cultivar

  • ¿Qué necesitas para poner en marcha tu huerto urbano?

    La primavera es el momento más propicio para montar y sembrar tu propio huerto, para ello necesitaras cuatro artículos imprescindibles


    ¿Qué necesitas para poner en marcha tu huerto urbano?
    Plantel de lechuga en un huerto urbano (AlexRaths / Getty)

    No hay nada más natural que lo que puedas cultivarte tu mismo. Las verduras y frutas que saques de tu huerto no llevaran productos químicos y además te las comerás recién recolectadas, con lo cual ingerirás todas sus propiedades intactas.

    Muchos pueden pensar que es imposible tener un huerto porqué viven en un piso, pero no hace falta disponer de una parcela de terreno o un jardín para montar un huerto. Con una pequeña terraza, incluso con un balcón, podemos cultivar lechugas, tomates o rábanos.

    Si quieres ahorrar y además saber lo que comes te contamos todo lo que necesitas para poner en marcha tu huerto urbano.

    Mesa de cultivo

    La maceta necesaria para la creación de un huerto urbano dependerá del espacio del que dispongas. Puedes hacerlo en macetas, jardineras o ,¡mesas de cultivo.
    Además, cada especie de cultivo necesita una profundidad diferente: las lechugas, espinacas y rábanos tienen pocas raíces, por lo que requieren poca profundidad. Para ello podemos elegir las macetas textiles, que son muy ligeras y se adaptan muy bien a los espacios.
    Otros cultivos te requerirán un recipiente más hondo. Por ejemplo, si queremos cultivar ajos, cebollas, tomates y pimientos deberemos disponer de 24cm como mínimo. La mejor opción en este caso, si el espacio os lo permite, son las mesas de cultivo porqué resultan muy prácticas y cómodas y permiten mucha variedad de cultivos. Para aprovecharlas al máximo debéis pensar en alternar las plantas en función de los ciclos de crecimiento de cada una. Y, además, habrá que tener en cuenta el espacio mínimo que necesita cada especie.

    Sustrato

    De entre los sustratos existentes, lo más importante es que el suelo tenga una proporción adecuada: 60% de sustrato que le aporte estructura y un 40% de sustrato que funcione como abono. En el mercado puedes encontrar sustratos preparados especialmente para huertos urbanos.
    Otros sustratos muy útiles por sus buenas propiedades son el vermicompost (humus de lombriz) y la fibra de coco. Ambos son sustratos orgánicos ligeros, por los que circula bien el aire y retienen bien el agua y los nutrientes. Si usas estos dos sustratos, la fibra de coco aportaría la estructura y el vermicompost los nutrientes y las propiedades de la materia orgánica.
    Antes de realizar la siembra es necesario preparar la tierra para oxigenarla y dejarla suelta y mullida.

    Riego

    Es necesario estar pendiente de la humedad constante requerida en el sustrato, pero sin provocar excesos que puedan repercutir en un lavado de los nutrientes.
    Para ello es posible hacer un riego manual por regadera o se puede optar por un riego por goteo automático, que aportará una frecuencia y caudal de agua adecuado para la planta y ahorrarte así también bastante agua.
    Para ello debemos hacernos con un kit de riego gota a gota para instalar en nuestro huerto pero si queremos tenerlo todo controlado podemos adquirir un programador de riego. Con estos dos productos tendremos controlado que cada día nuestro huerto recibe el agua justa que necesita sin ningún esfuerzo por nuestra parte.

    Plantel

    Lo más sencillo para comenzar a cultivar un huerto urbano es el plantel. Cuando ya tengas más experiencia podrás cultivar con semillas, incluso de tu propia producción.
    El tipo de cultivo que hagas dependerá de si tu espacio recibe mucha luz directa durante todo el año o solo una temporada. Si tienes muchas horas de luz podrás elegir especies como el tomate, el pepino o el calabacín y si dispones de menos horas de sol, tendrás que hacerte con especies que no demanden tanta luz o que prefieran la sombra como son: la lechuga, los rábanos, las cebollas o las acelgas.
    La mejor época de siembra es en primavera, pero es posible sembrar en cualquier época del año siempre que se eviten días muy fríos de invierno o muy cálidos de verano.

  • Errores de los nuevos hortelanos

    http://www.lahuertinadetoni.es/15-errores-que-cometen-los-nuevos-hortelanos/

    El mundo de la huerta es más complicado que el simple hecho de plantar una semilla, debemos tener en cuenta muchos factores que afectan a las plantas para que no se vean afectadas y mueran. Esto suele causar que la gente se desanime y deje de plantar, pero estamos para ayudarnos así que en este artículo les voy a comentar 15 errores que suelen tener al principio y así espero que los eviten.

    1. CULTIVAR COSAS QUE NO TE GUSTA COMER

    Suena un poco absurdo, ¿porque íbamos a plantar cosas que después no vamos a comer? Pues es un error bastante común en los principiantes. Lo mejor es pensar en las recetas que sueles hacer y plantar esas verduras que sabes que vas a consumir. Aunque lo mejor es empezar por cosas sencillas para acostumbrarse a cultivar.

    2. SEMBRAR SEMILLAS CUANDO NO SE DEBE

    Las plantas no se pueden sembrar cuando queramos sino que cada hortaliza tiene su tiempo de siembra, para ello podemos mirar en el paquete donde compramos las semillas, preguntando a quien nos la haya dado o mirando el calendario de siembra que te ofrecemos en la huertina para que aprendas cuando debes empezar  a hacer los los semilleros.

    3. SEMBRAR SEMILLAS A LA VEZ

    Es muy común sembrar todo a la vez, por ejemplo, 20 lechugas, el resultado es que al final tendremos 20 lechugas que tenemos que empezar a regalar porque no nos las podemos comer todas. Lo ideal sería plantar unas la primera semana, otras la segunda, otras la tercera, así nos irá creciendo poco a poco y las podremos ir cogiendo cuando nos haga falta.

    4. NO USAR MANTILLO

    Muchos principiantes no terminan de entender el mantillo y para que sirve, aparte de que ya lo hemos explicado, les haré un resumen y es cualquier material que utilizaremos para cubrir la superficie donde hemos plantado con el fin de evitar que salgan malas hierbas, mantener la humedad, aportar materia orgánica con forme se va descomponiendo. Así que ya saben que sea una huerta, jardín o maceta, deben añadir un mantillo o acolchado. El más usado es la paja, es fácil de conseguir pues se vende como forraje para animales.

    5. TRATAR DE ELIMINAR TODAS LAS MALAS HIERBAS A MANO

    A veces las malas hierbas cubren todo y es debido a que no hemos sabido gestionarlas desde un primer momento. Lo ideal es usar acolchado, aunque también podemos usar mallas o plásticos para cubrir el cultivo y así evitar que salgan malas hierbas. Si ya está la hierba crecida y no hay nada plantado, pues lo más fácil es hacer solarización.

    6. IGNORAR LA SITUACIÓN

    La luz es muy importante a la hora de tener una huerta, por eso debemos observar durante el día a ver cuantas horas de luz tenemos para saber que plantar, ya que cada planta tiene sus requisitos mínimos de luz y si no se cumplen pues no las podríamos cultivar. Hay plantas que toleran más luz o menos luz.

    7. NO APRENDER SOBRE PLAGAS O MALEZAS

    Deben informarse bien sobre las plagas o malezas que ven en la huerta y tratar de identificarlas para saber que tratamientos seguir o que remedios ecológicos aplicar. También podemos preguntar en grupos de facebook sobre la posible identificación.

    8. NO ENTENDER EL SUELO

    Hay muchos tipos de suelos y con diferentes niveles de acidez ( ácido, neutral o alcalino). Dependiendo del suelo que tengas las plantas te crecerán mejor o peor. Suelo con cierta cantidad de nutrientes y con cierto nivel de drenaje. De manera más sencilla, un suelo de color oscuro es que tiene una elevada cantidad de materia orgánica en cambio si es mas claro o rojo, quiere decir que no tiene casi materia orgánica o es arcilloso, con lo cual lo ideal es aportar materia orgánica para que las plantas se den bien. Hay ciertos aparatos para medir la acidez del suelo como puede ser el peachímetro.

    9. NO APROVECHAR LAS PLANTAS PERENNES

    Hay ciertas plantas que solo necesitas plantar una vez y recoger el fruto año tras año sin mucho cuidados, como los espárragos o las cebollas galesas.

    10. TRABAJAR DEMASIADO DURO

    Es algo que a todos nos ha pasado, vamos a la huerta y trabajamos 6 o 7 horas de sopetón y dejamos de ir durante 1 o 2 semanas puesto que no tenemos tiempo. Al volver estará todo como si no hubiéramos hecho nada, no crecieron las plantas, hay muchas malas hierbas… Lo mejor es dedicar al menos 30 minutos diarios o cada dos días para evitar que esto nos pase y que al deprimirnos dejemos la huerta.

    11. ACAPARAR DEMASIADO

    A veces en la huerta ocupamos más de lo que podríamos llevar, las malas hierbas crecen, las plagas afectan varios cultivos y frutales, surgen averías… no echamos las manos a la cabeza y  abandonamos. Lo mejor es intentar llevar pocos cultivos o turnarte con un amigo que te ayude a llevar la huerta.

    12. ALEJARSE DE LA EXPERIMENTACIÓN

    Debemos tener alma aventurera y experimentar con variedades nuevas del cultivo que nos gusta, probar que opciones vienen mejor para entutorar o para darles tratamientos, romper con lo cotidiano y descubrir.

    13. NADIE A QUIEN ACUDIR PARA PEDIR CONSEJO

    Si nadie de tu entorno le gusta cultivar, puedes acudir a grupos en facebook, crearte un blog para compartir tu experiencia y gente que lo vea te pueda comentar o simplemente pon comentarios en nuestra página de la huertina, siempre respondemos todas las dudas que nos dejan.

    14. GASTAR DEMASIADO DINERO

    Al principio siempre hay que hacer una pequeña inversión pero lo ideal es aprovechar cosas para así no gastar tanto. Las macetas podemos usar cubos con sus correspondientes agujeros si tienes un huerto urbano, en cuanto a herramientas puedes comprar algunas que tengan la función de varias o las mínimas posibles y poco  a poco ir perfeccionando, las semillas las puedes pedir a algún vecino y más adelante hacer un intercambio…

    15. RENUNCIAR

    En esta vida siempre van a haber desgracias tanto en la huerta como en lo personal, pero si miramos el lado positivo, estar distraído con las plantas nos da la opción de pensar, distraernos, hacer amigos… Renunciar a la huerta no es una buena opción, ya que nos da terapia aunque no lo veamos y tarde o temprano obtendremos buenos resultados, solo debemos tener paciencia.

  • Calendario del huerto urbano en febrero

     

    Plantel de colifor

     

    El mes de febrero en España es un mes inquietante y en lo que se refiere al calendario de trabajos del huerto urbano que tenemos que realizar durante el mes de febrero, es más o menos igual de inquieto. Por ello, establecer un calendario de actividades es un poco complicado ya que la climatología es muy variable en función de la zona en la que nos encontremos. Esta diferencias pueden ser muy marcadas entre zonas y además, muy cambiante de un año a otro.

    Por ejemplo, mientras que en la costa mediterránea e Islas Baleares comienzan normalmente las buenas temperaturas, en el interior peninsular siguen con los fríos intensos. En el norte español se alternan temporales y en el caso de las islas Canarias, gracias a su clima prácticamente tropical, gozan de temperaturas plenamente primaverales. Por estas circunstancias no debemos precipitarnos.

    Si la zona es todavía fría, podemos seguir con aquellas labores que deberíamos haber realizado durante los dos meses anteriores: terminar con las podas de frutales, remover los terrenos del huerto sin vegetación para su preparación, etc. y sólo si las condiciones son más favorables, podemos iniciar otras tareas más propias del inicio de la primavera, sabiendo que aunque los días sean cálidos… las noches suelen ser muy frías e incluso presentarse fuertes heladas.

    Acelgas amarillas

    Si no lo hemos hecho ya, es un momento límite para realizar en las plantas aromáticas y culinarias, como por ejemplo el tomillo, el romero, la salvia, la lavanda, etc. su poda, saneamiento y preparación para que broten con fuerza y bien formadas en cuanto suban un poco las temperaturas.

    Para especies como las Menthas y Stevia rebaudiana que pierden todas sus hojas, empezarán a brotar a lo largo de este mes. Si aun no lo han hecho, es un buen momento para echarles un poco de tierra por encima.

    Verduras y hortalizas en el huerto urbano en febrero

    Si disponemos de un pequeño invernadero con calefacción, podemos ir realizando las siembras para adelantar en lo posible su plantación en primavera.

    En el caso de cultivar en invernadero, deberemos ventilarlo diariamente de 1 a 3 horas durante el día como mínimo para evitar los excesos de humedad y favorecer la renovación del aire. También tendremos cuidado por si la lluvia ha limpiado excesivamente los cristales o plástico de cubierta, en volverlos a pintar de nuevo para tamizar la luz ya que el exceso, puede dañar las plántulas recién germinadas.

    Plantas de Alcachofa

    Si el tiempo lo permite, también podemos realizar los primeros semilleros al aire libre, aunque siempre protegiéndolos si llega el mal tiempo. Las especies indicadas para esta época del año son las acelgasachicoriaespinacaguisanteshabaslechugasrábanoszanahoriaremolachascanónigosrúcula

    También es un buen momento para plantar los ajosbulbos de cebollagarras de espárrago y la patata temprana.

    Durante este mes de febrero, si sembramos o plantamos a finales de otoño, estaremos recolectando espinacasacelgashabasapio, diferentes tipos de colesalcachofas, etc. propias de estas fechas.

    Aunque el clima invite a ello, es un buen consejo esperarse a plantar las primeras habastomatespimientosberenjenas… aunque los plantemos un poco más tarde, su crecimiento será más rápido y tendremos pronto las primeras producciones, sin necesidad de correr riesgos de heladas tardías.

    En cuanto a plagas, aparecen los primeros pulgones, sobre todo en las habas, en este caso el pulgón negro. Trataremos a ver los primeros insectos ya que obedecen a la primera generación y si no se controlan adecuadamente se multiplicarán rápidamente. Cuidado con los insecticidas utilizados, si son biológicos o ecológicos mucho mejor. Y siempre respetando los plazos de seguridad.

     

  • Rotación de cultivos

    Huerto urbano

    La rotación de cultivos consiste en alternar la zona de cultivo para cada tipo de planta. Una antigua técnica con muchas ventajas, evita agotar las reservas de la tierra,  su sobreexplotación. También ayuda a no tener ciertas plagas y enfermedades difíciles de eliminar una vez las tienes en tu huerto. Mantiene el frágil equilibrio del suelo.

    Esta guía del huerto va avanzando. Ya puedes leer sobre los métodos de riego en una huertala luz necesaria de cada planta…, y bastantes más conocimientos para resolver todas tus dudas y comenzar una huerta.

    huerto urbano ingles. 3 bancales que hacen rotación de cultivos

    Antes de continuar con el diseño del huerto para convertirlo en un fantástico vergel de flores y hortalizas (será el capitulo siguiente), queda por mencionar una técnica importante que condiciona bastante la distribución de la huerta.

    Tienes que tener en cuenta que vas a tener un espacio limitado (y si no es así mi enhorabuena), para desarrollar una huerta productiva durante varios años. En este espacio vas a poner el mayor número de plantas que quieres aprovechar. Además la propia actividad de huerta explota bastante la tierra que tenemos. Puedes echar compost en abundancia, y humus, pero siempre se podrán crear desequilibrios si pones la misma planta en el mismo sitio año tras año. En poco tiempo puedes encontrarte con problemas como falta de nutrientes para alguna planta concreta.

    Además algunas plantas cultivadas de manera repetitiva favorecen la aparición de enfermedades y plagas. Como ejemplo, los nematodos, que se suele producir en las patatas, por ejemplo. La batalla contra este tipo de gusano es tremendamente complicada, así que hay que utilizar técnicas preventivas, como la rotación, echar humus de lombriz, o plantar tagete , una planta que excreta un compuesto tóxico para estos animalillos.

     

     

    Indice de contenidos

    ¿Por qué hacer la rotación de cultivos en el huerto?

    Cada planta absorbe ciertos minerales y nutrientes de la tierra. Los que no utiliza se van acumulando en ella. Por eso mismo cuando se repite varios años consecutivos el mismo cultivo, la tierra lo resiente creando desequilibrios entre sus compuestos. Lo que puede generar problemas en el desarrollo de los futuros cultivos.

    dos coles repollo verdes

    un par de coles en crecimiento.

    Con el desequilibrio de componentes de la tierra comienzan a proliferar ciertos parásitos, hongos…con los problemas que generan. La hernia de la col, por ejemplo, es un parásito que se puede dar con relativa facilidad.

    Con la rotación de cultivos evitarás que se agoten los nutrientes, enfermedades y problemas futuros. Hacerla correctamente es básico en la agricultura ecológica.

     

     

    ¿Qué es la rotación de cultivos?

    Consiste en alternar la zona de cultivo para cada cierto tipo de planta. Dicho de otro modo,  se trata de seguir un ciclo con el que un tipo de planta no la vuelves a plantar en el mismo sitio pasados entre 3 y 5 años.

    Las plantas se clasifican por sus similitudes en el cultivo, exigencias en nutrientes, cuidados, agua…. Así que lo más habitual es que encuentres clasificaciones por familias botánicas (solanáceas, liliáceas, compuestas…), por la parte que se consume (flor, hoja, semilla y raíces), y por exigencias de nutrientes (grandes consumidoras, consumidoras medias, y poco consumidoras). Pero básicamente todas vienen a hacer lo mismo.

    leguminosas verdes en huerto urbano

    leguminosas en fase crecimiento.

    Lo más habitual es que el 1º año pasen las más exigentes (solanáceas).
    El 2º año se cultivan en su lugar plantas leguminosas o mejorantes de la tierra, como el abono verde.
    El 3º año las consumidoras medias como compuestas o de hoja.
    Y para acabar el ciclo el 4º año se plantas las de raíz y menos consumidoras como la cebolla y el ajo.

    A pesar de todas estas clasificaciones, siempre encontraras alguna planta que no está dentro de la rotación. Existen plantas que pueden estar fijas durante unos años. Por ejemplo las fresas y la alcachofa. Así que también es otro aspecto que tienes que tener en cuenta en el diseño del huerto si quieres cultivarlas.

     

     

    ¿Cómo hacer la rotación de cultivos?

    Puede parecerte complicado así leído, pero es fácil. Tienes que coger un cuaderno y un bolígrafo y dibujar tu huerto con todos sus bancales, parcelas o mesas de cultivo. Los enumeras de una manera lógica. Y ya con la hoja de la clasificación de plantas cerca, decides que familia o agrupación de plantas vas a cultivar en cada uno de ellos.
    Luego ya solo es seguir el ciclo que hayas decidido. Debes ser constante y escribir cada cultivo año tras año para que sea más sencillo seguirla. Se suelen hacer dos planos al año, en primavera-verano y en otoño-invierno.

    huerto con hortalizas en los bancales que hacen la rotación de cultivos.

    parcelas con las diferentes familias.

    Desde HuertoGuerrilla.com no te queremos hacer una propuesta concreta sobre que rotación debes practicar. Existen infinidad de maneras de hacerla. Esa clase es mucho mejor que te la den los grandes maestros. Te aconsejo que te hagas con un libro de alguno de estos sabios; (están en la mayoría de las bibliotecas)

    – John Seymour. Manual práctico de vida autosuficiente. Organiza un huerto estacional  y sus tareas.
    – Mariano Bueno. Tu huerto ecológico en casa. En el propone una interesante rotación de 6 bancales o zonas de cultivo.
    Gaspar Caballero. Parades en crestall. Sencilla rotación para iniciarse.
    Marie-Luise Kreuter. Jardín y huerto biológicos. Con su rotación de cultivos afín a la naturaleza, el cultivo mixto.

    Estos son algunos ejemplos, pero hay muchos más.
    Infórmate, compara y busca el que más se adapte a tu espacio, a tu manera de trabajar y a tus gustos. Hay muchas maneras de hacer la rotación de cultivos como tipos de huertos existen. Seguro encontrarás en que mejor se adapte a ti y a tus necesidades.

    Un huerto urbano recien plantado

    huerto urbano

     

    Ventajas de la rotación.

    Las has podido leer a lo largo del artículo, pero vamos a enumerarlas:

    1. Evita que proliferen ciertas plagas.
    2. Evita agotar reservas de nutrientes, minimiza el desgaste del suelo.
    3. Ayuda a conseguir buenos resultados con el menor esfuerzo.
    4. Te ayuda a llevar una organización de los cultivos anual.
    5. Evita la aparición de ciertas plantas no deseadas en el huerto, al evitar el desequilibrio en los componentes del suelo.

     

    Desventajas de la rotación de los cultivos.

    A pesar de tener muchos beneficios y ser básica en el huerto ecológico, la rotación también tiene alguna desventaja aunque son muy pocas.

    La más importante para mi es la rigidez en las siembras y cultivos. Puede que algunas zonas no estén cultivadas en algún momento del año. Esto puede hacer que baje un poco la producción. Siempre podrías poner alguna lechuga de ciclo rápido, que no son muy exigentes con los nutrientes y tienen raíces muy superficiales. También puedes aprovechar ese espacio para cubrir con algo de compost en descomposición, y crear biodiversidad directamente en la tierra. Hasta que pueda volver a ser ocupado ese espacio. Cultivar abono verde (aunque esté poco tiempo) puede ser otra opción.

    Otro problema que puede tener (siendo un poco quisquillosos), es que después del tiempo de informarte, aprender y planificarte, tienes que saber que los resultados no son de esos que se ven a primera vista. Es más una técnica preventiva de futuros problemas, algo a tener muy en cuenta.

     

    foto mata planta capuchina flores rojas

    flor de capuchina

    Si tienes un huerto familiar de tamaño medio, y lo cuidas con métodos ecológicos: haces la rotación de cultivos, aportas compost orgánico de manera regular, cubres la tierra con un buen acolchado, utilizas plantas auxiliares… El huerto se encontrará en perfecto equilibrio año tras año.

  • 11 Consejos para comenzar a cultivar en el huerto

    por  | Nov 20, 2018

    Los principiantes en la huerta o jardín se suelen frustrar al principio en la huerta porque no les crecen las plantas como esperaban o  les entra una plaga que acaba con todo el cultivo, en este artículo te vamos a dar una serie de consejos para que te vaya mejor en tu próximo intento de crear tu propia huerta.

    11 consejos para inciarse a cultivar tu propio huerto

    EMPIEZA POCO A POCO

    Todos hemos sido novatos en la huerta y cuando empezamos queremos plantar de todo para alimentar a toda la familia pero es recomendable empezar poco a poco e ir conociendo las plantas y cultivos que se nos den bien en nuestra zona o nos sentiremos abrumados. Si este es tu primer año en la huerta planta unos tomates y unos pimientos o un pequeño jardín de aromáticas o judíaslechugasy cebollas. Primero que nada hay que acostumbrarse a las necesidades de cada planta. Deben mantener vuestra pequeña parcela sin regar demasiado, pero tampoco seca,  bien abonada y libre de plagas. Si todo va bien este año puede expandirse un poco más al siguiente. Lo ideal es comenzar con cultivos rápidos y con pocas plagas como cultivos de hoja por ejemplo lechuga o espinacas o de raíz como el rabanito.

    PLANTA LO QUE TE GUSTA COMER

    ¿Te gustan los tomates frescos en ensalada? ¿ O hacer mermelada de tomate? Entonces los tomates deberían estar en tu lista de que plantar en el huerto. Si te gustan los pimientos de padrón pero solo a ti y a nadie más de tu familia pues con 3 plantas podrías tener suficientes, se debe intentar siempre plantar con medida de quien lo va a consumir.

    Dicho esto como la comida casera no hay nada y más si los productos vienen de nuestra huerta, que sabes que son ecológicos al 100% y que cuando los pruebas tienen un sabor diferente, las fresas son más dulces las lechugas tienen más frescura… Cuando estén ya avanzados en la huerta pueden probar cosas nuevas, incluso hortalizas que nunca han probado, quizás les gusten si las prueban o añaden a platos caseros.

    PLANTA LO QUE SE DE EN TU CLIMA

    Conocer las condiciones locales es una de las cosas más importantes en la huerta ya que esto determinará que puedes plantar y cuando, si vives en una zona norte con frío, pues deberás plantar cultivos que estén aclimatados a ese lugar y variedades de temporada corta que las demás. Si vives en una zona que se mantiene cálida la mayor parte del año plantarás tus vegetales de temporada mucho antes que el resto del país. Muchas veces preguntar a hortelanos de la zona o pasearse por zonas de huertos nos ayuda a saber que sembrar en cada temporada.

    PRESTA ATENCIÓN AL ESPACIO VITAL DE CADA PLANTA

    Muchos agricultores con tal de aprovechar el espacio pues ponen las plantas más juntas de lo normal y no se dan cuenta que esto lo que hará es que los frutos salgan más pequeños y no se desarrollen bien. Cada planta necesita un espacio vital tanto en profundidad como en altura que debe ser respetado para su correcto desarrollo. Debemos asegurarnos que cada planta tenga también la luz necesaria y la profundidad para que se expandan sus raíces y que no compitan unas plantas con otras.

    UTILIZAR ACOLCHADO

    Las malas hierbas son posiblemente la frustración número 1 de los agricultores principiantes, crecen rápido y pueden ahogar y robar nutrientes a las hortalizas. La eliminación de las malezas se debe hacer a diario pero si no quieres estar horas y horas de rodillas puedes aportar un mantillo o acolchado para evitar que estas plantas salgan. Además aporta otras ventajas como retener la humedad en el suelo, hay varias opciones de acolchado, desde paja, cartón hasta hojas o cortezas, para gustos colores.

    HAZ UN DIARIO DE LA HUERTA

    No debemos fiarnos de nuestra memoria y es mejor hacer un boceto de nuestra huerta y donde tenemos plantadas cada cosa para el próximo año poder hacer una rotación de cultivos. Debemos tener una lista con las plagas que nos afectaron y que tratamientos hicieron bien y los que no. Así la próxima vez ya sabemos como actuar.

    Además también es buena idea etiquetar las plantas en la huerta o semillero para saber de que son pues algunas semillas tardan en germinar y  después se da el caso de que no sabemos lo que es.E incluso las variedades de cada especie así sabe cuales se le dan mejor y cuales no.

    FAMILIARÍZATE CON TUS PLANTAS Y CON LA MALA HIERBA LOCAL

    No hay nada más bonito que cuidar una semilla de maíz hasta que salga el primer brote, para evitar cometer un grave error nos debemos familiarizar con el aspecto de las plantas jóvenes que sembramos para evitar arrancarlas pensando que es mala hierba.

    ENMENDAR EL SUELO

    El suelo sano hace que las plantas sean saludables y cada año debemos aportarle los nutrientes que necesitaran nuestras plantas mediante el abonado. Existen varios productos que podemos aportar al suelo como es el estiércol curado (está seco, no huele y lo recomiendo para huertas urbanas), estiércol frescohumus de lombriz o compost. Al final de cada temporada podemos plantar un cultivo de cobertura que proporcione abono en verde para el próximo año o cubrimos la cama con hojas cortadas. Si el suelo no está bien abonado puedes consultar aquí las deficiencias que puede tener según la coloración de las hojas principalmente.

    PREPÁRATE PARA LAS PLAGAS

    Dejar que la madre naturaleza se encargue de las plagas es muy complicado pues se necesitan unas condiciones especiales de varios años para que esto ocurra y en un huerto principiante las plagas hacen destrozos porque no se cumplen los requisitos mínimos. Observa tus plantas y cualquier color inadecuado puede ser ocasionado por un hongo o por falta de nutrientes, agujeros pueden ser por orugas o caracoles y babosas… No pasa nada por comer productos dañados, simplemente cortamos la parte agujereada y ya está.

    NO OLVIDARSE DE LAS FLORES

    Si queremos que nuestras plantas produzcan verduras o frutas tenemos que atraer polinizadores al huerto como las abejas, los sírfidos, algunas avispas, abejorros y para ello necesitamos flores, siempre es bueno tener alguna margarita que se suelen dar bien y resisten bastante o algunas otras plantas como estas.

    REGAR CUANDO SEA NECESARIO

    El agua es muy importante en la huerta pero debemos aplicarla en su justa medida, ni pasarnos porque puede originar enfermedades en las plantas ni regar poco pues simplemente las plantas no crecen lo suficiente. Es recomendable darle al menos un riego profundo una vez a la semana si no ha llovido y el resto de la semana puede ser un día si y otro día no, depende mucho de si es una huerta o un maceto huerto. Es importante no regar las plantas desde arriba, sino desde la base y evitando mojar las hojas pues así prevenimos muchos hongos y siempre es mejor por la mañanita o al atardecer así evitamos los cambios bruscos de temperatura en la planta que pueden ocasionar estrés hidrico y hacer que los frutos se rajen.

  • Cultivar en otoño e invierno

      

    por  | Dic 14, 2013 |

     

    Muchas veces nos encontramos con el problema de que no sabemos muy bien que sembrar o plantar en otoño o invierno, bien porque estamos empezando o porque muchas veces culturalmente la gente para la producción en estas estaciones por miedo a posibles heladas o a un tiempo mas inestable, pero sin embargo hay cultivos que agradecen estas épocas un poco mas frías y no tan calurosas, a continuación os pongo unos cultivos estrella que podemos sembrar en esta época. Que no pare el huerto!!!!!! os dejo también un enlace a los artículos o vídeos de cada cultivo que tenga preparados. cultivos otoño invierno :

    Winter Vegetable Garden

     

     Zanahorias:Debes evitar las heladas, pero puedes sembrarla casi todo el año. Hay que esperar 90 días para cosecharlas, y se asocian bien con cebollas, ajos, lechugas, rábanos, tomates y guisantes. Hay que evitar las verduras de la misma familia como el perejil, el apio y el hinojo.

    Zanahoria

     

    Ajo: Se siembra el diente de ajo directo a la tierra durante el invierno y otoño.Es una de las hortalizas estrellas de esta época invernal.

    ajoelefante

    Guisantes: Se plantan en otoño, teniendo cuidado con las heladas. Debes poner una caña o un palo que haga de tutor, pero no es necesario atarla, ya que la planta lo hará naturalmente. 60 días tarda en estar lista para la cosecha. Se debe evitar que coincidan con verduras de la misma familia. Tampoco es recomendable que coincida con el ajo o la cebolla. Son compatibles con la zanahoria, el rábano, la col y la lechuga.

    10

    Habas: Se siembran en otoño, a mediados, siempre y cuando el riegos de heladas no sea muy fuerte, ya que heladas nocturnas y no continuadas, las aguantan muy bien , no son necesarios tutores para ellas, pero se recomienda preparles protección si tenemos riesgo de vientos fuertes. En 90 dias podemos empezar a recoger las vainas tempranas. Mejor evitar asociarla con cultivos de su misma familia.Son compatibles con la zanahoria, el rábano, la col y la lechuga.

    habas

    Acelgas: Se pueden sembrar todo el año, simplemente tenemos que tener cuidado con la siembra y trasplante en época de temperaturas muy altas o muy bajas. Se siembran en grandes cantidades para conseguir hojas frescas que están listas a partir de los 50 días. Las raices crecen mucho por lo que es bueno mezclarlas con lechuga, coles, cebolla y ajo. Deberemos evitar otras hortalizas de la misma familia como la remolacha y las espinacas.

    acelga

    Espinaca: Es de ciclo bastante corto, ya que su cosecha se hace transcurrido unos 40 días. Es bueno sembrarlas asociadas a plantas de ciclos largos como el tomate, la berenjena en la primavera o la cebolla y la col en otoño. A fines de verano y fines de invierno, es mejor su cultivo.

    Espinaca

    Rábano: Se puede cultivar todo el año teniendo cuidado con las heladas. En invierno se cultivan tubérculos más grandes y tienen un ciclo de cosecha de unos tres meses. En verano es de 6 semanas y los rábanos salen más picantes. Puede ser bueno sembrar una hilera de rabanillos cada 10 días para obtener una cosecha continuas. No tiene grandes incompatibilidades, pero evita la col, el nabo y la coliflor.

    rabanitos

    Lechugas: Se pueden sembrar todo el año, pero en verano tiene un espigado prematuro. Dependiendo de la variedad de lechuga, tendremos éxito en las distintas temporadas del año.Desde la siembra hasta el trasplante se necesita como mínimo un mes. Y ojo, puedes sacar solo las hojas dejando la raíz, para que vuelva a brotar. Es muy aconsejable asociar la lechuga con otros cultivos más largos como la cebolla o el tomate, de modo que, una vez cosechada la lechuga, los otros cultivos ocuparan su espacio.

    Lechuga

    Apio: Acepta bien el frío, por lo que se puede plantar en invierno aunque florece antes. La germinación es lenta y necesita de mucha agua, así que no puedes descuidar el riego. Debes evitar sembrarlo con la zanahoria o el perejil.

    10

    Repollo: Es preferible trasplantarlo durante la primavera o el otoño y evitar los meses de verano. El trasplante a finales de verano o principios de otoño permite tener ocupado el huerto durante los meses de invierno. También se puede trasplantar a finales de invierno. Tras tres meses se puede cosechar. Es bueno asociarla con cultivos de ciclo rápido como la espinaca.

    repollo

    Coliflor: Al igual que el repollo es aconsejable trasplantarlo para la primavera o para el otoño intentando evitar meses de excesivo calor como el verano, el trasplante a finales de verano o principios de otoño permite tener ocupado el huerto durante los meses de invierno. También se puede trasplantar a finales de invierno. Es interesante , trasplantar escalonadamente para evitar tener todas las coliflores de golpe.Tras tres meses se puede cosechar.

    coliflor

    Brocoli: como el resto de su familia, las crucíferas, es aconsejable trasplantarlo para la primavera o para el otoño intentando evitar meses de excesivo calor como el verano, el trasplante a finales de verano o principios de otoño permite tener ocupado el huerto durante los meses de invierno. También se puede trasplantar a finales de invierno. Es interesante , trasplantar escalonadamente para evitar tener todas brocoli de golpe.Tras tres meses se puede cosechar.

    brocoli

    Coles De Bruselas: como el resto de su familia, las crucíferas, es aconsejable trasplantarlo para la primavera o para el otoño intentando evitar meses de excesivo calor como el verano, el trasplante a finales de verano o principios de otoño permite tener ocupado el huerto durante los meses de invierno. También se puede trasplantar a finales de invierno. no hace falta trasplantarlas escalonadamente ya que se pueden congelar perfectamente.Tras tres meses se puede cosechar.

    colesdebruselas

    CebollaEste cultivo presente en casi todas las huertas , es muy propio de esta época, podemos hacer primero el semillero a finales de otoño y posteriormente a finales de invierno, ponerlo en nuestras huertas, son bastante resistentes y de sencillo cultivo.

    5.13_walla_walla_onions

    Las plantas medicinales que puedes plantar son: Menta, Caléndula y Borraja.

    Seguir leyendo

  • Cómo cultivar setas. Alpacas o kits para el cultivo de setas

    https://www.agrohuerto.com/como-cultivar-setas-en-casa/

    Hoy voy a explicar cómo cultivar setas en casa. Las setas, por su textura y sabor característicos, constituyen un manjar típico del otoño que podemos incorporar a nuestro huerto ecológico casero.

    Es muy común en esta época ir a coger setas al campo; sin embargo, si no tenemos un cierto conocimiento sobre hongos, ingerir setas que no conocemos puede ser muy peligroso. ¿Y si pudiéramos disponer de setas recién cortadase en nuestra propia casa y estando seguros de que son comestibles?

    Pues podemos, y de una manera muy sencilla y ecológica, gracias a las pacas o alpacas productoras o a los kits para el cultivo de setas. En este artículo veremos estas opciones y los trucos para cultivar setas en casa.

    cultivar setas en casa

    Cómo cultivar setas en casa

    El sustrato

    Existen varios sustratos para cultivar setas, nosotros en este artículo nos centraremos en el cultivo en pacas o alpacas de paja. Las pacas se componen de un bloque de paja compactada cubierta por un plástico negro. En esa paja se ha inoculado (“sembrado” si lo comparamos con una planta) el hongo que posteriormente producirá nuestras sabrosas setas.

    Debemos hacer agujeros de unos 4-5 cm de diámetro en el plástico para que las setas puedan salir al exterior. Es posible que la paca ya venga agujereada, de cualquier manera, recomiendo que tenga unos 10 orificios, o sea que, si viene con un número menor puedes completarlo tú mismo utilizando simplemente unas tijeras.

    alpaca para cultivar setas en casa

    Paca de setas una vez realizados los orificios

    Iluminación

     No debes colocar la paca en un lugar donde reciba luz directa del sol, aunque tampoco es necesario que sea un lugar oscuro, simplemente que esté a la sombra. Si lo tienes en una terraza o un patio y no hay ninguna zona de sombra puedes darle la vuelta a la paca de manera que las zonas con orificios queden de espaldas a la radiación solar.

    Temperatura y humedad

    Es preferible que las temperaturas sean suaves, entre 15 y 20 °C, aunque si son ligeramente más bajas o altas lo que ocurrirá es que las setas crecerán más despacio. Podremos tener problemas en el caso de que se alejen mucho de ese margen; en ese caso tendremos que ponerlas en un lugar donde la temperatura se asemeje más a la ideal. Si hace mucho frío puedes intentar construir una especie de invernadero tapándolas por las noches, cuando las temperaturas son más bajas.

    Los hongos son amantes de la humedad, por lo que lo ideal sería colocar la paca en un lugar húmedo. En cualquier caso, es interesante pulverizar agua en los orificios para potenciar el crecimiento de las setas. Si el ambiente es demasiado seco conviene pulverizar tres veces al día; dos veces si nos encontramos en un ambiente normal, y una, o incluso ninguna, si el ambiente es húmedo.

    Crecimiento de las setas en alpacas o kits de cultivo

    Si las condiciones son adecuadas empezaremos a ver cómo se forman unos primordios que crecen muy rápidamente y, posiblemente en una semana o 10 días las setas estén listas para cosechar. También debemos pulverizar las setas mientras crecen para mantenerlas húmedas, aunque en este caso la frecuencia será menor.

    Primordios de setas cultivadas en alpacas

    Primordios de setas

     

    Setas listas para cosechar

    Setas listas para cosechar

    La cosecha de setas en casa

    En pocos días tus setas habrán crecido considerablemente, es hora de cosecharlas. Para ello simplemente debes arrancar todo el racimo con un giro seco. Por último llévalas a la sartén y ¡disfrútalas en la cena! Existen muchísimas maneras de cocinarlas (a la plancha, fritas, rebozadas, en revueltos, tortillas, salsas, cremas…) ¡Atrévete a probar nuevos platos!

    Cómo cultivar setas en casa: La cosecha

    Consideraciones a tener en cuenta al cultivar setas en casa

    • Las pacas dan cantidades enormes de setas. Para conservarlas es preferible que las coseches y las mantengas en el frigorífico en lugar de dejarlas en la paca donde se pueden secar y endurecer.
    • Una vez realizada la primera cosecha la paca puede continuar produciendo setas. Para ello seguiremos el procedimiento indicado de la misma manera.
    • Es posible que las setas expulsen un polvillo blanco, no te asustes, son las esporas (similar a las semillas de las plantas), no son perjudiciales y puedes limpiarlas fácilmente.
    • Lo mejor de las setas como cultivo, es que son muy fáciles de cultivar en el sentido de que, generalmente, no son atacadas por plagas.
    • Existen muchos tipos de setas comestibles comercializadas. Aunque la más común es la seta ostra (Pleurotus ostreatus), también podemos cultivar boletus o champiñones, entre otros.
    • Experimenta con varias especies y conseguirás una gran variedad de colores, texturas y sabores en tus platos.

    Es relativamente sencillo  y barato obtener una paca inoculada en internet, incluso en algunos establecimientos de jardinería, así que no hay excusa…¡Empieza ya a cultivar tus setas!

    Espero que os haya gustado y os animéis a intentarlo, yo misma lo he hecho y es facilísimo. Además es muy curioso y divertido ver lo rápido que crecen. Podréis disfrutar de estas riquísimas setas durante un largo periodo de tiempo, ya que la paca produce muchísimas y puedes conservarlas durante el tiempo que están creciendo las siguientes cosechas. Una manera fácil y asequible de obtener un alimento saludable y muy valorado en el entorno culinario. ¡Espero vuestros comentarios!

  • Cómo cultivar champiñones

    https://www.bioguia.com/ambiente/como-cultivar-champinones-en-el-hogar_29281014.html

    Cultiva tus propios champiñones orgánicos con una técnica sencilla que podrás realizar en tu hogar.

    Los hongos son organismos que se diferencian de las plantas por no tener ni raíz, ni hojas ni tallo. No un reino aparte del vegetal y el animal. Están formados por filamentos de células que se reúnen en fascículos. 

    Tampoco tienen clorofila, por lo tanto se alimentan de la materia orgánica del exterior. Además, no necesariamente requieren luz para crecer. 

    El champiñón es un tipo de hongo comestible. La parte del champiñón que más se incorpora en las comidas es el cuerpo, formado por el piel y el sombrero, mientras la otra parte (micelio) permanece en el sustrato. Esta parte es de color blanco, porque entre sus hebras quedan atrapadas burbujas microscópicas de gases que, cuando reflejan la luz, producen un tono blanco. 

    cultivar champiñones - champiñones
     

    Como todos los hongos, el champiñón crece a partir de esporas, que son células con la misma función que las semillas. Cuando encuentran las condiciones adecuadas, germinan y producen estructuras que se llaman hifas. Éstas se ramifican y forman el micelio, que es una masa de esas hifas que produce los cuerpos fructíferos, que serían como los frutos de un árbol. 

    El champiñón es, en este sentido, el “fruto” de un hongo que en estado natural no es visible a primera instancia. 

    Cultivarlos en el hogar es más simple de lo que parece y, al ser uno de los alimentos que puedes comer una vez y volver a crecer siempre,  su producción puede continuar hasta que no disponga más de nutrientes del sustrato. En esta nota aprenderás paso a paso cómo hacerlo. 

    MATERIALES NECESARIOS

    cultivar champiñones - materiales
     

    - Una caja de poliestireno expandido que, por el tipo de material, ayudará a contener la materia y la temperatura adecuada. Además, no se pudre, enmohece ni descompone. 

    - Paja 

    - Compost (puedes hacer compost casero)

    - Agua

    - Mantillo para cubrirlo

    - Micelio en grano (en este caso, de la variedad Agaricus Bisporus, nombre del champiñón de París)

    - Tapa para cubrir la caja

    PROCEDIMIENTO

    cultivar champiñones - sustrato
     

    1. Mezcla la paja junto con el compost. Humedece un poco mientras lo haces. 

    Nota: es recomendable hervir la paja antes de utilizarla para evitar que germine o bien pueda estar contaminada con otros hongos que vivan en ella. 

    También puedes añadir a la mezcla un poco de café, ya que algunos sostienen que podría nutrir y favorecer el crecimiento y desarrollo de los champiñones. 

    2. Coloca la mezcla en la caja. Cuanto más sustrato se coloque, más nutrientes tendrán los champiñones para alimentarse. 

    3. Espolvorea el micelio en grano y cubre con un dedo de mantillo humedecido. Rocía con agua. 

    cultivar champiñones - cultivo
     

    4. Cubre la caja con la tapa para evitar el ingreso de luz durante 5 a 8 días. Mantén humedecida la caja hasta que veas un pelillo blanquecino sobre el sustrato, signo de que el micelio ha colonizado la superficie. Ten cuidado de no excederte con el riego.

    5. Luego, prepara otra tapa para la caja, de una altura suficiente como para permitirle a los champiñones crecer, y con un orificio central que hará de ventana para que ingrese al cultivo un poco de luz (siempre indirectamente). Para no perder ni humedad ni calor, cúbrela de film transparente. 

    6. Mantén la caja con un grado de humedad del 80%. 

    Nota: para evitar que los champiñones se humedezcan en exceso puedes regar la cara interior de la tapa en lugar de hacerlo directamente sobre los champiñones. Cuando se hayan evaporado las gotas, sabrás que debes volver a regar. 

    7. La primera producción madura podrás obtenerla a los 20 días, cuando el sombrero alcance un diámetro de entre 5 y 8 cm. 

    cultivar champiñones - cosecha
     

    8. Coséchalos cuando las láminas debajo del sombrero estén rosadas. Para recolectarlos, retuerce ligeramente el cuerpo hasta que se desprenda del sustrato. 

    Si todo el proceso se ha realizado correctamente, podrás tener una cosecha semanal.  De manera que podras agregar tus propios champiñones orgánicos a todas tus comidas. Puedes probar la tarta de champiñones y quesocon base de arroz yamaní, el revuelto de quinoa con espinaca y hongos, o los bocaditos de hummus con champiñones y aceitunas

    CONSEJOS A TENER EN CUENTA PARA CULTIVAR CHAMPIÑONES

    cultivar champiñones - consejos
     

    - Utiliza un compost nutritivo. Esto es muy importante, ya que es de él de donde los champiñones obtienen las sustancias nutritivas. 

    - Procura que el espacio donde los coloques tenga buena ventilación. 

    - La temperatura ideal es entre 22 y 27 ºC. Si supera los 35ºC se detiene su desarrollo. 

    - La mayor parte de la humedad proviene del agua de la tierra, por eso no dejes que nunca se seque por completo.

    - Cuida la higiene de las manos y utensilios de trabajo durante el cultivo para evitar contaminaciones que impidan que el hongo se desarrolle. 

    - Riega con difusor para evitar excesos. 

    - Puedes cultivarlos en el huerto urbano de la terraza o balcón, pero su lugar ideal es un garaje o habitación oscura