de Morcín.

     

    • Tiempo estimado: 45 minutos

    Ingredientes:

    • 4 kilos de nabos
    • 1 morro de cerdo
    • 2 orejas de cerdo
    • 1 rabo de cerdo
    • 1 trozo de cabeza de cerdo
    • 4 morcillas
    • 4 chorizos

    Normalmente la carne del cerdo suele estar salada (ya que la época de los nabos coincide con la matanza del cerdo) y por tanto para cocinarlos se pone a remojo 24 horas antes de cocinarlo, cambiándose el agua 2 o 3 o en su defecto darles antes un escaldado de media hora o algo más y tirarle el agua del escaldado. Se pelan los nabos bastante gordos para que queden correosos o con estilla y se cortan en gajos gordos (ya que al cocerlos sueltan mucha agua y menguan mucho). Se pone en una tartera, en el fondo de ella una capa buena de nabos, encima se pone otra capa de compango o carne de cerdo, luego otra capa de nabos y encima otra capa del compango restante, se le añade agua (no mucha pues los nabos ya sueltan bastante agua al cocerlos) y se dejan cocer a fuego medio durante 2 horas aproximandamente, y se dejan reposar para que cuajen y se empapen del caldo del compango (La cocción se suele hacer el día antes de comerlo). El día después se separan el compango de los nabos y se trocea para servirlo teniendo mucho cuidado no deshacer los nabos al hacer esta operación. Los nabos se sirven en una sopera o bol y el compango en en larguero todo ello bien caliente.

  • Fresas bañadas de chocolate

    Sencilla, deliciosa y muy muy dulce. Lava las fresas y rebózalas en chocolate fundido. Un postre muy chocolateado

  • Copa de yogur con fresas

    Hará la delicia de los peques y es un postre de lo más fresco. Solamente necesitarás: un yogur natural, un poco de mermelada de fresa, y unas fresas para decorar.
    Prepara una copa y pon en la base el yogur natural, encima de éste, una pequeña capa de mermelada de fresas y sobre ella, decora con unas fresas. ¡Fácil y riquísimo!

  • Milhojas de fresas

    Ingredientes

    • 1 masa de hojaldre
    • 250 ml de nata líquida para montar
    • 100 gr de queso crema
    • Fresas
    • Azúcar glass

    Si estás pensando en un postre sencillo y que puedes preparar facilmente en menos de 40 minutos, sin duda te recomendamos las milhojas. Para que nos sea más fácil prepararlo, compraremos cualquier masa de hojaldre para hacerla. Seguro que encanta a vuestros invitados.

    Preparación

    Estira la lámina de hojaldre hasta que quede bien fina, y córtala en tres partes de igual tamaño. Pincha con un tenedor la superficie de las tres láminas de hojaldre, y ponlas en el horno a 200 grados hasta que se doren bien por ambos lados. Déjalas enfriar y reserva.

    En un bol prepararemos nuestra nata montada. Esta nata tendrá un toque especial, será más espesa gracias a la crema de queso. Para ello pondremos en un recipiente los 250 ml de nata líquida y los 100 gr de queso crema. Batimos todo hasta que se vaya montando la nata a punto de nieve, y vamos añadiendo azúcar hasta que nos quede dulce.

    Una vez tenemos la nata montada, la dejamos reservada. Partimos nuestros trozos de milhojas en cuadrados iguales, y sobre cada uno de los cuadrados, con la ayuda de una manga pastelera, (si no tenemos no pasa nada, podemos hacerlo con una cuchara), iremos poniendo un montoncito de nata, y sobre él, trozos de fresas cortados en láminas. Una vez hecha la composición, le ponemos la otra tapa de hojaldre.

    Para decorar, utilizamos azúcar glass, que le dará ese toque dulce al hojaldre y decoramos por encima unas láminas de fresas.

    ¡Listas para disfrutarlas!