error

  • Errores comunes a la hora de empezar un huerto

    errores habituales al empezar un huerto

    Escrito por Marta Rosique el 

    Empezar un huerto es toda una aventura, empezar a ver cómo crecen tus cultivos e imaginarte cogiendo tus propias cosechas hace mucha ilusión, tanto que a veces (y yo la primera) pasamos por alto cosas importantes. Son errores muy comunes al principio y que después de yo cometer y aprender de la peor forma (viendo como la ilusión de llenarme la ensalada de tomates de los buenos se iba al garete) he visto como muchos nuevos hortelanos los volvían a cometer. Así que hoy, quiero evitarte a ti que caigas en esos mismos errores que parece todo novato está condenado a cometer.

    Error número 1- Empezar a lo grande

    Pinterest hace mucho daño, ver imágenes de balcones llenos de vegetación hasta el último milímetro da mucha envidia, y querer conseguir eso desde el minuto uno está el 90% de las veces condenado al fracaso. Hace que no podamos abarcar ni acostumbrarnos a los diferentes ritmos y necesidades de cada planta. Cuando ya le has cogido el ritmo empieza a ser más fácil ir añadiendo cultivos y variedades nuevas, de hecho, te lo va a pedir el cuerpo. Es más fácil conseguir ese balcón soñado poco a poco, creeme.

    Error número 2- Empezar con muchas plantas de un sólo cultivo

    Si sólo te caben 10 plantas en tu balcón, que no todas sean el mismo cultivo, aunque es cierto que te resultará más fácil (ya que cada planta tiene su ritmo y sus necesidades) te verás en las siguientes situaciones:

    • Tendrás toda la cosecha de golpe y de un mismo producto. Las cosechas también deben gestionarse, para poder tenerlas variadas en cultivos y en el tiempo, si no, te puedes encontrar con meses en los que el huerto no te da nada y encontrarte de pronto con una cantidad de tomates, o berenjenas, o coles, que no podrás consumir. Además, resulta más gratificante tener las cosechas repartidas en el tiempo.
    • No aprenderás a gestionar los tiempos: Puedes estar cosechando cilantro en un mes, mientras que desde la siembra un tomate puede tardar 3-4 meses en darte fruto, cada uno tiene sus necesidades de riego y fertilizante, y es importante que aprendas a coger práctica para que te acabes convirtiendo en un máster de la logística huertana.
    • Puedes acabar aborreciendo el cultivo: ¿cuántos rábanos comes a diario? Es cierto que tener un huerto incrementa la cantidad de vegetales en la dieta, pero no te engañes, si no eres gran fan de algo y tienes demasiado (por ejemplo, siembras 20 rabanitos y los cosechas todos el mismo día al cabo de un mes) tendrás una buena sobredosis, al final no sabrás que hacer con tanto rábano.

    Error número 3- No preparar el suelo o empezar con cualquier sustrato

    Da igual si empiezas en un trocito del jardín o en macetas, el suelo es la base de la salud de las plantas, y tiene que ser el mejor para que el huerto no te falle a medio camino. Escoger el mejor sustrato para cada situación y preparar el suelo antes de plantar te va a quitar muchos dolores de cabeza después.

    Error número 4- Plantar muy junto

    Al ver las plantas tan peques cuando las trasplantamos (ya no hablemos si empezamos desde semillas) cuesta imaginar el tamaño de su estado adulto. Las tomateras pueden medir más de un metro, y las matas de  berenjena se pueden convertir en verdaderos arbustos. Es importante investigar un poco y plantar con la separación necesaria cada cultivo. Plantar demasiado junto hará que las plantas compitan por los nutrientes, el espacio y el agua, y que no lleguen a buen término.

    Error número 5- Fertilizar de más (o de menos)

    Demasiado, demasiado poco, o incluso no utilizar el fertilizante adecuado puede ser fatal, incluso puede llevarnos a conseguir el efecto contrario que buscamos (que las lechugas echen flor en lugar de más hojas, por ejemplo, entonces adquieren un sabor muy amargo, o que los tomates en lugar de madurar se caigan). Y es que aprender a fertilizar bien es toda una ciencia, que tiene un principio básico y universal: tienes que conocer a tu planta!

    Error número 6- No escoger un buen lugar

    No tener en cuenta la luz, el viento o la temperatura del lugar donde vas a poner el huerto es un error muy habitual. Algunas plantas requieren más luz que otras para prosperar, y es importante tenerlo en cuenta.

    En definitiva, empieza con poco y de forma consciente, investiga sobre las necesidades y los ritmos de tus cultivos, aprende a conocerlos un poco. Si quieres aprender más sobre cómo evitar estos errores (y muchísimos más), tienes todas las claves para empezar en nuestro curso online gratuito “Móntate un huerto”. En él, Raúl y yo te cogemos de la mano para guiarte en tus primeros pasos en la agricultura urbana.