UTILIDADES

Diversos aspectos de la agricultura ecológica.

  • Cómo secar las hierbas aromáticas para el invierno

    guiadejardineria.com

    Las hierbas aromáticas tienen sus ritmos de crecimiento natural como todas las plantas, cuando están en su mejor temporada nos dan una gran producción que seguramente nos desborda. Es el momento de pensar en su conservación para tener suministro de hierbas aromáticas en la época invernal cuando las plantas aromáticas pierden su esplendor. Hay varias formas de conservar las plantas aromáticas, secado y congelación son las más comunes. Vamos a ver en este artículo cómo podemos secar nuestras plantas aromáticas para guardarlas y tener un buen suministro durante todo el año.

    Secar hierbas aromáticas

    Materiales:

    • bolsas de papel
    • hilo o cuerda fina
    • bandas elásticas

     

    El secado de las plantas aromáticas es la forma más tradicional de conservación. Si seguimos una serie de pasos conseguiremos secarlas adecuadamente sin que pierdan sus aceites esenciales que son los que dan aroma y sabor a la planta. La mayoría de hierbas aromáticas se pueden secar excepto la albahaca o alguna otra similar de hoja ancha y ricas en agua, éstas es preferible congelarlas.

    Elegiremos las partes sanas de la planta y procuraremos que estén bien secas, evitaremos las plantas mojadas con el rocío de la mañana. Corte el tallo de la planta cerca de la base. Ate ramilletes de cada hierba aromática y colóquelos dentro de una bolsa de papel en posición invertida. Ataremos la parte superior de la bolsa con una banda elástica o un trozo de hilo. Pondremos las bolsas en una zona de la casa seca y con cierta circulación de aire. A las dos semanas los ramilletes se habrán secado y podremos guardarlas para disfrutar de sus virtudes durante todo el invierno.

     

  • 6 consejos importantes para iniciar un huerto

    Escrito por Marta Rosique el  4 comentarios

    6 consejos para iniciar un huerto

    Para los iniciados en la jardinería a veces puede ser complicado tener en cuenta todos los factores necesarios a la hora de cuidar un huerto o jardín. Sin embargo, con unas sencillas pautas conseguiremos sacarle el mayor rendimiento a nuestro cultivo sin volvernos locos

    1. Luz

    Puede parecer obvio pero la luz es indiscutiblemente el factor más importante en el crecimiento de las plantas. Para la mayor parte de los cultivos la regla “cuanta más luz mejor” se aplica. Aplicando sencillos trucos, cómo orientar el huerto hacia el sur y asegurarse de colocar las plantas más altas en la cara norte para evitar que proyecten sombras sobre los cultivos más bajos, conseguiremos plantas más vigorosas y cosechas más largas.

     

    Psst! Y si no dispones de mucha luz, aquí tienes una lista de cultivos que toleran bien la sombra.

    2. Riega menos, pero mejor

    Aun contradiciendo la creencia popular, regar poco y a menudo no es lo más recomendado (a no ser que estemos tratando con semilleros). Este tipo de riego humedece únicamente la capa superior de suelo sin llegar a las raíces de las plantas, y además, se evapora rápidamente. En lugar de esto, regar las plantas profundamente una o dos veces por semana asegura que el agua llegue a las raíces y que tenga bastantes reservas. En cuanto al sistema de riego, existen mil tipos, y escoger el más apropiado depende mucho de nuestra situación (no es lo mismo tener una macetita que 20, y a la vez esto es diferente a tener un bancal o un huerto integrado en el jardín). Para las macetas resulta muy práctico el riego por goteo con microtubo, mientras que para mesas de cultivo y huertos más grandes la mejor solución es la exudación. Pero a cómo escoger el mejor sistema de riego le dedicaremos el tiempo (y los posts) necesarios.

     Consejo extra: El acolchado orgánico, un gran aliado—-

    Gran parte del agua de riego que se pierde es por evaporación, de modo que colocar una capa de material orgánico como paja, compost, hojas secas o cáscaras de coco, evitará que los rayos del sol incidan directamente en el suelo, manteniendo el agua durante más tiempo. También supone una barrera para las malas hierbas, aporta nutrientes según se va descomponiendo, y ayuda a proteger del frío los cultivos.

    3. Busca y/o crea el mejor suelo

    Aunque los requerimientos de suelo son diferentes para cada planta, es imprescindible conseguir una buena base sobre la que trabajar. Una mezcla que siempre da resultado es la receta ideada por James Wong, en su libro “Homegrown Revolution” (La revolución del cultivo en casa). Aquí va la receta:

    • 4 partes de sustrato común (escógelo de buena calidad)
    • 2 partes de compost
    • 1 parte de arena agrícola

    De esta manera, el compost actuará como una esponja mientras que la arena favorecerá el drenaje. 

    Consejo extra: Respeta las necesidades de volumen—-

    Es importante garantizar también que el volumen de sustrato sea el adecuado para cada cultivo. Utiliza tus ficha de volúmenes para el cultivo en macetas y los marcos de plantación de los calendarios de siembra para no equivocarte.

    4. Aprovecha el espacio

    Cada metro cuadrado de su huerto tiene una bonificación de 1.80 metros cúbicos de espacio disponible por encima. Guiar tus plantas hacia arriba te permite tener mucha más variedad de cultivos. Otra forma de aprovechar el espacio es rellenar los huecos que hay entre las plantas jóvenes de crecimiento lento (calabacines o tomateras) con plantas de crecimiento rápido, que estarán listas para recoger antes de robarles el espacio a sus hermanas mayores.

    5. Atrae a los vecinos

    Hay un tipo de vecinos que te interesa acercar a tu jardín, gusanos de tierra, mariquitas y abejas son sólo el comienzo de una larga lista de aliados que conviene tener cerca. Los beneficios que aportan son muchos, desde la mejora del suelo y el incremento de la producción, a la caza de plagas molestas para nuestros cultivos. Flores, hoteles de insectos y plantar mucha variedad de cultivos nos ayudarán a que estos bichos se encuentren como en casa. Para más información, échale un ojo a nuestro post : Importancia de la biodiversidad en el jardín y el huerto y a nuestra sección de biodiversidad en el huerto.

     

    6. Los policultivos son más fuertes

    Olvídate de plantar sólo una par de cultivos por temporada, plantar menos ejemplares pero más variedades te ayudará en muchos sentidos, como por ejemplo:

    Mayor fertilidad del suelo:

    Combinar plantas con diferentes necesidades de nutrientes evitará el rápido agotamiento del suelo. Algunas plantas, como las judías, aportan nutrientes (en este caso Nitrógeno) al suelo, con lo que es conveniente plantarlas junto a grandes consumidoras de este componente.

    Alejarás a las plagas

    La mezcla de olores que se da en un policultivo funciona a la hora de “confundir” a las plagas, resultándoles mucho más complicado llegar a su objetivo. Además, muchas plantas, como las aromáticas, han evolucionado creando una serie de químicos que repelen a las plagas.

    Atraerás a los polinizadores

    Es una regla muy simple: cuantas más flores, más probabilidades de encontrar abejas y mariposas que estarán encantados de polinizar tus hortalizas.

    Importancia de las abejas
    Importancia de las abejas

    Mayor biodiversidad

    Los policultivos tienen la ventaja de ser, como bien dice la palabra “poli”, diversos, esto reduce el riesgo de que un sólo factor (plagas, enfermedades o mal tiempo) arruine toda tu cosecha. Tendrás más probabilidades de sacar alguna cosecha en el caso de que todo vaya muy mal.


     

     

  • Errores comunes a la hora de empezar un huerto

    errores habituales al empezar un huerto

    Escrito por Marta Rosique el 

    Empezar un huerto es toda una aventura, empezar a ver cómo crecen tus cultivos e imaginarte cogiendo tus propias cosechas hace mucha ilusión, tanto que a veces (y yo la primera) pasamos por alto cosas importantes. Son errores muy comunes al principio y que después de yo cometer y aprender de la peor forma (viendo como la ilusión de llenarme la ensalada de tomates de los buenos se iba al garete) he visto como muchos nuevos hortelanos los volvían a cometer. Así que hoy, quiero evitarte a ti que caigas en esos mismos errores que parece todo novato está condenado a cometer.

    Error número 1- Empezar a lo grande

    Pinterest hace mucho daño, ver imágenes de balcones llenos de vegetación hasta el último milímetro da mucha envidia, y querer conseguir eso desde el minuto uno está el 90% de las veces condenado al fracaso. Hace que no podamos abarcar ni acostumbrarnos a los diferentes ritmos y necesidades de cada planta. Cuando ya le has cogido el ritmo empieza a ser más fácil ir añadiendo cultivos y variedades nuevas, de hecho, te lo va a pedir el cuerpo. Es más fácil conseguir ese balcón soñado poco a poco, creeme.

    Error número 2- Empezar con muchas plantas de un sólo cultivo

    Si sólo te caben 10 plantas en tu balcón, que no todas sean el mismo cultivo, aunque es cierto que te resultará más fácil (ya que cada planta tiene su ritmo y sus necesidades) te verás en las siguientes situaciones:

    • Tendrás toda la cosecha de golpe y de un mismo producto. Las cosechas también deben gestionarse, para poder tenerlas variadas en cultivos y en el tiempo, si no, te puedes encontrar con meses en los que el huerto no te da nada y encontrarte de pronto con una cantidad de tomates, o berenjenas, o coles, que no podrás consumir. Además, resulta más gratificante tener las cosechas repartidas en el tiempo.
    • No aprenderás a gestionar los tiempos: Puedes estar cosechando cilantro en un mes, mientras que desde la siembra un tomate puede tardar 3-4 meses en darte fruto, cada uno tiene sus necesidades de riego y fertilizante, y es importante que aprendas a coger práctica para que te acabes convirtiendo en un máster de la logística huertana.
    • Puedes acabar aborreciendo el cultivo: ¿cuántos rábanos comes a diario? Es cierto que tener un huerto incrementa la cantidad de vegetales en la dieta, pero no te engañes, si no eres gran fan de algo y tienes demasiado (por ejemplo, siembras 20 rabanitos y los cosechas todos el mismo día al cabo de un mes) tendrás una buena sobredosis, al final no sabrás que hacer con tanto rábano.

    Error número 3- No preparar el suelo o empezar con cualquier sustrato

    Da igual si empiezas en un trocito del jardín o en macetas, el suelo es la base de la salud de las plantas, y tiene que ser el mejor para que el huerto no te falle a medio camino. Escoger el mejor sustrato para cada situación y preparar el suelo antes de plantar te va a quitar muchos dolores de cabeza después.

    Error número 4- Plantar muy junto

    Al ver las plantas tan peques cuando las trasplantamos (ya no hablemos si empezamos desde semillas) cuesta imaginar el tamaño de su estado adulto. Las tomateras pueden medir más de un metro, y las matas de  berenjena se pueden convertir en verdaderos arbustos. Es importante investigar un poco y plantar con la separación necesaria cada cultivo. Plantar demasiado junto hará que las plantas compitan por los nutrientes, el espacio y el agua, y que no lleguen a buen término.

    Error número 5- Fertilizar de más (o de menos)

    Demasiado, demasiado poco, o incluso no utilizar el fertilizante adecuado puede ser fatal, incluso puede llevarnos a conseguir el efecto contrario que buscamos (que las lechugas echen flor en lugar de más hojas, por ejemplo, entonces adquieren un sabor muy amargo, o que los tomates en lugar de madurar se caigan). Y es que aprender a fertilizar bien es toda una ciencia, que tiene un principio básico y universal: tienes que conocer a tu planta!

    Error número 6- No escoger un buen lugar

    No tener en cuenta la luz, el viento o la temperatura del lugar donde vas a poner el huerto es un error muy habitual. Algunas plantas requieren más luz que otras para prosperar, y es importante tenerlo en cuenta.

    En definitiva, empieza con poco y de forma consciente, investiga sobre las necesidades y los ritmos de tus cultivos, aprende a conocerlos un poco. Si quieres aprender más sobre cómo evitar estos errores (y muchísimos más), tienes todas las claves para empezar en nuestro curso online gratuito “Móntate un huerto”. En él, Raúl y yo te cogemos de la mano para guiarte en tus primeros pasos en la agricultura urbana. 

  • Como hacer un huerto urbano en casa

    Escrito por Marta Rosique el 

    Hacer un huerto urbano ecológico puede parecer complicado, hay muchas cosas a tener en cuenta y a veces es fácil perderse, ¿Cómo hacer un huerto urbano en casa?, ¿qué plantas se pueden cultivar en una terraza? ¿Qué materiales son imprescindibles? ¿Es necesario invertir en una mesa de cultivo? Son preguntas muy habituales que seguramente te has planteado si estás pensando en hacer un huerto casero. Pero te aseguro que no es difícil una vez tienes claro qué es lo que necesitas y los pasos a seguir para montarlo por primera vez. Hacer un huerto en casa es sencillo y una experiencia muy gratificante.

    Además, tener un huerto urbano en casa te ayudará a comer mejor y de forma más ecológica, ¿sabes que según la FAO (La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) los huertos urbanos pueden ser mucho más productivos y ecológicos que la agricultura tradicional? En un solo metro cuadrado de cultivo puedes llegar a producir 20 kg de comida al año. Así que, un huerto casero ecológico, a parte de ser un hobby divertido y que nos obliga a dejar un rato el móvil y salir al aire libre, puede proporcionar una buena cantidad de hortalizas y verduras ecológicas (y de paso muy sabrosas) a nuestros menus.

    Si este 2018 estás pensando en iniciarte en este hobby, no te pierdas nuestra guía paso a paso para empezar un huerto urbano en casa. Ah! Y al final de este post, tendrás la posibilidad de descargarla enterita en formato pdf, para que siempre puedas tenerla contigo.

    ¿Cómo hacer un huerto urbano en casa?

    Da igual el espacio con el que cuentes, la experiencia que tengas o los cultivos que quieras plantar, para empezar un huerto necesitas estas 4 cosas básicas. 
     

    1 – Recipientes

    Los recipientes donde vamos a plantar son muchos y muy variados, hay desde mesas de cultivo, jardineras y macetas hasta jardines verticales. Escoger uno u otro dependerá de varias cosas: la inversión que quieras realizar, el espacio con el que dispones y el uso que le quieras dar. 
     

    2 – Sustrato

    El sustrato o tierra es el medio donde se desarrollan las raíces de la planta, de él absorberá sus nutrientes, por eso, una norma básica para unas plantas y un huerto sano empieza en esta elección. 
     

    3 – Plantas y/o semillas

    Lo cierto es que en un huerto urbano puedes plantar todo tipo de hortalizas y verduras, desde lechugas y tomates hasta coles, maíz o pepinos. Todo depende de tu nivel de experiencia y del espacio que dispongas. En esta guía te contaré qué cultivos son mejores para empezar el huerto y qué puedes plantar según la época del año. 
     

    4 – Agua

    El agua se encarga de “recoger” los nutrientes del suelo y transportarlos a través de las raíces a la planta. Es imprescindible para el buen desarrollo de las plantas. Le dedicaré también toda una sección más adelante. 
     

    Es cierto que después pueden venir bien otros productos como herramientas o tratamientos concretos para plagas, pero ellos dependerán de cada situación y de cada momento, además, son productos que si en algún momento son necesarios, no lo son para la primera fase inicial.

    Escoger el mejor recipiente

    Cómo te he comentado, escoger el mejor recipiente depende de varios factores. No existe un “recipiente ideal”, sino que deberás escoger el que mejor se adapte a tu situación.

    Escoger entre macetas, jardineras, mesas de cultivo o jardines verticales dependerá de estos factores:

    1. El espacio con el que cuentes.
    2. La inversión que quieras realizar.

    Se pueden agrupar todos los recipientes para cultivar en huertos urbanos en estas 4 categorías:

    Mesas de cultivo

    mesas huerto urbano

    Espacio medio 

    Inversión alta 

    Ideal para gente mayor o con discapacidad motora. También para huertos establecidos en terrazas, patios y jardines.

    Jardineras – Macetas

    macetas para huerto urbano

    Espacio flexible 

    Inversión baja 

    Ideal para principiantes, espacios pequeños como balcones e interior y para ampliar la zona de huerto por temporadas.
     

    Jardines verticales

    Huerto vertical

    Espacio muy pequeño 

    Inversión alta 

    Ideal para zonas muy pequeñas. Balcones o terrazas. Tener un huerto sin renunciar a nada de espacio.

    Macetas colgantes

    Macetas colgantes para huerto urbano

    Espacio muy pequeño 

    Inversión baja 

    Ideal para zonas muy pequeñas. Balcones o terrazas. Tener un huerto sin renunciar a nada de espacio.

    Las mesas de cultivo

    Mesa de cultivo en el huerto urbano

    Las mesas de cultivo son estructuras elevadas que te permiten cultivar sin arquear la espalda y plantar muchos cultivos en el mismo espacio gracias a su gran superficie.

    Sus ventajas principales son:

    Mayor espacio de cultivo

    Mayor comodidad. Al estar elevadas son ideales para personas mayores y para personas con discapacidad motora.

    Facilitan la tarea del riego.

    Inconvenientes:

    Requieren una inversión más elevada.

    ¿Qué tamaño de mesa de cultivo es mejor?

    El tamaño dependerá exclusivamente del espacio que dispongas. La única norma en este aspecto es que tengan al menos 25 cm de profundidad. El resto depende de tus gustos y tu espacio.

    No pienses siempre en comprar la más grande, hay veces que dos mesas pequeñas resultan más fáciles de encajar en el espacio, como en balcones y terrazas alargados, donde en lugar de escoger una mesa de cultivo grande, es más práctico optar por colocar varias mesas pequeñas en fila para crear un espacio alargado de cultivo a lo largo de la pared de una terraza.

    Tipos de mesas de cultivo

    Metálicas

    mesa de cultivo para huerto urbano

    Existen varias en el mercado, en gran diversidad de colores. Algunas llevan ruedas. Tienen la desventaja de que al ser de metal, se recalientan o se enfrían mucho dependiendo del tiempo, provocando cambios bruscos en la temperatura del suelo y exagerando las condiciones climáticas (los días de calor hace que la tierra que contiene se caliente más, y que los fríos se enfríe más).

    De plástico

    mesa cultivo plastico huerto urbano

    Aunque también tienden a recalentarse los días de mucho sol, no lo hacen tanto como las metálicas. Tienen como ventaja que suelen ser más económicas y que al ser ligeras y más bajitas son perfectas para niños.

    De madera

    mesa cultivo madera

    Existen varias en el mercado, en gran diversidad de colores. Algunas llevan ruedas. Tienen la desventaja de que al ser de metal, se recalientan o se enfrían mucho dependiendo del tiempo, provocando cambios bruscos en la temperatura del suelo y exagerando las condiciones climáticas (los días de calor hace que la tierra que contiene se caliente más, y que los fríos se enfríe más).

    Las macetas

    macetas huerto urbano

    Yo uso muchísimo las macetas en mi huerto urbano, aunque cuento con 3 mesas de cultivo, las macetas me permiten aportar espacio extra al huerto los meses más productivos (primavera y verano) o plantar cultivos que por su gran tamaño requieren una “habitación propia”.

    Sus ventajas principales son:

    Son muy flexibles en cuanto a espacio, simplemente aumentando el número de macetas puedes multiplicar el tamaño de tu huerto. Lo que te permite también ir aumentando conforme vayas cogiendo experiencia.

    Requieren poca inversión. Una maceta de buena calidad y buen tamaño rara vez supera los 6 euros, lo que te permite empezar un huerto sin necesidad de invertir mucho dinero.

    Inconvenientes:

    Automatizar el riego resulta algo más complicado que con las mesas de cultivo.

    ¿Qué tienes que tener en cuenta a la hora de escoger la mejor maceta?

    DRENAJE
    Una maceta tiene que poder expulsar el exceso de agua (ya sea porque nos hemos pasado regando o porque ha llovido mucho). Por eso necesita siempre SIEMPRE agujeros de drenaje en la base. En interior puedes añadir una bandeja para proteger el suelo. 

    TAMAÑO
    Resulta súper fácil equivocarse con el tamaño de la maceta. Yo mismo ví las primeras veces como mis tomateras se morían sin remedio por haber escogido macetas demasiado pequeñas. Por eso quiero profundizar en este aspecto, para que a ti no te ocurra lo mismo. En la siguiente sección he agrupado los cultivos más habituales y fáciles para empezar según el tamaño de maceta que necesitan.


    Resulta súper fácil equivocarse con el tamaño de la maceta. Yo mismo ví las primeras veces como mis tomateras se morían sin remedio por haber escogido macetas demasiado pequeñas. Por eso quiero profundizar en este aspecto, para que a ti no te ocurra lo mismo. En la siguiente sección he agrupado los cultivos más habituales y fáciles para empezar según el tamaño de maceta que necesitan.

    ACERTAR ESCOGIENDO EL TAMAÑO DE LAS MACETAS

    Macetas para Tomates / Pimientos / Berenjenas / Judías / Guisantes

     16Litros por planta

    Los tomates, pimientos, berenjenas, judías y guisantes son plantas que tienen unas raíces profundas a las que les gusta ocupar un buen espacio. Por eso, requieren que el volumen de la maceta sea mínimo de 16 litros.

    Maceta textil
    Maceta textil

    Recomendación:

    MACETAS TEXTILES

    Confieren un drenaje excelente y favorecen un desarrollo radicular muy sano. Tienen la ventaja de que se pueden lavar y guardar cuando no se usan. Esta es de 16 litros, lo que la hace perfecta para tomates, pimientos y berenjenas

    Lechugas / Espinacas / Rúcula

     2 Litros por planta

    Estos cultivos que se cosechan por sus hojas son perfectos para hacerte tus propias ensaladas. Tienen raíces pequeñas y superficiales, por eso, con 2 litros tienen más que suficiente para un completo desarrollo.

    macetero lechugas huerto urbano
    Macetero

    Recomendación:

    Resulta mucho más práctico plantar varias lechugas y/o espinacas por maceta que tener muchas macetas pequeñas para muchas plantas. Busca una con un diámetro mínimo de 35cm y unos 15- 20 de profundidad, podrás plantar 7 lechugas o espinacas juntas. Este kit incluye todo lo necesario para empezar.

    Zanahorias/ Rabanitos/ Remolachas/ Cebollas/ Ajos

    0,5 Litros por planta

    Los más pequeños, ¡caben en cualquier lugar! con 0,5 litros por planta tienen más que suficiente. La mejor opción para plantarlos es, igual que con las lechugas, varios en un mismo recipiente. Yo personalmente utilizo una jardinera como esta de X litros, que me da para hacer dos hileras de estos cultivos de raíz.

    jardineras para el huerto urbano
    Jardinera

    Recomendación:

    La mejor opción para plantarlos es, igual que con las lechugas, varios en un mismo recipiente. Yo personalmente utilizo una jardinera como esta de 12 litros, que me da para hacer dos hileras de estos cultivos de raíz. Suelo mezclar rabanitos con remolachas o con zanahorias.

    Fresas / Aromáticas

    Las fresas son un cultivo fácil y delicioso. Con un tamaño adecuado de maceta te recompensará con las mejores fresas que puedas probar. El tamaño ideal de maceta para cultivar fresas es de 2,5- 3,5 litros por planta.

    2.5-3.5 Litros por planta

    Un par de macetas con aromáticas es de los inicios más fáciles y gratificantes del huerto urbano. Tienen la ventaja de que se adaptan a espacios muy pequeños, de hasta un litro, pero si les das un extra de espacio en la maceta pueden llegar a hacerse gigantes. Yo siempre utilizo macetas de mínimo 2 litros (por planta) para que se desarrollen bien, a la albahaca y al cilantro, como son mis favoritos, los pongo en macetas de 3 o 4, para que se hagan más grandes.

    huerto urbano en macetas
    Fresas en maceta

    Recomendación:

    Las fresas necesitan un sustrato que se mantenga húmedo. Las macetas de autorriego en este caso funcionan muy bien. Esta tiene el tamaño perfecto y contiene un depósito de donde la planta puede adquirir el agua conforme la vaya necesitando.

    Resumiendo, los tamaños de macetas y jardineras más utilizados en el huerto son:
    MACETAS 16 L
    • Pimientos
    • Judías
    • Tomates
    • Berenjenas
    • Guisantes
    JARDINERAS O MACETAS BAJAS DE 12-15 LITROS

    Combinaciones de: 

    • Aromáticas
    • Lechugas
    • Espinacas
    MACETAS 2,5 – 3,5 L
    • Aromáticas
    • Fresas

    La jardineras

    Las jardineras no se diferencian mucho de las macetas, simplemente tienen una forma más alargada, lo que resulta práctico para plantar varios cultivos en un mismo sitio. Lo único necesario para saber el tamaño de jardinera que necesitas es sumar los volúmenes que requiere cada planta. Como este ejemplo:

    jardineras huerto urbano
    Jardinera

    Jardines verticales

    Los jardines verticales son estructuras que, o bien colocadas en el suelo o enganchadas a la pared, sirven para plantar cultivos a lo largo de toda la superficie vertical.

    Sus ventajas principales son:

    Aprovechas el espacio al máximo, te permite disfrutar de un huerto aunque no tengas un rincón para ello, sólo hace falta una pared.

    Son muy estéticos.

    Inconvenientes:

    Inversión inicial mayor.

    No se puede plantar de todo, el tamaño para cada planta es de unos 3 – 4 litros, es perfecto para aromáticas, lechugas, espinacas, cultivos de raíz y fresas. Pero no para tomates o pimientos.

    Tipos de jardines verticales

    huerto urbano vertical minigarden
    Jardín vertical modular

    Los jardines verticales modulares tienen la ventaja de que se instalan muy fácilmente y permiten personalizarlos al máximo añadiendo módulos a los laterales y uno encima del otro, es como jugar con los lego para crearte tu propio jardín vertical. Son de plástico, lo que hace que vayan genial para interior.

    huerto urbano vertical fieltro
    Jardín vertical de fieltro

    Los jardines verticales de fieltro son los más profesionales. Se adaptan a casi cualquier superficie y son muy duraderos. Están hechos de un fieltro específico que impide el desarrollo de bacterias y hongos. Se pueden comprar prefabricados con medidas estándares o a medida.

    ¿Cuánto hay que invertir?

    Quiero dejar claro en este punto que no es necesario invertir 100€ en una mesa de cultivo para empezar un huerto. Las mesas de cultivo son muy cómodas, prácticas y bonitas (yo misma tengo no una, sino 3), pero si es tu primera incursión en el mundo de los huertos urbanos te recomiendo que empieces a una escala más pequeña, con recipientes más económicos que exijan una menor inversión, cuando ya tengas controlado esto puedes pasar a mayores escalas, con más cultivos. Un error bastante habitual es querer empezar con mucho, y en esas situaciones es normal perderse y acabar renunciando. Creéme, esto de cultivar engancha, y cuando tengas controladas tus 4 macetas iniciales querrás más, siempre estás a tiempo de hacer una inversión y comprarte una bonita mesa de cultivo. Pero yo te recomiendo que empieces paso a paso.

    ¿Dónde poner el huerto?

    Ya te hayas decidido por una mesa de cultivo o unas macetas, tan importante es escoger lo que más se adapte a tu situación como la ubicación de tus recipientes. Debes tener en cuenta que los cultivos agrícolas necesitan muchas horas de luz.

    Las macetas de pimientos, tomates y judías, disfrutan mucho del sol, necesitando mínimo 6 horas de luz directa.

    El resto de los que hemos comentado, pueden tolerar algo la sombra, así que bastarían con 4 horas de luz.

    Trucos para aprovechar más la luz en el huerto urbano

    Averigua las zonas de sol y sombra de tu jardín, balcón o patio, úsalas para generar microclimas en tu huerto. Ten en cuenta la orientación, y la sombra generada por edificios, árboles, etc. Úsalo en tu favor jugando con ello! Colóca aquellos cultivos más exigentes en las zonas con más luz, y aquellos que agradecen cierta sombra bajo estos o en zonas donde las horas de luz directa sea menor. 

    Orienta el huerto hacia el sur o el sureste, ya que suele ser la orientación con más horas de sol. 

    Coloca las plantas más altas en la cara norte para evitar que proyecten sombras sobre los cultivos más bajos. 

    En zonas muy calurosas, cierta sombra en las horas de más calor darán un respiro hasta a las plantas más exigentes.

    El sustrato o tierra

    Una vez escogido el recipiente, deberemos rellenarlo de sustrato, este es un tipo de tierra específico para macetas u otros recipientes ¿por qué debe ser específico? Muy fácil, cuando las plantas crecen en el suelo, las raíces pueden expandirse buscando zonas done haya mayor disponibilidad de agua o de nutrientes, en un recipiente no. Por eso, es importante buscar un sustrato específico para macetas, que retenga bien el agua y sea rico en nutrientes. También es importante que sea ligero y poroso (las raíces también necesitan el aire que hay en los poros de la tierra).

    ¿Me vale cualquier sustrato o tierra?

    No. El sustrato es uno de los factores más importantes para garantizar el éxito de tu huerto. Es un producto barato, con lo que vale la pena gastarse un par de euros más y hacerse con uno de buena calidad. La diferencia se nota, muchos sustratos baratos requieren después estar muy atentos y fertilizar cada dos por tres. 

    Otro factor importante: busca sustratos en tiendas especializadas para huertos o de marcas que reconozcas, Batlle y Compo son marcas reconocidas, de calidad y fáciles de encontrar. No uses marcas blancas o muy baratas. Algunas de estas marcas utilizan un porcentaje de lodos de depuradora, que pueden contener restos de metales pesados. No quieres algo que te vas a comer creciendo en ese suelo. 

    ¿Es necesario usar abono? Al principio, si empiezas con un buen sustrato, no necesitarás abono ni fertilizante, cuando cambie la temporada, puedes añadir un extra de abono al suelo, como humus de lombriz o compost. 

    Tipos de sustrato

    SUSTRATO UNIVERSAL

    Un buen sustrato universal va muy bien para macetas y jardineras. Asegúrate de conocer la marca, comprarlo en una tienda especializada o que garantice en el envase que es apto para el huerto urbano.

    LA RECETA MAGICA DE SUSTRATO PARA EL HUERTO URBANO 

    Esta receta es la combinación de diferentes sustratos que crea una mezcla única y muy buena para el huerto. Esta mezcla contiene dos ingredientes: 

    Fibra de coco: Es un sustrato muy ligero y esponjoso, hecho con la corteza del coco. Esto hace que actúe como una esponja, aportando aire y reteniendo agua. 

    Humus de lombriz: Es un sustrato orgánico digerido por lombrices, que es muy rico en nutrientes, tanto, que puede usarse como abono cada cambio de temporada, incorporándolo al suelo para aportar un extra de nutrientes. 

    La mezcla de estos dos sustratos de propiedades tan diferentes, crea el sustrato perfecto para el huerto urbano. La relación ideal es de 60% fibra de coco, 40% humus de lombriz.

    El riego en el huerto urbano

    Riego manual

    MANUAL

    La regadera o manguera sigue siendo una buena solución para huertos pequeños. Lo ideal es disminuir regar muy poco a poco, para que el agua se infiltre bien por toda la tierra. Al hacerlo muy de golpe, se generan grietas que hacen que el agua fluya rápido y no de tiempo a las raíces a absorberla.

    Sistema de riego aqua care para macetas
    Sistema de riego aqua care para macetas

    SISTEMAS DE AUTORRIEGO

    Perfectos para complementar el modo manual, son macetas con depósito que acumulan el agua y la van filtrando poco a poco. También existen accesorios que funcionan como depósitos “móviles” que puedes colocar en las macetas en las épocas más calurosas o cuando te vas de vacaciones. 

    Ventaja: económico y sin instalación 

    Desventaja: Sólo apto para huertos pequeños

    programador de riego para grifo
    Programador de riego para grifo

    EXUDACIÓN O GOTEO CON PROGRAMADOR

    Si tienes una mesa de cultivo, o un número de macetas considerables (unas 7-8) es necesario recurrir a un sistema algo más complejo, te dará mayor autonomía y podrás regular la frecuencia y la intensidad del riego de forma automática.

    Las semillas y las plantas

    A la hora de escoger las hortalizas y las verduras para el huerto suelen salir una duda bastante común…. ¿qué es mejor? ¿Empezar el huerto con semillas? ¿o comprar directamente la planta?

    La respuesta es muy sencilla y a la vez muy complicada: depende. Depende sobre todo de tu nivel de experiencia y del cultivo.

    Generalmente es más fácil comprar la planta y colocarla (transplantar) en su lugar definitivo, pero decir que vale la pena hacerlo con todas tampoco sería cierto, hay semillas que crecen solas prácticamente, con lo que resulta un derroche comprar el plantel.

    Si estás empezando, es mejor que empieces con plantel aquellos cultivos que requieren una siembra en semillero. La siembra en semillero es aquella que se hace en macetas pequeñas, bajo un invernadero, antes de pasarlas al exterior y a su lugar definitivo.

    Empieza con plantel o planta

    Aunque lo que te he comentado no es un proceso complicado, puede abrumar un poco si no lo has hecho nunca. Por eso, si eres principiante, te recomiendo empezar con plantel estas hortalizas y verduras:

    • Tomates
    • Pimientos
    • Fresas
    • Berenjenas

    Packs de plantel

    Son mezclas muy variadas y adaptadas a la temporada, especialmente pensadas para aquellos que se están inciando

    Empieza con semillas

    Hay semillas que no requieren este tratamiento previo y que permiten ponerlas directamente en su lugar definitivo, son cultivos fáciles de germinar y rápidos. Estos son:

    • Judías
    • Guisantes
    • Lechugas
    • Rúcula
    • Espinacas
    • Albahaca
    • Cebollino
    • Cilantro
    • Perejil
    • Rábanos
    • Remolachas
    • Cebollas
    • Ajos

    Cómo sembrar en 4 simples pasos

    PASO 1

    Para mejores resultados, humedece el medio de cultivo antes de sembrar. Es importante que la humedad sea homogénea, para que no quede ninguna zona seca que pueda dificultar la germinación.

    PASO 2

    Haz un pequeño agujero, que no supere 2 veces el tamaño de la semilla (es un error habitual enterrarlas mucho). Las semillas más pequeñas (lechugas, rabanitos) basta con ponerlas sobre la superficie.

    PASO 3

    Coloca 2-3 semillas en cada agujero, no más. Vuelve a cubrir con una ligera capa de sustrato. Vuelve a regar con cuidado de no remover las semillas del sitio.

    PASO 4

    Cuando las semillas hayan germinado, deberás escoger la más fuerte y quitar las otras dos, así, le dejarás espacio para que pueda crecer bien.

    ¿Qué se puede plantar en un huerto urbano?

    Lo cierto es que en casa puedes plantar lo que quieras, en serio, de verdad, de todo, maíz, tomates, fresas, habas, hasta sandías o melones. Pero alto, que se pueda plantar de todo no quiere decir que debas empezar con todo. De hecho, es mejor empezar con unos pocos cultivos, que sean fáciles y agradecidos, para que poco a poco vayas subiendo el nivel (ya verás que te lo pedirá el cuerpo). 
     

    He clasificado los cultivos más sencillos para empezar, de esos que no suelen fallar. Son por los que deberías empezar.

    Te los voy a clasificar de dos formas:

    La primera clasificación es por temporadas, no podrás sembrar lo mismo en verano que en invierno. Una de las maravillas de tener un huerto en casa es que te vuelve a conectar con las estaciones. 

    La segunda clasificación es si lo que necesitas plantar deberá ser con semilla o con plantel, ya te he comentado antes que hay algunos que resulta más fácil comprar la planta directamente, pero que otros no vale la pena ya que parece que germinan solas.

    ¿Qué plantar en primavera?

    SEMILLAS

    Albahaca 

    Perejil 

    Cilantro 

    Espinacas 

    Lechugas 

    Judías 

    Rabanito 

    Remolacha

    PLANTEL

    Tomate 

    Pimiento 

    Berenjena 

    Fresas

    ¿Qué plantar en verano?

    SEMILLAS

    Judías 

    Rabanito 

    Remolacha 

    Maíz 

    Perejil

    PLANTEL

    Albahaca* 

    Cilantro* 

    Lechugas* 

    Espinacas* 

    Rúcula* 

    Tomate** 

    Pimiento** 

    Berenjena**

    *Si estás comenzando, En verano es preferible empezar estos cultivos con plantel ya que las altas temperaturas pueden dificultar la germinación.

    ** Sólo hasta Julio.

    ¿Qué plantar en otoño?

    SEMILLAS

    Judías 

    Guisantes 

    Habas 

    Lechuga 

    Espinaca 

    Perejil 

    Rabanito 

    Remolachas 

    Acelgas 

    Rúcula

    ¿Qué plantar en invierno?

    Aquí la diferenciación entre semillas o plantel depende exclusivamente de la zona donde vivas, si las temperaturan suelen bajar de 5º C, empieza todos estos cultivos con plantel, si eres un mediterráneo valenciano como nosotros, crecen fácilmente con semilla.

    Lechugas

    Espinacas

    Guisantes

    Perejil

    Rabanito

    Remolacha

    Rúcula

    Acelga

    Otros cultivos fáciles para empezar

    Cultivar setas en casa
    SETAS

    Cultivar setas en casa resulta muy sencillo. No hace falta tener ninguna experiencia previa. ¡Ni siquiera requiere espacio o luz! Se pueden cultivar en paquetes del tamaño de un brick de leche, y crecen muy rápido (en 10 días), por lo que son ideales para iniciar a los niños en el mundillo de los huertos.

    Cultivar setas en casa
    BROTES

    Los brotes son una forma sencilla y rápida de aportar vitaminas y sales minerales a la dieta. Y son sencillísimos de cultivar!

    Si quieres descargarte esta guía en pdf de forma completamente gratuita y tenerla siempre a mano, simplemente haz clic en el botón y sigue las instrucciones. 

    Espero te resulte de utilidad y te animes en esta aventura de cultivar tu propia comida. 

  • Cómo cultivar setas. Alpacas o kits para el cultivo de setas

    https://www.agrohuerto.com/como-cultivar-setas-en-casa/

    Hoy voy a explicar cómo cultivar setas en casa. Las setas, por su textura y sabor característicos, constituyen un manjar típico del otoño que podemos incorporar a nuestro huerto ecológico casero.

    Es muy común en esta época ir a coger setas al campo; sin embargo, si no tenemos un cierto conocimiento sobre hongos, ingerir setas que no conocemos puede ser muy peligroso. ¿Y si pudiéramos disponer de setas recién cortadase en nuestra propia casa y estando seguros de que son comestibles?

    Pues podemos, y de una manera muy sencilla y ecológica, gracias a las pacas o alpacas productoras o a los kits para el cultivo de setas. En este artículo veremos estas opciones y los trucos para cultivar setas en casa.

    cultivar setas en casa

    Cómo cultivar setas en casa

    El sustrato

    Existen varios sustratos para cultivar setas, nosotros en este artículo nos centraremos en el cultivo en pacas o alpacas de paja. Las pacas se componen de un bloque de paja compactada cubierta por un plástico negro. En esa paja se ha inoculado (“sembrado” si lo comparamos con una planta) el hongo que posteriormente producirá nuestras sabrosas setas.

    Debemos hacer agujeros de unos 4-5 cm de diámetro en el plástico para que las setas puedan salir al exterior. Es posible que la paca ya venga agujereada, de cualquier manera, recomiendo que tenga unos 10 orificios, o sea que, si viene con un número menor puedes completarlo tú mismo utilizando simplemente unas tijeras.

    alpaca para cultivar setas en casa

    Paca de setas una vez realizados los orificios

    Iluminación

     No debes colocar la paca en un lugar donde reciba luz directa del sol, aunque tampoco es necesario que sea un lugar oscuro, simplemente que esté a la sombra. Si lo tienes en una terraza o un patio y no hay ninguna zona de sombra puedes darle la vuelta a la paca de manera que las zonas con orificios queden de espaldas a la radiación solar.

    Temperatura y humedad

    Es preferible que las temperaturas sean suaves, entre 15 y 20 °C, aunque si son ligeramente más bajas o altas lo que ocurrirá es que las setas crecerán más despacio. Podremos tener problemas en el caso de que se alejen mucho de ese margen; en ese caso tendremos que ponerlas en un lugar donde la temperatura se asemeje más a la ideal. Si hace mucho frío puedes intentar construir una especie de invernadero tapándolas por las noches, cuando las temperaturas son más bajas.

    Los hongos son amantes de la humedad, por lo que lo ideal sería colocar la paca en un lugar húmedo. En cualquier caso, es interesante pulverizar agua en los orificios para potenciar el crecimiento de las setas. Si el ambiente es demasiado seco conviene pulverizar tres veces al día; dos veces si nos encontramos en un ambiente normal, y una, o incluso ninguna, si el ambiente es húmedo.

    Crecimiento de las setas en alpacas o kits de cultivo

    Si las condiciones son adecuadas empezaremos a ver cómo se forman unos primordios que crecen muy rápidamente y, posiblemente en una semana o 10 días las setas estén listas para cosechar. También debemos pulverizar las setas mientras crecen para mantenerlas húmedas, aunque en este caso la frecuencia será menor.

    Primordios de setas cultivadas en alpacas

    Primordios de setas

     

    Setas listas para cosechar

    Setas listas para cosechar

    La cosecha de setas en casa

    En pocos días tus setas habrán crecido considerablemente, es hora de cosecharlas. Para ello simplemente debes arrancar todo el racimo con un giro seco. Por último llévalas a la sartén y ¡disfrútalas en la cena! Existen muchísimas maneras de cocinarlas (a la plancha, fritas, rebozadas, en revueltos, tortillas, salsas, cremas…) ¡Atrévete a probar nuevos platos!

    Cómo cultivar setas en casa: La cosecha

    Consideraciones a tener en cuenta al cultivar setas en casa

    • Las pacas dan cantidades enormes de setas. Para conservarlas es preferible que las coseches y las mantengas en el frigorífico en lugar de dejarlas en la paca donde se pueden secar y endurecer.
    • Una vez realizada la primera cosecha la paca puede continuar produciendo setas. Para ello seguiremos el procedimiento indicado de la misma manera.
    • Es posible que las setas expulsen un polvillo blanco, no te asustes, son las esporas (similar a las semillas de las plantas), no son perjudiciales y puedes limpiarlas fácilmente.
    • Lo mejor de las setas como cultivo, es que son muy fáciles de cultivar en el sentido de que, generalmente, no son atacadas por plagas.
    • Existen muchos tipos de setas comestibles comercializadas. Aunque la más común es la seta ostra (Pleurotus ostreatus), también podemos cultivar boletus o champiñones, entre otros.
    • Experimenta con varias especies y conseguirás una gran variedad de colores, texturas y sabores en tus platos.

    Es relativamente sencillo  y barato obtener una paca inoculada en internet, incluso en algunos establecimientos de jardinería, así que no hay excusa…¡Empieza ya a cultivar tus setas!

    Espero que os haya gustado y os animéis a intentarlo, yo misma lo he hecho y es facilísimo. Además es muy curioso y divertido ver lo rápido que crecen. Podréis disfrutar de estas riquísimas setas durante un largo periodo de tiempo, ya que la paca produce muchísimas y puedes conservarlas durante el tiempo que están creciendo las siguientes cosechas. Una manera fácil y asequible de obtener un alimento saludable y muy valorado en el entorno culinario. ¡Espero vuestros comentarios!

  • Cómo cultivar champiñones

    https://www.bioguia.com/ambiente/como-cultivar-champinones-en-el-hogar_29281014.html

    Cultiva tus propios champiñones orgánicos con una técnica sencilla que podrás realizar en tu hogar.

    Los hongos son organismos que se diferencian de las plantas por no tener ni raíz, ni hojas ni tallo. No un reino aparte del vegetal y el animal. Están formados por filamentos de células que se reúnen en fascículos. 

    Tampoco tienen clorofila, por lo tanto se alimentan de la materia orgánica del exterior. Además, no necesariamente requieren luz para crecer. 

    El champiñón es un tipo de hongo comestible. La parte del champiñón que más se incorpora en las comidas es el cuerpo, formado por el piel y el sombrero, mientras la otra parte (micelio) permanece en el sustrato. Esta parte es de color blanco, porque entre sus hebras quedan atrapadas burbujas microscópicas de gases que, cuando reflejan la luz, producen un tono blanco. 

    cultivar champiñones - champiñones
     

    Como todos los hongos, el champiñón crece a partir de esporas, que son células con la misma función que las semillas. Cuando encuentran las condiciones adecuadas, germinan y producen estructuras que se llaman hifas. Éstas se ramifican y forman el micelio, que es una masa de esas hifas que produce los cuerpos fructíferos, que serían como los frutos de un árbol. 

    El champiñón es, en este sentido, el “fruto” de un hongo que en estado natural no es visible a primera instancia. 

    Cultivarlos en el hogar es más simple de lo que parece y, al ser uno de los alimentos que puedes comer una vez y volver a crecer siempre,  su producción puede continuar hasta que no disponga más de nutrientes del sustrato. En esta nota aprenderás paso a paso cómo hacerlo. 

    MATERIALES NECESARIOS

    cultivar champiñones - materiales
     

    - Una caja de poliestireno expandido que, por el tipo de material, ayudará a contener la materia y la temperatura adecuada. Además, no se pudre, enmohece ni descompone. 

    - Paja 

    - Compost (puedes hacer compost casero)

    - Agua

    - Mantillo para cubrirlo

    - Micelio en grano (en este caso, de la variedad Agaricus Bisporus, nombre del champiñón de París)

    - Tapa para cubrir la caja

    PROCEDIMIENTO

    cultivar champiñones - sustrato
     

    1. Mezcla la paja junto con el compost. Humedece un poco mientras lo haces. 

    Nota: es recomendable hervir la paja antes de utilizarla para evitar que germine o bien pueda estar contaminada con otros hongos que vivan en ella. 

    También puedes añadir a la mezcla un poco de café, ya que algunos sostienen que podría nutrir y favorecer el crecimiento y desarrollo de los champiñones. 

    2. Coloca la mezcla en la caja. Cuanto más sustrato se coloque, más nutrientes tendrán los champiñones para alimentarse. 

    3. Espolvorea el micelio en grano y cubre con un dedo de mantillo humedecido. Rocía con agua. 

    cultivar champiñones - cultivo
     

    4. Cubre la caja con la tapa para evitar el ingreso de luz durante 5 a 8 días. Mantén humedecida la caja hasta que veas un pelillo blanquecino sobre el sustrato, signo de que el micelio ha colonizado la superficie. Ten cuidado de no excederte con el riego.

    5. Luego, prepara otra tapa para la caja, de una altura suficiente como para permitirle a los champiñones crecer, y con un orificio central que hará de ventana para que ingrese al cultivo un poco de luz (siempre indirectamente). Para no perder ni humedad ni calor, cúbrela de film transparente. 

    6. Mantén la caja con un grado de humedad del 80%. 

    Nota: para evitar que los champiñones se humedezcan en exceso puedes regar la cara interior de la tapa en lugar de hacerlo directamente sobre los champiñones. Cuando se hayan evaporado las gotas, sabrás que debes volver a regar. 

    7. La primera producción madura podrás obtenerla a los 20 días, cuando el sombrero alcance un diámetro de entre 5 y 8 cm. 

    cultivar champiñones - cosecha
     

    8. Coséchalos cuando las láminas debajo del sombrero estén rosadas. Para recolectarlos, retuerce ligeramente el cuerpo hasta que se desprenda del sustrato. 

    Si todo el proceso se ha realizado correctamente, podrás tener una cosecha semanal.  De manera que podras agregar tus propios champiñones orgánicos a todas tus comidas. Puedes probar la tarta de champiñones y quesocon base de arroz yamaní, el revuelto de quinoa con espinaca y hongos, o los bocaditos de hummus con champiñones y aceitunas

    CONSEJOS A TENER EN CUENTA PARA CULTIVAR CHAMPIÑONES

    cultivar champiñones - consejos
     

    - Utiliza un compost nutritivo. Esto es muy importante, ya que es de él de donde los champiñones obtienen las sustancias nutritivas. 

    - Procura que el espacio donde los coloques tenga buena ventilación. 

    - La temperatura ideal es entre 22 y 27 ºC. Si supera los 35ºC se detiene su desarrollo. 

    - La mayor parte de la humedad proviene del agua de la tierra, por eso no dejes que nunca se seque por completo.

    - Cuida la higiene de las manos y utensilios de trabajo durante el cultivo para evitar contaminaciones que impidan que el hongo se desarrolle. 

    - Riega con difusor para evitar excesos. 

    - Puedes cultivarlos en el huerto urbano de la terraza o balcón, pero su lugar ideal es un garaje o habitación oscura

  • Las fases lunares y la agricultura ecológica

    Publicado en Agricultura EcológicaBlog 

    Las fases lunares y la agricultura ecológica están muy ligadas.  Desde que el hombre empezó a cultivar alimentos se ha regido por las fases lunares para cultivar determinados alimentos y realizar otras labores agrícolas (trasplantes, podas, cosechas, etc).

    La observación y la experiencia empírica de miles de años de agricultores y agricultoras sentó las bases para conocer los momentos del día, mes y del año más propicios para las diferentes labores, qué hacer y qué no hacer en la huerta (y en otras labores comunes del entorno rural) en función a las fases lunares de cada momento. Por ejemplo, parece tener mejor impacto sembrar por las mañanas y plantar por las tardes.

    Hay cuatro fases lunares: luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante. Podemos diferenciar cada una de estas fases por la posición que tiene la luna entre la tierra y el sol.

    Cómo influye la luna en la agricultura: Las fases lunares y la agricultura

    < Durante el cuarto menguante o decreciente (la luna tiene forma de D en el hemisferio sur y forma de C en el hemisferio norte) la savia se va a localizar principalmente en las raíces (partes subterráneas de la planta). Momento óptimo para podar, injertar y sembrar hortalizas de hoja, tallo y fruto

    < Durante la luna llena la savia se encuentra en la parte aérea de la planta y aumenta el crecimiento en altura de ésta. Es bueno momento para cosechar hortalizas de hoja y trabajar la tierra.

    < Durante la luna nueva, un periodo de reposo y adaptación,  aprovecharemos para retirar las plantas espontáneas que crecen en la huerta.

    < Durante el cuarto creciente (la luna tiene forma de C si estás en el hemisferio sur y la verás con forma de D si estás en el hemisferio norte) es momento ideal para podas que darán vigor a la planta. La savia se encuentra principalmente en la parte aérea de la planta.

    Fase lunar: de cuarto menguante a luna nueva

    Es la etapa con menor luz lunar y se refleja en una menor vitalidad de las plantas.

    Es favorable para facilitar la adaptación de las plantas recién sembradas o trasplantadas en su nueva ubicación.

    Cosechamos plantas de raíz menos las cebollas y los ajos.

    Buen momento para elaborar conservas, vinagre, mermeladas, etc.

    El crecimiento aéreo y subterráneo de las plantas es lento.

    Aprovecharemos para aplicar remedios ecológicos para prevenir o combatir plagas y enfermedades.

    Fase lunar: de luna nueva a cuarto creciente

    Durante esta etapa se estimula el crecimiento de las raíces y el follaje (partes subterráneas y aéreas).

    Buena fase para comenzar a abonar la tierra.

    Comenzamos a cosechar frutas y de cebollas y ajos.

    Es un momento favorable para sembrar semillas de germinación rápida durante este periodo.

    Fase lunar: de cuarto creciente a luna llena

    Es una etapa en la que la luz lunar sigue en aumento.

    Se detiene o ralentiza el crecimiento de las raíces y por otra parte aumenta el crecimiento de las partes aéreas de la planta.

    Aprovecha para cosechar fruta, realizar preparados y enmiendas para el huerto, abonar y  trasplantar plantas que cultivas por su parte aérea en esta fase lunar, pues crecerán más rápido y con más follaje.

    Momento idóneo para multiplicar o propagar plantas a través de división de mata. Evitar realizar esquejes o estacas.

    Fase lunar: de luna llena a cuarto menguante

    La luz lunar se reduce durante esta fase.

    Aprovecharemos para realizar los trasplantes, pues es un momento adecuado para esta labor porque mejora el desarrollo de las raíces de las plántulas.

    Momento para retirar las plantas espontáneas no deseadas de nuestro huerto o jardín.

    Otra labor propicia durante esta fase es la de siembra de semillas de germinación lenta.

    Por el contrario, el crecimiento aéreo de los cultivos se ve disminuido o estancado.

     

  • Herramientas básicas para el huerto ecológico

    Publicado en Agricultura EcológicaBlog | 

    herramientas huerto

    Tanto si adquieres herramientas para el huerto nuevas como si son de segunda mano, es importante mantenerlas en el mejor estado posible para alargar su vida y que nos sean útiles durante el máximo tiempo posible. No es necesario adquirir todo tipo de herramientas para la horticultura, especialmente si estamos empezando o si llevamos poco tiempo. Lo mejor es ir a lo sencillo y a la práctico e ir adquiriéndolas en la medida en que las vamos necesitando.

    .

    Muchas veces es suficiente con algunas herramientas básicas que nos permitirán llevar a cabo muchas de las tareas cotidianas del huerto o jardín ecológico, estas herramientas son:

    .

    • Pala: suele ser una de las herramientas más prácticas y más utilizada. Debe ajustarse a tu tamaño y a la fuerza que tengas, así te evitarás dolores de espalda y molestias. Si es de acero inoxidable será mucho más fácil de limpiar y te durará más tiempo.
    • Horquilla: nos valdrá para desmenuzar bloques de tierra y otras labores relacionadas con la siembra. También debe ser proporcional a nuestra altura y fuerza para no lesionarnos cuando trabajamos. El acero inoxidable sería la mejor opción en cuanto al material.
    • Rastrillo: se suele utilizar para dar el último toque para nivelar el suelo de cultivo. Si posee un mango largo nos facilitará la tarea y evitará que doblemos tanto la espalda. También de acero inoxidable para que dure más tiempo.
    • Azada: se suele usar para eliminar las plantas no deseadas o espontáneas. Se utiliza realizando un movimiento de empujar y tirar mientras caminamos hacia atrás. Sujeta la azada lo más cerca del borde posible para que así tengas que agacharte menos.
    • Laya: es una herramienta que nos sirve para airear la tierra. Si es de doble mango nos ahorrará tiempo y trabajo. Es muy útil para descompactar la tierra y dejarla más esponjosa. Se debe adaptar a nuestra altura para evitar dañarnos la espalda.
    • Tabla de medición o de plantación: es tan sencillo como una tabla sencilla de madera de aproximadamente 1 metro en la que harás unas cuantas marcas cada 15 cm y así tener una guía de la distancia a la que sembrar las semillas. Además de servirnos para medir las distancias entre plantas y entre semillas, se pueden aprovechar los bordes de la tabla para hacer surcos superficiales.
    • Tijeras de podar: nos serán muy útiles, busca unas con las que te sientas cómod@, que sean ligeras, pues sino pueden llegar a ser muy molestas y difíciles de usar en ocasiones. Además de limpiarlas después de cada uso es imprescindibles mantenerlas bien afiladas, puedes usar para ello una piedra de afilar. Así haremos los cortes limpios y evitamos accidentes.
    • Carretilla: de gran utilidad para transportar el compost, tierra, hojas, ramas, etc. Asegúrate de que en el huerto tienes el suficiente espacio para poder moverte con ella sin problemas, los giros pueden ser lo más complicado a la hora de maniobrar.
    • Desplantador: con un desplantador podemos sacar las plantas no deseadas del huerto. También lo usarás para desplantar bulbos y plantas jóvenes. Puede ser más o menos ancho y en forma de horquilla o pala.
    • Cubos o barreños: donde realizar los preparados caseros que aplicaremos y que nos servirán para fortalecer las plantas, fertilizar la tierra, evitar o combatir plagas y demás preparados. Incluso en ellos se puede transportar compost, plantas, etc.
    • Guantes: aunque no son una herramienta en sí son muy importantes a la hora de realizar multitud de labores en el huerto o jardín. Debe estar lo suficientemente ajustado como para que no se salga de la mano y tengas el suficiente movimiento para manipular las herramientas, plantas, etc.

  • Planificador del huerto

    Gracioso planificador del huerto, recortable y muy visual. 

     

    Planificador huertoplanificador-huerto.pdf (2.95 Mb)

     

  • Distintos estudios sobre la asociación de cultivos

    En huertos de pequeño tamaño como los nuestros, cobra especial valor saber cómo se relacionan los distintos cultivos de cara a obtener la mejor producción y a optimizar la superficie cultivada.

    Hay distintos estudios al respecto, que no siempre coinciden. Para ello tienen en cuenta factores como la tipología de las plantas (si son de raíz, aéreas, rastreras,...), el uso de los recursos que requieren de la tierra (si necesitan determinados elementos químicos o si los fijan,...), así como otra serie de consideraciones.

    A través de este hilo voy a tratar de subir las distintas opiniones al respecto.

    https://www.dropbox.com/s/05q02lyovgl0tf5/Combinaciones%20de%20plantas%20en%20el%20huerto.jpg?dl=0

    https://www.dropbox.com/s/z7cfqdinlhaess2/Combinaciones%20de%20plantas%20en%20el%20huerto%202.jpg?dl=0

    Seguir leyendo